Sitiados: México

Sitiados: México
Veracruz, año 1683. Con la intención de reponer su barco, un capitán misterioso y refinado llega a la casa del gobernador, presentándose como Lorenzo. Nadie conoce sus motivos ocultos, aunque no tardan mucho en salir a la superficie.
[quads id=1]
# Formato Idioma Fecha Total Descargas Descargar
1 720p Español Latino 31/07/2020 123 Descargar
2 720p Español Latino 31/07/2020 49 Descargar
3 720p Español Latino 31/07/2020 30 Descargar
4 720p Español Latino 31/07/2020 27 Descargar
5 720p Español Latino 31/07/2020 23 Descargar
6 720p Español Latino 31/07/2020 20 Descargar
7 720p Español Latino 31/07/2020 23 Descargar
8 720p Español Latino 31/07/2020 25 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

High Resolution

Drama Romance
5.4

A medida que su antigua relación sentimental colapsa, una nueva esperanza surge para Erin, una mujer que se siente poderosamente atraída por el carismático y misterioso escritor Paul Chen. Aunque al principio todo parece ser idílico, las cosas cambian cuando Chen propone a Erin documentar todos los aspectos de su relación, lo que les lleva a tener serios problemas y discusiones cada vez más acaloradas. Adaptación de la novela de Tao Lin "Taipei". High Resolution

Una noche en el fin del mundo

Acción Ciencia ficción Comedia
6.7

Cinco amigos de la infancia se reúnen después de 20 años porque uno de ellos está empeñado en volver a probar suerte en un maratón alcohólico que nunca pudieron llegar a completar. Gary King, un cuarentón que todavía no ha conseguido superar la adolescencia, convence a sus cuatro reacios amigos y los arrastra a su pueblo natal en un desesperado intento por llegar al famoso pub “The World’s End”. Pero mientras intentan reconciliar el presente con el pasado, empiezan a darse cuenta de que la auténtica lucha debe librarse por el futuro, y no solo el suyo, sino el de toda la humanidad. Llegar al pub “The World’s End” es ahora el último de sus problemas. Bienvenidos al fin del mundo The World's End Una noche Critica: En “Bienvenidos al fin del mundo” volvemos a los noventa y a la cassette y al inmovilismo ya visto en “Zombies Party” como forma de vida, pero esta vez Gary King —y su actitud de mantenerse fiel a su pasado— le enfrenta a mundo cambiante donde la tecnología se ha hecho con el poder y las juventudes clónicas campan a sus anchas en locales y pubs que parecen haberse sometido al multinacionales siendo copias inalterables. No hay distinción, no hay originalidad, no hay lugar a la sorpresa, el contacto humano está al alcance de un smartphone y cada vez parecemos una colmena… de robots. Sorprende, además, que Gary King sea un personaje llamativamente trágico sobre un fin nihilista aunque enfocado a una redención propia, mucho más acertado que esos jóvenes atrapados en cuerpos de adultos que la comedia norteamericana y extensiones apatowianas se encargan de utilizar cada año con el mismo agradado que utilizar un condón usado. Todo ese viaje sumado a la apropiación cultural de un pastiche pop, disparatado, extravagante —que entona el cruce perfecto entre el slapstick más surrealista y las coreografías de Jackie Chan— genera una nueva articulación de la parodia como elemento ejemplar y narrativo de una aventura burlesca e hilarante. Una noche Posiblemente Wright haya plasmado la película más políticamente incorrecta y con texto completamente anárquico sobre la imposibilidad de someter a reglas definidas y dictatoriales al ser humano. Somos seres libres y hedonistas, necesitados de un Winchester para divertirse, emborracharse, perderse y volver. La necesidad (y a veces necedad) de dar una conclusión a las cosas provoca que el protagonista decida reunir a sus amigos de adolescencia para finalizar la ‘Milla de Oro’ y darse cuenta de que la juventud nunca volverá y el inmovilismo es la navaja más afilada en tiempos en los que todo avanza más rápido que nosotros mismos, abduciéndonos dentro de un sistema pre-calculado que nos invita a ser más perfectos. Realmente estamos posiblemente ante la película anti-sistema más concisa precisamente por no tomarse en serio y dejar dispuesto el futuro de la humanidad a un puñado de borrachos egoístas que dejan clara la más profunda de las verdades: el ser humano es imperfecto por naturaleza y un animal indomable que nunca desea estar amarrado a reglas. Se agradece, como colofón, la absoluta sinceridad y transferencia de la propuesta en ese alegórico nombre del pub que marca el último destino y parada: El Fin del Mundo es, efectivamente, el Fin del Mundo. Una noche en el fin del mundo. Una noche

