Un papá sospechoso

5.8
La vida de Norval (Elijah Wood) está siendo difícil. Mientras vive con su madre entra y sale de terapias de rehabilitación relacionadas con el alcohol sin rumbo aparente. Un día recibe una carta de su padre solicitando una visita y no se lo piensa dos veces: acude rápidamente a su casa, convencido de que reunirse con él llenará el vacío emocional que lleva sintiendo desde su adolescencia. Sin embargo, al cabo de poco tiempo Norval comienza a sentir que hay algo que no encaja en la actitud de su padre, un adictivo empedernido al alcohol. El joven muchacho pronto se da cuenta de que su soñada reunión familiar se ha convertido en un camino hacia una pesadilla. Un papá sospechoso Critica: Cambia de género a la media hora, y es en ese momento cuando no entiendes nada, aunque lo visto anteriormente no es que te dejara muy satisfecho. Durante los primeros minutos la complejidad de las personalidades padre hijo añaden interés por lo extremas. No se sostiene en el tiempo, y existen en ella multitud de anécdotas que sin ser aburridas, no entiendes como y por qué se ha llegado a donde se sitúa. Me cansa profundamente repetirme, aunque procuro adjetivar de diferente manera para decir lo mismo. El cine de esta última década va girando sin rumbo, como una peonza alrededor de ella misma, abandonando lo mejor que tenía que era: CONTAR UNA HISTORIA. Y hacerlo de una manera que se entendiese, aportando un guión elaborado con todos los ingredientes clásicos. En realidad siempre estamos viendo el mismo tipo de cine, y lo aceptamos... pero por favor, contárnoslo bien, no nos importa haberlo visto todo, seguimos queriendo historias idénticas que nos sabemos, pero narradas con buena trama, actuaciones brillantes y dirección acertada.
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 11/09/2020 2.13 GB 90 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Juegos de muerte

Suspense Terror
6.1

Durante una fiesta a la que Elena va con sus amigos, un psicópata enmascarado asesina a los invitados. Elena es la única superviviente, pero antes de que pueda escapar, la encierran en un baúl que es transportado a un lugar desconocido. Afortunadamente para ella, hay un hombre que sabe exactamente donde está. Secuela de "El coleccionista" (2009). The Collection Juegos de muerte Critica: La primera la disfrute más de lo que esperaba, pero tristemente por una única razón. Su SUSPENSO, esa palabra es lo que identifica a The Collector, su única y verdadera calidad. Esperaba con altas expectativas su secuela debido a que la trama prometía mucho potencial, suficiente para que me diera la idea de igualarse a la calidad del suspenso de su predecesora. Juegos de muerte No fue así, esta película es vergonzosamente mala, una increible basura. El verdadero problema de The Collection es tanto su argumento como su guión. Incoherente, absurdo y penoso, toda un serie de situaciones sin el menor sentido y sin la menor lógica. El asunto es que no hay coherencia, cada exposición en una escena es ridiculizada por otra resultado en una contradicción total o más bien una constante y arbitraria manipulación de la personalidad y motivaciones de los personajes sin explicación o progresión gradual. Es cierto que lo único que puede ofrecer este producto es gore y espectáculo visual pero hasta en eso falla y no sirve para nada. Juegos de muerte Todo el gore es CGI, no hay nada de ingenio, incluso los efectos para las muertes parecen sacados de Spartacus mientras que tiene una calidad deprimente estilo Saw VII. La primera funcionaba muy bien en cuanto al gore porque era más artesanal con maquillaje y efectos prácticos, porque era bien trabajado y no se usaba pantalla verde o imágenes generada por computador, aquí si, lo cual es penoso porque no hace ningún bien ni trae mejoras. Fuera de eso ya la película no tiene suspenso, supuestamente se decanta más por la acción, pero tampoco lo hace ni bien ni mínimamente aceptable. La película es muy absurda y ridícula, parece más bien una parodia de Saw III mezclada con Depredador. Es innegable que la anterior tenía sus fallos argumentales o más bien detalles inverosímiles y muy cuestionables pero aquí, ya es el colmo de la exageración, entendiendo que además no hay nada que anestecie el absurdo porque no hay atmósfera. Juegos de muerte

