El caso de Richard Jewell

7.5
Richard Jewell era un guardia de seguridad en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, el cual descubrió una mochila con explosivos en su interior y evitó un número mayor de víctimas al ayudar a evacuar el área poco antes de que se produjera el estallido. En un principio se le presentó como un héroe cuya intervención salvó vidas, pero posteriormente Jewell pasó a ser considerado el sospechoso número uno y fue investigado como presunto culpable. El caso de Richard Jewell Critica: Clint Eastwood llega al estreno de su película basada en un héroe americano, no sin haber tenido polémica por ella (ya a su edad no le debe importar demasiado), criticado por los medios americanos, ¿irónico, no?. A pesar de todo, consigue hacer una película magnífica, llena de sentido y de lecciones a la sociedad americana, aunque es extrapolable a cualquier país actual. Richard Jewell es una historia basada en hechos reales de un guardia de seguridad convertido en héroe, que al tiempo comienza a ser el principal sospechoso por una acusación superficial, primero de la policía federal y después de los medios de comunicación y le convierten en el foco de la investigación. La historia tiene una estructura perfecta, está correcta en todas las fases de la película y va mejorando a medida que avanza, cuando se empieza a ver la evolución psicológica de los personajes implicados en el caso. A muchos les molesta que Eastwood haga películas homenajeando a héroes americanos y criticando la corrupción policial y a los medios de comunicación, en defensa de un buen hombre que fue linchado mediáticamente, ¡a mí me encanta!: a parte de ser una película sólida y perfecta, tiene mérito hace una película que rompa con la corrección política en Hollywood y que ponga en jaque a los medios de comunicación que tanto poder tienen en la sociedad americana, incluido en el cine.
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Español Latino 08/03/2020 1.67 GB 1214 Descargar
1080p Dual Español Latino 08/03/2020 2.10 GB 537 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Golpes del destino

Drama
7.9

Frankie Dunn, después de haber entrenado y representado a los mejores púgiles, regenta un gimnasio con la ayuda de Scrap, un ex-boxeador que, además, es su único amigo. Frankie es un hombre solitario y adusto que se refugia desde hace años en la religión buscando una redención que no llega. Un día, entra en su gimnasio Maggie Fitzgerald, una voluntariosa chica que quiere boxear y que está dispuesta a luchar denodadamente para conseguirlo. Pero lo que más desea y necesita es que alguien crea en ella. Frankie la rechaza alegando que es demasiado mayor y que, además, él no entrena a chicas. Pero Maggie no se rinde y se machaca cada día en el gimnasio, con el único apoyo de Scrap. Finalmente, convencido de la inquebrantable determinación de Maggie, Frankie decide entrenarla. Million Dollar Baby Golpes del destino Critica: Si hay un artista en la actualidad que ha sido capaz de abandonar su rol de icono como actor y sustituirlo por una carrera estelar como director, ése es Clint Eastwood. Atrás quedan sus primeros pinitos, los spaghetti-western de Sergio Leone, y atrás, las violentas entregas del personaje que más éxito le reportó, el fascistoide Harry, aquel símbolo machista de la era nixoniana que profería lindezas del tipo… disparar sobre los que hay que disparar está muy bien, si alguien está contra el sistema ése soy yo, pero mientras no se encuentre algo mejor, lo defenderé. Con 74 años de edad, tal vez Clint Eastwood lo haya dicho casi todo como intérprete, pero gracias a Million Dollar Baby, su carrera como director atraviesa por un momento esplendoroso. Golpes del destino Todavía recuperándonos de las convulsas aguas de un río, nos adentramos ahora en las cuerdas de un cuadrilátero que, en vez de captar y atraer nuestras miradas hacia el deporte, lo hacen sobre la vida de dos perdedores en fases terminales diferentes: uno rehecho, Scrap (un nuevo y excelente secundario para Morgan Freeman), y otro, Frankie, en busca de redención. Una familia, pupilo y entrenador, símbolo de la lealtad entre amigos, que ve en Maggie Fitzgerald (Hillary Swank camino de su segundo Oscar) la luz necesaria para rellenar y ampliar el cuadrilátero de sus almas. Lo que empieza siendo una simbiosis entre Karate Kid y Rocky se irá convirtiendo en la obra trascendente que John Huston no pudo (o no supo) alcanzar con Fat City (1982). Una toalla que no fue lanzada sobre la lona a tiempo, un ojo a la virulé, un sacerdote que arenga a su fiel durante más de dos décadas, un entrenador de boxeo que cultiva su tiempo libre leyendo a Yeats, la magia de una palabra de orígenes irlandeses, el vacío que deja la ruptura con una hija, las ilusiones provocadas por la irrupción de una luchadora, de una nueva candidata a la derrota, de un patito feo. Los detalles son los que hacen grande a un artista, y la última obra maestra de Eastwood (tras Sin Perdón y Los puentes de Madison) los tiene a patadas. Posee la narración omnipresente del cine clásico, ésa que colocaba al espectador en el punto de vista óptimo de cada plano. Con cada película, Eastwood se siente más capacitado, más autor. Su puesta en escena, la composición y el montaje, se combinan plácidamente en un viaje que terminará siendo, inevitablemente comparado, con Mar adentro. A diferencia de Amenábar, Eastwood construye su fábula moral sobre cimientos de elevada solidez, de vasta sinceridad y humanidad que no le impiden hacer gala de un irónico humor, eso sí, elevándose sobre el género y dotando a su estilo de una madura sencillez cercana a los clásicos Walsh y Capra. En este caso, el individualismo heroico se enfrenta a las circunstancias ajenas que lo conciernen, y el resultado no se lo concedo más que a ustedes. Golpes del destino