Transformers: La era de la extinción

Acción Aventura Ciencia ficción
5.8

Han pasado 4 años desde la tragedia de Chicago y la humanidad sigue reparando los destrozos, pero tanto los Autobots como los Decepticons han desaparecido de la faz de la Tierra. Ahora el Gobierno de los Estados Unidos está utilizando la tecnología rescatada en el asedio de Chicago para desarrollar sus propios Transformers. Al frente del proyecto está Joshua Joyce (Stanley Tucci), un arrogante diseñador que piensa que los Autobots son "basura tecnológica" y se cree capaz de fabricar unos robots infinitamente más avanzados. Mientras tanto, Cade Yeager (Mark Wahlberg), un mécánico inventor, encuentra un Marmon semi-trailer. Al intentar repararlo, descubre que el camión no solo era un Transformer, sino también el mismísimo Optimus Prime, líder de los Autobots. Lo que Cade ignora son las consecuencias que pueden derivarse de este hallazgo. Transformers: Age of Extinction Transformers 4 La era Critica: Michael Bay, con la estimable excepción de 'Dolor y dinero' (2013), lleva entregado a la causa robótica-alienígena desde el año 2007, cuando su notable 'Transformers' llegó a nuestras pantallas para ofrecernos un espectáculo mayúsculo y desbordante condenado a aglutinar tantos fans como detractores. La razón para tan radical división de opiniones se encuentra en su sentido del exceso, capaz tanto de fascinar y provocar el fenómeno de los ojos-como-platos como de hacer estallar las retinas y los tímpanos del espectador que no comulgue con su desmesurada propuesta. No fueron pocos los que consideraron aquella película como la mejor de su director, sino que incluso para el que esto escribe confirmaba a un autor del blockbuster con un estilo propio altamente marcado. Sí, han leído bien: Bay es, para bien o para mal, un autor, ultra-comercial y millonario, sí, pero sin que eso sea óbice para establecer un discurso autoral, al menos en el plano estilístico, que logra sublimar la tontería para convertirla en un activo más de la saga. Ese desenfreno megalómano y destructor se vio incrementado en dos secuelas que, aunque inferiores, aún poseían las virtudes que permitían al espectador ser benévolo con los tics menos agraciados de Michael Bay. Pese a todo, en 'Transformers: El lado oscuro de la luna' (2011) comenzaba a vislumbrarse una cierta reiteración, casi insensata, de unas maneras y formas que ya no contaban con el factor sorpresa y que se atropellaban las unas a las otras, rebajando las aspiraciones lúdicas de una saga que comenzaba a dar un ligera sensación de fatiga al aficionado (el opositor ya se había pegado un tiro, directamente). Transformers La era En 'Transformers: La era de la extinción' (2014), reboot y secuela al mismo tiempo que nos sitúa años después de lo acontecido en la tercera entrega y donde los Autobots son perseguidos al igual que los Decepticons por considerarse una amenaza para el ser humano, todo lo que era estilo, humor y espectacularidad ha sido sustituido por redundancia, desmesura y risibilidad. Donde antes estaba el carismático Shia LaBeouf ahora tenemos a Mark Wahlberg haciendo de Mark Wahlberg una vez más, y del sano cachondeo que desprendía el siempre acertado John Turturro se ha pasado a un Stanley Tucci brioso pero desubicado. El resto del reparto no son más que figuras recortadas en el atardecer, cuando se pone intensa, o meras presencias accesorias de una trama demasiado abultada, testigos del apocalipsis con tanta incertidumbre como el propio espectador. Curiosamente, en una triste paradoja, es la película con mayor peso del llamémoslo factor humano de cuantas ha hecho Bay para la saga, y sin embargo es la primera en la que el destino de los personajes resulta irrelevante. Es tal la lujuria por el espectáculo y la destrucción que ha esclavizado todo lo que le rodea, convirtiendo a la cinta en la hipérbole de la hipérbole de la hipérbole, donde el desmedido amor (de bakala) de Bay por su criatura le ha cegado, impidiéndole ver sus defectos o saber cuándo parar la máquina, una sombra de sí misma rendida al paroxismo más primitivo. Cada nueva cinta de 'Transformers' ha ido aumentando su duración y rebajando su carisma, pero con la cuarta se ha alcanzado finalmente ese estatus de producto para masas que lejos de innovar y alcanzar nuevas cotas en su propio universo, se conforma con dar gato por liebre al fan, algo inédito en la saga. Transformers La era

