Perdí mi cuerpo

7.6
Amor, misterio y aventura se entrelazan en esta película animada sobre un joven que se enamora y una mano amputada que peina la Ciudad de la Luz en busca de su dueño. Perdí mi cuerpo Critica: Es una magistral y bella forma de explicar lo que puede significar una separación forzosa de lo que queremos, de alguien o de algo. Una delicada expresión, cuasi poética, de lo desgarrador que son los momentos de separación. Tras cada trazado, luminoso, vivaz y chispeante, encontramos una vida llena de abruptas sensaciones que marcan, en algún sentido siempre, a un protagonista adusto en su expresión pero latente en su emoción. El guion hace que el viaje que emprendemos con el comienzo sea un viaje de esfuerzo, dolor y pasión, siempre buscando salvarnos a nosotros mismos. Ese viaje lleva consigo el conocimiento y la aceptación, que forja carácter y personalidad, pero que logra expresar con lucidez máxima todo los sentimientos encontrados que se sienten en situaciones parecidas. La historia está llena de superación, de agrestes momentos que son habituales pero no por ello merman en dolor. Con esta historia no se busca un final feliz, se busca continuar el camino de la mejor forma posible, ya que los baches seguirán a cada paso. Esa alegoría la tenemos tan presente como el protagonista de cada secuencia. A veces las metáforas ayudan a comprender, entender y hasta a asimilar mejor lo que nos rodea. Siempre hay una mano amiga que te ayudará...
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Español Latino 14/02/2020 1.12 GB 820 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Minions

Animación Aventura Comedia Familia
6.4

La historia de Los Minions se remonta al principio de los tiempos. Empezaron siendo organismos amarillos unicelulares que evolucionaron a través del tiempo, poniéndose siempre al servicio de los amos más despreciables. Ante su incapacidad para mantener a esos amos – desde el T. Rex a Napoleón –, los Minions acaban encontrándose solos y caen en una profunda depresión. Sin embargo, uno de ellos, llamado Kevin, tiene un plan. Acompañado por el rebelde Stuart y el adorable Bob, emprende un emocionante viaje para conseguir una jefa a quien servir, la terrible Scarlet Overkill. Pasarán de la helada Antártida, a la ciudad de Nueva York en los años sesenta, para acabar en el Londres de la misma época, donde deberán enfrentarse al mayor reto hasta la fecha: salvar a la raza Minion de la aniquilación. Minions Critica: Cuando se estrenó ‘Gru: Mi villano favorito’ los responsables de la cinta no eran conscientes de lo que habían creado: unos seres adorables, divertidos y gamberros le robaban el protagonismo a la trama y el personaje principal. Raro es que una película de esta índole no tenga una secuela, así que su segunda parte solo les propició un mayor protagonismo. Algo parecido a lo que sucedía en ‘La Edad de Hielo’ con la ardilla, no tardaron en darse cuenta del filón. Es decir, que los bichos se merecían tener su película aparte. Minions Y aquí está ‘Los Minions’, una película divertida, para ver toda la familia que exactamente da lo que promete. Si eres fan de estos simpáticos amigos amarillos, la película te va a encantar. No es que el estudio inventara la pólvora con ellos, pero estos personajes que hablan su jerga y están locos por las bananas, resultan entrañables y están llenos de carisma. Quizás el punto flaco o que no han sabido rematar bien sea la villana Overkill. Parece que va a tener mucha más trascendencia en la trama de la que acaba teniendo. Minions Tampoco estamos ante una película que pueda hablar de tú a tú con Pixar (y cuando veáis y leáis mi crítica de ‘Del Revés’ os daréis cuenta de ello). ‘Los Minions’ funciona perfectamente como un entretenimiento veraniego perfecto para que los niños se diviertan y los mayores disfruten de la película o del aire acondicionado. Humor sano, que funciona muy bien como precuela de inferior calibre de las aventuras con Gru. Minions

Operación hermanos

Drama Historia Suspense Thriller
6.8

Sudán. Principios de los 80. Un equipo de agente especiales, liderado por Ari Levinson, estará al frente de una arriesgada misión en el país africano. Rescatar y trasladar a miles de refugiados judíos desde Sudán a Israel. Para no levantar sospechas, Kidron establecerá la base de la operación en un pequeño pueblo turístico de la costa. El enclave perfecto para la huida. Sin embargo, las autoridades de la zona no tardarán en sospechar del equipo formado por los cinco agentes americanos y la vuelta a casa será más ardua de lo que jamás llegaron a imaginar. Operación hermanos Critica: Que dificil misión es la que tendrá Chris Evans desde ahora. Es que sacarse el personaje que interpretó por muchos años es bastante complicado. A mi parecer no partió con el pie derecho en esta nueva película de Netflix ya que lo volvemos a ver como aquel héroe americano sin traje y sin escudo, pero con aquella gran barba que todos conocemos. The Red Sea Diving Resort es una agradable película que tiene similitudes con Argo, pero que no llega ni a igualarse con la película ganadora del Oscar. Si bien este drama bélico y thriller de suspenso tiene buenos momentos y es una película que entretiene, no logra apoderarse del todo como una de esas películas que te dejan marcado. Si bien tenemos un inspirado reparto donde por momentos podemos ver su talento en pantalla, es el trabajo que se hace con sus personajes demasiados héroes blancos que le resta mucha fuerza a una trama que logra ser interesante. Aunque no me parece tan indicado para una película de este estilo, los tintes de humor aportan una frescura interesante, aunque debo reconocer que también le quitan algo de tensión a una historia que posee bastante tensión en su construcción. Como mencionaba antes al pobre de Evans le costará mucho desmarcarse de un personaje que lo catapultó al estrellato más puro. Si bien aquí logra demostrar su talento, el entorno que maneja la película hace que te sigas imaginando una misión más del capi. Si bien no es toda responsabilidad del actor, creo que el manejo de personaje que se hace es demasiado héroe blanco que resta el distanciar lo antes mencionado. Me quedo con un Alessandro Nivola que se entrega por completo y una Haley Bennett que con solo su presencia llena la pantalla. Quizás The Red Sea Diving Resort no es la película que esperaba, pero tampoco es una total decepción, me la pase muy bien con ella. No es una película que cambiará tu vida, pero si te será agradable al momento que te sientes a verla. Netflix ofrece una nueva película en su catálogo y cumple con lo justo para aprobar el examen.