Rush: Pasión y gloria

Acción Drama
7.7

Ambientada en los años 70, durante la glamourosa y espectacular Edad de Oro de la Fórmula 1, "RUSH" retrata la poderosa historia real de los dos mayores rivales que el mundo ha conocido: el apuesto playboy inglés James Hunt (Chris Hemsworth), y su metódico y brillante oponente, Niki Lauda (Daniel Brühl). Dentro y fuera de la pista, los dos pilotos se presionan a sí mismos hasta llegar al límite de su resistencia física y psicológica en un mundo donde no existen atajos hacia la victoria ni margen de error. Si cometes uno, mueres. Rush Critica: Cinco son los momentos que tengo grabados a fuego en mi matrimonio con la Fórmula Uno. El primero de ellos se remonta al que trata esta película, y de cómo siendo un niño observaba atónito desde el salón de mi casa cómo a uno de mis súper héroes se le quemaba la cara, seguramente, y aún no lo sabía, a mi súper héroe favorito. La muerte del gran Gilles Villeneuve durante los entrenos en Bélgica fue el segundo recuerdo imborrable, y el tercero el no menos trágico accidente mortal de "maravilla" Senna, empotrándose contra el muro de Ímola a más de 300 km/h y dejándome "distraído" durante toda la semana siguiente. El cuarto instante que tengo grabado es la épica victoria de Olivier Panis en Mónaco, una de las mejores carreras de la Historia, siendo el quinto y último gran recuerdo de la F-1 contemplar flipando como durante la última carrera del mundial y durante la última vuelta en el circuito de Inter Lagos, un negro montado en un Mc Laren (una visión surrealista 30 años a) se aprovechaba de un diluvio universal que duró sólo esa vuelta, para remontar 28 segundos en apenas cinco mil metros y llevarse su primer Campeonato del Mundo. Lo nunca visto, digno de cualquier peli de superación de Disney.Rush Cinco como decía, son mis recuerdos favoritos, y tres (como los mosqueteros) mis pilotos. En mi niñez admiraba al gran Alan Jones, pero sobre todo, a la increíble parrilla que componía la Fórmula 1 de entonces: Mario Andretti, Michelle Alboreto, Nelson Piquet, Gilles Villeneuve, Andrea de Cesaris, Emerson Fittipaldi, Carlos Reuteman, Niki Lauda, James Hunt, Alain Prost o el mismo Alan Jones. Nunca ha habido una constelación de estrellas como entonces, tíos que se jugaban los huevos en cada trazada, y en el que tener el mejor coche no era sinónimo de victoria como lo es a día de hoy. Años más tarde, y como todo hijo de vecino, admiraba a Senna. Sus duelos con Prost conseguían que el galo nos cayese mal a todos, tal y como Hunt lograba con Lauda y que Howard plasma fenomenalmente en la película. Mi último héroe es asturiano. Su único defecto es no haber nacido en Zizurkil y apellidarse Alonsotegi, pero todo no se puede tener. "Magic" Alonso es una máquina de conducir y posee el carácter más parecido a Lauda de toda la parrilla actual. Rush