El hombre con los puños de hierro

Acción
5.3

Intensa película de acción inspirada en los clásicos de artes marciales y kung-fu de la cultura oriental. El film está dirigido por uno de los más antiguos colaboradores del productor, el músico RZA, quien también escribe el guion junto a otro veterano cómplice de Tarantino, el artista estadounidense Eli Roth. RZA debuta como director en la gran pantalla con este largometraje, que narra una legendaria historia sobre un héroe forastero y solitario en la China del siglo XIX. Los protagonistas de la historia tendrán que luchar contra un desalmado clan que intentará destruir su comunidad. El extranjero herrero de la ciudad, dedicado a la creación de armas desde su llegada, invocará una extraordinaria energía mística con el objetivo de convertirse en una potente arma humana. Deberá aprovechar su poder para frenar las actuaciones de la organización enemiga y proteger a los habitantes de su entorno. The Man with the Iron Fists El hombre Critica: En los extras de “Kill Bill”, RZA hablaba de cómo conoció a Tarantino, su historia de ‘HAMOR’ y la manera inmediata en que se dieron cuenta que compartían los mismos gustos, debilidades y perversiones por el cine de artes marciales. Mientras que el que fue líder de Wu-Tang Clan tenía todos sus tesoros en DVD, el director de “Reservoir Dogs” disponía de las mismas películas en VHS. Comento todo lo anterior por el simple hecho del tesón, el homenaje y la nostalgia. “El hombre de los puños de hierro” en manos de Tarantino o el rey del V-Cinema, Takashi Miike, hubiera sido más auténtica y menos aburrida y ridícula. Menos digital… aunque los problemas aquí pasen directamente por un nulo y mediocre guión de relleno a las imágenes que tenía en mente el improvisado cineasta. El hombre Entre lo burlesco y la vergüenza ajena, el pastiche conglomerado forjado en acero oriental trata de encontrar el equilibrio entre lo putativo y lo puta-relativo. Más que un guilty pleasure pretende generar cierta condescendencia friki con ese target fan que ya dejó desplantados a Tarantino y Robert Rodriguez en “Grindhouse”. Divaga por ser un anuncio de una televisión china de ropa interior femenina y un cambio de ‘canalillo’ a un clásico feudal de artes marciales. “El hombre de los puños de hierro” es una retahíla de efectismo, sex&blaxploitation y pose ideal para fanboys… que a juzgar por su pobre recaudación en EEUU estarán esperando a que salga en VHS. El hombre RZA quiere ser el discípulo de Tarantino pero le falta tener un punto bastardo entre tanto anacronismo y referencia con una aburridísima imitación finalmente adulterada. Efectivamente, ‘en casa del herrero… RZA de palo’. Recomiendo encarecidamente al actor, productor, director y guionista que dé unas clases de interpretación. Tantas, como DVD de artes marciales tenga en su mansión. También que siga el ejemplo del herrero: si su película es su arma necesitaba el metal adecuado —no las referencias ni homenajes sino cierta consistencia argumental—, la sed de venganza precisa —y crear un aura y alma cinematográfica— y alguien a quién matar. Precisamente “El hombre de los puños de hierro” es tan artificial que no mata… simplemente envenena y duerme al espectador como el más letal de los venenos. Otro consejo a RZA: debería dilapidar en oro a Eli Roth siguiendo el ejemplo de uno de los protagonistas… Porque cobrar algo por este guión debería considerarse delito. El hombre