The Convent

Historia Terror
4.7

A principios del siglo XVII, la joven Perséfone es falsamente acusada y llevada a juicio. Su destino hacia la pena de muerte parece sentenciado, pero en el último momento interviene la Reverenda Madre, líder de un pequeño retiro religioso, un Priorato aislado, donde sus hermanas dedican sus vidas al Señor y buscan la expiación por su pasado. Pero al llegar, Perséfone comienza a tener aterradoras visiones y pronto se da cuenta de que no es la salvación lo que le espera, sino una batalla por su misma alma. The Convent Critica: Ya que había elegido situar la historia en un convento del siglo 17, podrían haberse esforzado más y construir una historia más solida, sobre todo en la forma de narrar, todo lo hacen desprolijo, tanto en el guió como en la dirección con efecto especiales pobrísimos, dignos de vídeo juegos de segunda. una lástima porque las interpretaciones, y lo que cuenta, el fanatismo, y como afecta a cada personas vivir en un entorno cerrado y opresivo, las relaciones que se tejen entre sí, etc, podía dar para más, de hecho hay algún momento casi involuntario que logra captar eso. Casi todos los personajes son estereotipos, la perversa y retorcida madre superiora, su sádica cancerbera, también la monja sacrificada, y entre las novicias la novia romántica, la aniñada, la que bien aplicada, etc, creo que el peor personaje el más irritante es Ellis, si bien es el héroe de la historia es el más plano y cliché de todos. El contexto de época apenas está tenido en cuenta en la psicología de los personajes, sobre todo la heroína.