Waiting for Anya

Bélica Drama Suspense
5.9

Durante las gradas de la Segunda Guerra Mundial, Jo, un joven pastor junto con la ayuda de la viuda Horcada, ayuda a pasar de contrabando niños judíos a través de la frontera desde el sur de Francia hacia España.Waiting for Anya Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Waiting for Anya

Fuerza antigángster

Acción Crimen Drama Suspense
6.3

Los Angeles, 1949. Mickey Cohen (Sean Penn, 'Mystic River'), originario de Brooklyn, se ha convertido en el gran jefe de la mafia que dirige la ciudad. Todos parece pasar por sus manos: drogas, armas, prostitutas, y cualquier material robado. Se encuentra absolutamente protegido por los miembros de su clan, que lo veneran como a su líder indiscutible, pero no solo eso, pues sus tentáculos van más allá de los bajos fondos: parte del cuerpo de policía y algunos miembros del sector político se encuentran bajo su influjo. Sin embargo, todavía hay hombres dentro de la brigada policial que no se dejan amedrentar por la corrupción. Es el caso de los sargentos John O'Mara (Josh Brolin, 'No es país para viejos') y Jerry Wooters (Ryan Gosling, 'Drive'), que contra todo y contra todos, intentarán destruir el imperio del todopoderoso Cohen. Gangster Squad Fuerza Critica: Se imaginan una película de acción de Jason Statham en blanco y negro, sin peleas físicas sino con enfrentamientos verbales sobre filosofía y ética secular y filmada en larguísimos planos fijos sin montaje? “Gangster Squad (Brigada de élite)” es el ejemplo inverso anterior al cine negro: ametralladora de frases presuntuosas y finalmente huecas con encaje de cajón y un popurrí digital-machacón que supone la redefinición actual de más de lo mismo con una empaque de videojuego. En el pasado tuvimos “Los intocables de Eliot Ness” o “L.A. Confidential” como referentes de los 80 y 90 respectivamente y “Mulholland Falls (La brigada del sombrero)” y “Dick Tracy” como fallidas definiciones del noir. El filme de Ruben Fleischer será recordado con el tiempo dentro de ese último grupo en tiempos actuales dominados por la elegancia descriptiva y litros de calidad de “Boardwalk Empire”. Fuerza Puede que el recital de frases intenten una pretenciosa capacidad de profundidad en un discurso hueco: «Mañana me quitarán la placa pero aún soy policía…» o «Hay dos cosas que no tienen vuelta atrás: las balas que se disparan y las cosas que se dicen» parecen las mejores… aunque «Me he casado con un policía honesto. Eres buena persona, hablas poco, eres un tigre en la cama… pero no necesito un héroe sino un marido» resume la propuesta: todo se reduce en ser o no ser un calzonazos. Lamentablemente la ropa interior cinematográfica de Fleischer aquí llega a los suelos y se atiborra de pelusillas. Fuerza El mafioso dice que es el progreso… pero de la biografía de "Mickey" Cohen nadie esperaba un cruce de un anuncio de Loewe y el videojuego ‘Mafia’. “Gangster Squad (Brigada de élite)” me recuerda al desapercibido y carísimo remake de más de 22 millones de euros de presupuesto que hizo Alain Corneu de “Le deuxième soufflé” de Jean-Pierre Melville, con Daniel Auteuil, Monica Bellucci, Michel Blanc, Jacques Dutronc e incluso Eric Cantona. En la cinta de Fleischer el efecto se apodera de nuevo del efecto, del sensacionalismo relumbrón y la estética de la emulación a patrones visuales sugerentes para el público actual. El protagonista afirma que no sabe vivir sino luchar, pero su historia no tiene fuerza ni para un asalto en el mes de cualquier encéfalo. Los buenos se convierten en malos y los malos siguen en malos, aunque no se plantean resortes morales. “Gangster Squad (Brigada de élite)” es puro efectismo hueco y pomposo. Puro brillo, puro porno: de una paja rápida, de un polvo sin historia. «No dispares donde esté… dispara donde va a estar», nos cuentan como lección. Precisamente pocos se acordarán dentro de un año de “Gangster Squad (Brigada de élite)”. Casquillos, bolas de navidad pulverizadas y mucho humo…es el resumen de la propuesta. Sí, mucho humo. Toda película lleva su distintivo y la de Fleischer es OLVIDO. Fuerza