Espíritus del mar

Animación Aventura Fantasía Fantástico Misterio
6.6

Ruka es una joven adolescente cuyos padres se han separado. Su padre trabaja en el acuario local, por lo que pasa mucho tiempo allí, fascinada con la enorme cantidad de especies marinas que allí se dan cita. Un día, dos chicos llamados Umi y Sora son trasladados al acuario por problemas familiares. Tras entrar en contacto con ellos, Ruka se da cuenta de que ambos tienen una conexión especial con el océano, al igual que ella. Sin embargo, el poder de sus dos nuevos amigos parece interponerse con los intereses del acuario y de la población en la que todos residen. Espíritus del mar Critica: Yendo por delante, Los Niños del Mar destaca y mucho en su apartado visual. La animación es sencilamente espectacular y original, y tiene algunas escenas en las que se nota que hay mucho trabajo detrás. Y qué decir de la fantástica partitura del maestro Joe Hishaisi. Pero a pesar de sus virtudes, Los Niños del Mar no es una película que deje muchísimo poso, y que deja mucho que desear en el apartado narrativo, llegando a alcanzar unos niveles de LSD increíbles que te sacan mucho de la película. Cuesta mucho conectar con la historia de Ruka, Umi y Sora, de cómo estos dos últimos vienen del mar y se hacen amigos de Ruka. No hay un especial desarrollo de los personajes, no conectas con ellos, sin que llegue a emocionar o interesar lo que pasa en pantalla, y muchos diálogos que pretender ser muy filosóficos y/o existencialistas son vacíos y pobres. Se agradece que una película quiera alejarse de la comercialidad y de lo típico, pero no cuando el argumento no acompaña bien a la película y se transforma en un fallido intento de oda existencialista y filosófica muy barata al final. Y es que nos quedamos con cara de no saber qué es lo que la película quiere contar, y por mucha animación cojonuda, la historia no está a la altura, pareciendo que esos mensajes sobre la vida parecen sacados de un libro de Paulo Coelho. Le falta corazón a la película, y hay algún momento en el que llega a aburrir y cansar. Los Niños del Mar es un fallido experimento, con un envoltorio genial, pero con un contenido muy mejorable.

Redención

Acción Suspense
6

Joey Jones (Jason Statham) es un ex soldado de las Fuerzas Especiales, vagabundo y atormentado por un trágico pasado. Harto de las injusticias que ve constantemente a su alrededor, los acontecimientos le llevan a convertirle en un “ángel vengador”. Pronto verá como su pasado se mezcla con su turbio presente y cómo sus intentos de forjar una nueva vida comienzan a desmontarse. Hummingbird El redentor Redención Critica: Statham cogió su fusil y no volvió como Johnny, pero volvió tocado de la guerra. Lo confieso, tengo Stathamitis. No lo puedo evitar, lo siento. Algunos que conozco y hacen muy bien, cuando echan un ciclo de Eric Rohmer para allá que se van. El de Rohmer es un cine muy bueno, con unos diálogos excelentes y gran profundidad filosófica. Qué suerte tienen algunos. Redención Yo he intentado corregir estas malas costumbres y ver buen cine, pero no puedo, tengo Stathamitis. Y mira que leo las críticas de esta película y advierten que la película es mala y que no vayas a verla; estos críticos de buen corazón que avisan del mal… son como curas, en realidad, buena gente. Pero no puedo evitarlo. No tengo remedio, estoy siempre en los peores sitios. Statham ha hecho un género, el género Statham, como su nombre indica. Creo que se puede averiguar porque aparece él en las películas. Es casi siempre lo mismo, y malo. Y allí estoy yo. Es que a mí me gusta. Lo siento, lo reconozco. He tratado de ver la película figurándome que no era Statham el protagonista, que era otro tío. Puedes verla así, como digo, y creo que la película funciona también, tiene un argumento por tanto, algunos dirán que muy malo, pero así es el cine. Cine bueno, cine malo. Ahora bien, estando Statham creo que funciona mejor. Redención es como la vida: fea y triste. Pero yo necesito redimirme y me ha interesado. Tengo que redimirme porque los chinos son feos para mí, pero las niñas pequeñas me conmueven, como a Statham. Londres es feo y triste también, y todo el mundo es así. En el mundo hay ricos y pobres y mafiosos (feos y tristes), y todos o casi todos son malos. Los pobres menos, porque como son pobres no pueden ser nada, ni malos. Yo no aconsejo la película, que conste, sólo digo que me ha gustado, pero tengo Stathamitis, recuerda. Redención Me ha gustado el papel de Statham, ¡cómo no! Con una historia de amor inclusive muy tierna y me convencen sus actos por reconducir su vida de violencia, alcohol y drogas. El mundo es feo y triste pero siempre puede mejorarse si se encuentra la oportunidad. Joder, es que a veces hasta me he emocionado, no lo digo por las pizzas que regala el tío, que también es para soltar una lagrimita, es por el cariño que pone en sus palabras, en sus oraciones. Redención