El secuestro de Stella

Suspense Thriller
5.2

Raptada en plena calle y retenida a cambio de un rescate, una mujer atada y amordazada hace lo imposible para frustrar los planes de sus dos secuestradores. El secuestro de Stella Critica: El secuestro Un asqueroso apartamento, con más mierda que la bombilla de una cuadra y menos luz que una farola de escayola (previamente, las ventanas han sido selladas por los raptores con tableros de madera). Dos ex-convictos ejerciendo de secuestradores y una chica atada a una cama y amordazada, en una lúgubre habitación, que va a empezar a vivir situaciones de degradación personal; las primeras, el cambio de ropa y hacer sus necesidades. Todo muy profesional; las fotos con el periódico del día, los pendrives preparados para ser enviados desde otro lugar, múltiples móviles de usar y tirar para la no localización y una aterrada secuestrada que les facilita el mail y el teléfono del padre millonario. El rescate Secuestrador bueno/Secuestrador malo; no sé si esta dicotomía está bien usada, pero mientras el primero parece inseguro, nervioso, apocado, aun siendo él, el que encontró a la chica perfecta para el secuestro, el segundo (mayor) es el que dirige la batuta y marca las pautas del juego. Ante el primero, surgen las dudas de hasta dónde estaría dispuesto a llegar, pero por desgracia, ante el segundo, no. El malo, vuelve del intento de chantaje al padre millonario, pero con una respuesta negativa, lo que le lleva a tomar y grabar una drástica decisión, que prefiero omitir. Tras la nueva grabación, el malo vuelve a intentarlo con el padre la chica y se va del apartamento, quedan el bueno y la secuestrada, y un misterio, que deberán resolver visionando la película. Los secuestradores Max Van der Groeben y Clemens Schick, ambos obviamente alemanes, el bueno y el malo, pues lo siento queridos, pero el malo se come al bueno y mal que me sabe. Max, el bueno, también doblador y locutor de radio, joven, pero con una amplia trayectoria profesional, ya que empezó con doce años en esta bendita profesión. No es que lo haga mal en El secuestro de Stella, que no lo hace, pero queda un peldaño por debajo tanto del secuestrador malo como de la secuestrada. Tenía ocasión para lucirse y no lo ha hecho, quizás demasiada cara de bueno (aun con máscara), quizás demasiado joven o quizás una competencia demasiado fuerte, en las otras dos patas del trípode. Clemens, el malo, excelentemente excelente. Lo avalan sus más de 60 películas, algunas tan conocidas como Enemigo a las puertas (2001), Casino Royale (2006), o la segunda parte de Largo Winch (2011). Mucho entrenamiento televisivo es natural que destaque en pantalla; frío como el acero, duro, en un continuo duelo psicológico con su compañero, incluso más que con la secuestrada, sin escrúpulos y sin sentimientos. Podemos caer incluso en el error, de que sea un malo que no nos caiga excesivamente mal. Cuidado. La secuestrada Bella, pero no durmiente, la amiga Jella Haase, también alemana y conocida en su país por una especie de trilogía cinematográfica sobre una comedia teatral F*ck usted, Goethe (2014-2017), de bastante éxito. También mucho entrenamiento televisivo y desde muy joven, incluso en La Berlinale del 2016, fue honrada como estrella fugaz alemana. La chica está fantástica en El secuestro de Stella. Si no lo digo reviento. Se defiende como una jabata, física y psicológicamente. No se arruga en las escenas duras ni se enternece en las que no lo son y creo sinceramente que ese era el objetivo. Atada como la niña del exorcista y amordazada como el querido Hannibal, con ese mono rojo, que hasta lo puede poner de moda tras la película, ejecuta su papel a la perfección. Me ha gustado bastante y como siempre os digo, queridos, actriz a seguir. El artífice del secuestro Thomas Sieben, director y guionista alemán, con una ópera prima en su haber alabada por la crítica y con algún que otro premio Distanz (2009), especie de psicodrama y una segunda obra con igual recepción, esta un romance dramático, Staudamm (2013). Pues poco tengo que decir, amigos. No he tenido la suerte o el disgusto de ver ninguna de las dos obras citadas, así que me quedo con El secuestro de Stella. El comienzo de la cinta hasta el secuestro, que creo son 5-7 minutos son magistrales, la cámara rueda con la fuerza de un ciclón, que evidentemente no puede durar 89 minutos. El resto, como el comienzo (no me malinterpreten), es rígido, áspero, duro, como rodado con inquina para producir justo el efecto contrario. La dirección de actores es excelente; son tres tour de force a cada cual más engañoso, pero que permiten guiar casi sin palabras el desarrollo de la obra. Ojo también al maldito apartamento, que está íntegramente construido en estudio. Magnifico para el ambiente claustrofóbico y brutal que se respira en la cinta. Las tres relaciones son altamente tormentosas, por diferente motivos que deberán averiguar, pero sobre todo la existente entre los dos secuestradores es de alto voltaje, aunque quizás, ni nos estemos dando cuenta. Director a seguir. Conclusión No pretendo ser pesado, para los amigos Netflixnianos y los amigos de los amigos Netflixnianos, blanco y en botella. Deben ver El secuestro de Stella. No va a cambiar el género, ni creo que nadie lo pretendiese con ello, pero aporta un agradable soplo de frescura y espontaneidad. Hoy no hay spoiler, espero que no me pase como con I Am Mother (2019). No lo creo mínimamente necesario, aunque bien es verdad que ante el final de la película, cada cual puede pensar realmente lo que quiera (pienso que el 99% pensará lo que yo, pero…).

Tammy

Comedia
5.3

Después de perder su trabajo y descubrir que su marido le ha sido infiel, una mujer trata de salir adelante con su profana y bebedora abuela. Tammy Critica: Típico trabajo americano que busca la simpatía del público con cuatro bromas graciosas en un irregular e irrelevante relato próximo a la parodia de las Road Movies como Thellma y Louise. Es de esos productos para el consumo fácil y que no requieren un análisis muy profundo, el argumento peca de simple e intrascendente, haciendo que todo lo que pretende contar se vea con la misma facilidad que se olvida. Tammy En el reparto podemos encontrar grandes actrices veteranas, explotando su último tirón cinematográfico: Kathy Bates y Susan Sarandon, ya no tienen el mismo tirón de sus tiempos mozos, ni ofrecen interpretaciones del nivel de Meryl Streep, que cada año regala una interpretación soberbia, sin apenas esforzarse. Las interpretaciones y aportaciones de todo el reparto son muy discretas e incluso insulsas, donde la gran mayoría se limita a pasearse por el escenario sin pena ni gloria, con personajes secundarios que aparecen y desaparecen con la facilidad del mismísimo Houdini. Tammy La película no logra decantarse por una categoría, intenta ser una especie de comedia dramática pero, durante su visionado, deja la sensación de que sus propios responsables no tenían claro lo que querían ofrecer al espectador, dando como producto final, un trabajo irrelevante e incluso insultante para el espectador exigente. Pierde el gancho inicial de la trama y el carisma de la protagonista y sus desdichas, pierden fuerza a medida que se va desarrollando, un argumento previsible y carente de verdadera chispa. Tiene un toque desenfadado y pasajero que se agradece, pero hace que la historia que pretende desarrollar no llegue al espectador en ningún momento, haciendo que muchas de las situaciones que se van desarrollando resulten forzadas e ilógicas. Tammy Tammy, es un producto vacuo, irrelevante e intrascendental, totalmente prescindible que, sin lugar a dudas, servirá como relleno de los horarios televisivos, pero que se aleja del cine de entretenimiento que se espera de ella. Un despropósito sin pies ni cabeza que pretende resultar divertido y llega a conseguir que se mire el segundero del reloj durante mucho tiempo. No puedo recomendarla. Tammy