Love You To Death

Drama Película de TV
7.9

Inspirada en una historia real, esta película cuenta la impactante historia de una madre y una hija que no se parecen en nada, su tumultuosa relación termina en un brutal asesinato. Love You To Death

En la cuerda floja

Aventura Drama Suspense
6.9

Basada en las memorias escritas por Philippe Petit (Joseph Gordon-Levitt), un funambulista francés que, en 1974, guiado por su mentor Papa Rudy (Ben Kingsley), se propuso un reto nunca antes realizado: recorrer sobre un cable el espacio que separaba las Torres Gemelas de Nueva York. The Walk floja Critica: Las películas basadas en hechos reales son proyectos siempre difíciles, ya que si bien se supone que los avala su reflejo de sucesos ocurridos en el mundo real, esto no añade un plus de veracidad o credibilidad a lo que acontece en pantalla, sino que es tan sólo una mera anécdota – por lo general, vistosa – que sirve de punto de partida. Y el verdadero desafío radica en trascender el material original para conseguir una propuesta que se sostenga por sí misma, prescindiendo de la supuesta garantía y seguridad que confiere basarse en algo real y tangible. Y la presente cinta ilustra de forma diáfana los riesgos y peligros de obnubilarse con un acontecimiento concreto, en claro detrimento de la ficción y de la ilusión fabuladora y de ensoñación que es el cine. floja Además se ha elegido un suceso de 1974 que se ve lastrado por los infaustos ataques del 11 de septiembre de 2001 y la larga sombra que aquel cataclismo aún arroja sobre todos los que vivimos en directo aquella hecatombe deleznable. Quizás para espectadores que no estén teñidos por memorias personales de aquel estrago atroz tengan unos ojos inocentes con los que poder contemplar la propuesta, como puro divertimento, como espectáculo fascinante de la locura irracional del ser humano por pergeñar, perseguir y materializar utopías personales más allá del sentido común, más allá de los límites de lo humanamente posible, más allá del freno de la sensatez. Quizás. floja Es innegable el talento de Robert Zemeckis por crear un bien elaborado y pulido producto de entretenimiento, su capacidad para ilustrar y transmitir el vértigo preciso y fiel de los acontecimientos, su probado oficio como narrador innato, sea lo que sea lo que se proponga desarrollar. Pero quizás adolezca de la misma ceguera que el protagonista de la historia: está tan enamorado de su quimera, tan embebido en su delirio, tan obcecado con su plan, que no calibra bien si el espectador va a acompañarle con el mismo entusiasmo durante todo el recorrido. No hay ninguna sorpresa durante el metraje, todo es creíble, previsible y predecible. Se puede admirar su perfección técnica pero no conmueve ni convence en ningún momento. floja