Tropa de héroes

Acción Bélica Drama Historia
6.1

Un equipo de fuerzas especiales de la CIA es enviado a Afganistán tras los atentados del 11-S para desmantelar a los talibanes. Tras conseguir introducirse en secreto en el país, deben perseguir cabalgando a sus enemigos por el montañoso terreno e intentar capturar a Mazar-i-Sharif. Pero pronto se ven sobrepasados en número y envueltos en una peligrosa situación, con sus vidas corriendo un grave peligro.Tropa de héroes Critica: Cómo hacer tu enésima película de Guerra en Afganistán, American-Style Turbo Power Genérica, en 9 sencillos pasos: -Prólogo en tu ciudad natal, en pleno ataque terrorista de las Torres Gemelas. Rodeado de tu familia americana, en tu salón americano de 89 metros cuadrados y chimenea. Todos mirando con ojos como platos al televisor. Bien, ya tienes un motivo para ir a masacrar a jodidos afganos. -Los Soldados Americanos deben medir dos metros, ser rubios, cachas, guapos y de mandíbulas cinceladas por los Dioses. -Sus familias deben ser, exactamente, Madre Guapísima rubia/morena con pequeño Niño/a rubio guapísimo, y te esperan en casa vestidos de "Ya es Otoño en el Corte Inglés", en planos típicos de anuncio de colonia.Tropa de héroes -Afganistán es basura: polvo, mierda, pobreza, arena, y hombres muy, muy feos que pasean por allí mirando de reojo. Niños con armas por todos lados. -El principal Héroe Americano (aquí Hemsworth, que recordemos, es Australiano) da lecciones incluso a los líderes guerrilleros de Afganistán. Es perfecto, esquiva los misiles a caballo, invulnerable a explosiones gigantes a dos metros de distancia, y él solito se carga a medio ejército de Al-Qaeda. -Los otros 11 Supersoldados Americanos son: el negro, el hispano, el gracioso, el mejor amigo del prota, el maduro experto en la guerra, y otros random que ni se presentan, pero ahí están. -Presenta al malo de la peli así: Muy moreno, con barba abundante, turbante, asesino y despiadado. Un hijoputa sin moral, sin contexto, simplemente es maligno porque es maligno. Muy maligno. -Situaciones donde se resalten la heroicidad, los planos molones a contraluz y las miradas "intensas" de los Supersoldados. -Haz que, después de ganar (claro que ganan, casi sin un rasguño), vuelvan a casa con su Familia Perfecta Americana, en plena navidad. Ponle gorritos de lana a la niña y a la mujer perfecta y guapa, para que queden más monas todavía.Tropa de héroes

Luchando por un sueño

Drama
7.1

Después de sobrevivir a una explosión de IED en combate en el extranjero, un joven soldado de la Unidad de Motocicletas del Ejército es dado de alta médicamente con una pierna y espalda fracturadas. Contra todo pronóstico, entrena para hacer un regreso imposible como piloto de motocross para mantener a su familia.Luchando por un sueño Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Luchando por un sueño

La madre del blues

Drama Musica
7

Las tensiones aumentan cuando la pionera Mother of the Blues y su banda se reúnen en un estudio de grabación de Chicago en 1927. Adaptado de la obra de August Wilson.... La madre del blues Critica: "La Madre del Blues" trata sobre la fama, la ambición y el ego, sí. La fama de Ma Rainey, la ambición del trompetista interpretado por el fallecido Chadwick Boseman y el ego de ambos. Todo ello rodeado por la compleja industria de la música, con sus derechos discográficos, sus intereses económicos y su poder de ventas. Y es que la película narra los inconvenientes racistas y centra prácticamente todos sus esfuerzo en representar los deseos totalmente opuestos de los dos personajes principales a través de un potentísimo guion y una escenografía simple y lograda. De las magistrales interpretaciones de Viola Davis y Chadwick Boseman muy pocas cosas negativas se pueden decir. La actriz se zambulle en un papel excéntrico y complicado para ejecutarlo de manera sobresaliente, mientras que Boseman va creciendo conforme el filme avanza hasta desarrollar toda su maestría en los momentos culmen de los minutos finales. En realidad, estas dos actuaciones son las dos mejores virtudes de la película. Todo lo demás los acompaña al ritmo de blues que ellos marcan. Con respecto a la historia, sus similitudes con una obra teatral son evidentes: ritmo pausado (sobre todo al inicio), sin excesivos giros argumentales y con sucesos intrascendentales cuyo único propósito recae en dar más fuerza a la personalidad de algún personaje. Sin embargo, en algunas ocasiones, la demasía de reflexiones filosóficas que se alejan del tema principal sobrepasa el carácter social de la cinta. Lo mejor: Las actuaciones de Viola Davis y Chadwick Boseman... La madre del blues

Yo soy todas las niñas

Crimen Drama Misterio Suspense
6.8

Una implacable inspectora encuentra afinidades con un asesino que mata a los criminales que dirigen una poderosa red de tráfico de menores.Yo soy todas las niñas Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Yo soy todas las niñas