Terapia del amor

Comedia Drama
7

Bailey (Sam Richardson) y Darla (Brittany Snow) se embarcan en una curiosa aventura en la que ambos recorren el país en coche, reviviendo así la estrambótica historia de Darla como adicta al sexo. A medida que salen a la luz sus auténticos motivos para realizar este viaje, la extraña pareja no sólo hace frente a sus problemas, sino que también descubre que puede que el amor sea algo más que sexo.Terapia del amor

Sn. Vincent

Comedia
7.1

La película cuenta la historia de un chico cuyos padres se acaban de divorciar. La situación no es sencilla para él, le cuesta aceptar la nueva realidad y lo está pasando mal. Sin embargo, las cosas cambian cuando conoce al vecino que vive al lado de él. El hombre es un veterano de guerra misántropo y hedonista, y aparentemente no tienen nada en común. No obstante, entre ambos se establece una extraña relación de amistad y el hombre se convierte en el mentor del chico. Vincent Critica: Theodore Melfi debuta, Theodore Melfi triunfa. Al menos si tenemos en cuenta que su película, una pequeña incursión indie que sólo cuenta con intérpretes (famosísimos y bien contrastados) como reclamo, ha sido nominada en la categoría de Mejor comedia o musical en los Globos de Oro. Algo que ni en sus mejores sueños hubiera imaginado. Si nos atenemos a la película en sí, 'St. Vincent' (2014) parece hecha (casi diseñada) para ganarse a espectadores y críticos por igual; cabría decirse como una especie de Alexander Payne, aunque aún lejos de la sutileza y el genio del director de Nebraska (por su lugar de nacimiento). Quizá ésa sea su receta del éxito aunque los puristas (e incluso un servidor, que disfrutó toda la película) le acusarán de abonarse al camino fácil, donde cada personaje (y giro de guión) respira naturalidad y sencillez a la par que se revelan arquetipos tragicómicos de molde, de manual de guión. Probablemente, si Melfi logre pulir este problema, alcance a componer personajes únicos que rasguen el tópico y se conviertan en memorables. Aún es pronto para sacar conclusiones, pero quizá haya un director con talento. Vincent La historia sonará a déjà vu desde la misma sinopsis: un viejo gruñón solitario se convierte en el canguro del hijo de su nueva vecina, una nefasta influencia a buen seguro para el pequeño… ¿o tal vez buena? La historia y el devenir de los acontecimientos, lamentablemente, no dan lugar a la sorpresa, y cada peldaño está construido para encaminar al espectador hacia un clímax final que haga vibrar los corazones. El caso es que la propuesta, quizá fácil y acomodaticia, pero con carisma y capacidad de seducción, consigue superar las barreras que ella misma se coloca y rubricar, si bien no un triunfo total, al menos sí una película ganadora. La prueba defintiva reside en ese mismo clímax final, que no por esperado deja de emocionar a quien haya bajado sus defensas. De vez en cuando se agradecen películas como ésta, aunque estén abrazadas a lo manido con bastante insistencia. Incluye, como propina, una subtrama muy hermosa, la que muestra a Bill Murray visitando a cierta persona en una residencia. No creo en santos celestiales, pero no me cabe duda de que por el mundo hay bastantes santos terrenales como el interpretado por Bill Murray, porque si no el mundo sería enteramente detestable. Vincent