El conta historias

4.9
Paulinho Gogó narra sus historias en un banco del parque para diferentes oyentes, mientras espera la llegada de su amado Nega Juju.....El conta historias Critica: ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.......El conta historias
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 17/02/2021 1.44 GB 90 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

La pelea estelar

Acción Comedia Familia
6.3

Leo Thompson (Seth Carr) tiene 11 años y se ha encontrado una máscara de lucha libre que le da superfuerza. Con ella y con el apoyo de su abuela (Tichina Arnold), se presenta a un campeonato de la WWE. Leo hará todo lo posible para cumplir su sueño: ser una superestrella de la WWE. ¿Podrá un niño vencer a los contrincantes más demoledores en el ring y ser un gran campeón? La pelea estelar Critica: *Un guion escrito en una tarde Mi primer gran combate es una película que peca de ser demasiado simple, aún teniendo en cuenta que es para todos los públicos. El guion parece haber sido escrito en pocas horas, deprisa y sin pensarlo demasiado. La historia de Mi primer gran combate no es complicada. El protagonista es un niño torpe y tímido, muy aficionado a la lucha libre profesional, que tras huir de los típicos matones de colegio, encuentra por «casualidad» una máscara mágica de lucha libre. Dicha máscara, que huele a muerto, le otorga unas habilidades asombrosas y le convierte en un gran luchador. Esto, para empezar apenas se plantea ni se presenta como algo que estuviera destinado a ocurrir, simplemente pasa y no parece resultar extraño. El niño se planta en un campeonato de lucha libre profesional, y nadie parece ver que es un niño, a pesar de ser evidente. El resto del argumento avanza de forma excesivamente predecible y aburrida, dando la sensación de estar viendo un telefilme de serie B. *Otra más para la siesta Jay Karas es un director de películas familiares olvidables y poco conocidas, en comparación a otras más influyentes. Con Mi primer gran combate, da la sensación de que tan solo la ha rodado para pagar el alquiler del mes. El resultado es un filme más entre millones, para ver con niños, si, pero con la que comenzarás a roncar a los diez minutos. Las bromas y chascarrillos no tienen ni pizca de gracia, y provocan más bostezos que muecas sonrientes. Los personajes carecen de carisma, como si actuaran gratis, obligados y sin ganas. La historia no atrapa ni engancha, ni parece intentarlo. *Ni un niño perdonaría ciertos fallos Que Mi primer gran combate sea para todos los públicos no significa que se le pueda perdonar todo. Ese es un error muy grande del argumento, que parece saber que está dirigido a un público infantil, y aun así creer que por ello puede hacer lo que se le antoje sin que nadie le diga nada. Los efectos no están nada cuidados, y nos recuerdan a series de los noventa, como los Power Rangers; de hecho, casi esperaba que, al final, el villano de turno se volviera gigante. La subtrama, centrada en el abandono de la madre hacia el protagonista y su padre, se introduce forzadamente en ciertas ocasiones a lo largo de la película, como para darle mayor profundidad, pero sin conseguirlo. Resulta realmente absurda en muchos momentos, e incluso un niño se daría cuenta de ciertos fallos de voces, escenas que no pintan nada, cambios repentinos de personalidades, etc. *La moraleja está, pero… Por supuesto, Mi primer gran combate tiene su moraleja, su lección de vida para los niños; «no seas un capullo egocéntrico». La teoría está bien, pero cuando tratan de ponerla en práctica, no parece que se lo tomen demasiado en serio. Siempre hay una parte en la que el típico protagonista hace algo que ofende o perjudica a sus amigos o seres queridos, pero luego trata de arreglar las cosas; aquí se arregla todo con un «lo siento». El saber pedir perdón está bien, pero después, en el ring, vuelve a ser el mismo idiota chulo y repelente; solo que ahora es consciente de ello. Después de toda una hora y media de meternos la idea en la cabeza, resulta que todos siguen igual, solo que ahora al menos saben que son así. Nadie ha aprendido nada, y lo único que sacan el protagonista y su querida amiga es algo más de coraje, al menos eso se llevan. *Conclusión Mi primer gran combate es una típica película familiar olvidable y poco entretenida. Resulta demasiado predecible, aburrida y poco cuidada, incluso sabiendo que es una película para todos los públicos. Probablemente podría convertirse fácilmente en una película que ver con niños, pero que a los pocos minutos provocará más ronquidos que risas. Escrito por Javi Sardi

Agentes del desorden

Comedia
6.3

Podría parecer que esta es la última película sobre las aventuras de dos compañeros policía, pero hay un problema, ninguno de los dos lo es. Cuando los dos amigos se disfrazan de agentes de la ley para una fiesta de disfraces se convierten en la sensación del barrio. Al ver el inmenso poder que les ofrecen estos uniformes los dos compañeros deciden aprovecharse al máximo de esta nueva situación de autoridad. Pero cuando estos dos héroes de nuevo cuño se ven enredados en una trama mafiosa de la vida real deberán decidir si poner sus placas falsas en acción o faltar a su deber como falsos policías. Let's Be Cops Agentes del desorden Critica: Arranca como una trivial introducción en el mundo del capitalismo; dos mindundis son repelidos por el sistema y están condenados al desprecio y a la marginación social, son ninguneados en sus puestos de trabajo, de baja autoestima y con una propensión a salir mal parados de todo tipo de situaciones vitales que se les presenta por delante: dos fracasados en toda regla. Hasta que de repente les da por usar dos disfraces de policía muy reales, para hacerse pasar por agentes de la ley e ir por la ciudad en busca de aventuras. Agentes del desorden Lo que puede dar lugar a un entretenimiento verdaderamente hilarante en la mente de uno, es en realidad una agonía camuflada tras una idea que convence por mera inercia, pero que no se sostiene por puro patetismo que presenta la realización. Desarrollo lamentable, ineptitud en la dirección. El resultado es un descafeinado divertimiento que dejará a muchos insatisfechos debido a la renuncia del empleo de un humor más gamberro y desmedido, y por consiguiente (aunque no lo parezca) unas cinco veces más inteligente. Agentes del desorden El personaje de Damon Wayans Jr., simplemente me irrita, no para de cortarle el rollo al otro, comiéndole el tarro sin para un solo instante, convirtiéndose en una verdadera pesadilla. Apreciar sus esquizofrénicos brotes... me saca de quicio. Pero no, que eso es lo que supuestamente es divertido. El feeling entre los protagonistas es nulo, todos los secundarios están mil veces mejor (algo bueno tenía que tener la película, sí sí, es curioso), y en líneas generales, la película en sí es una idiotez de dimensiones desproporcionadas. Pero no en el buen sentido, el que uno asocia a una diversión disparatada, sino en el del frikismo yanki más absoluto. Agentes del desorden El final, como no, made in Hollywood, moralina hipertrofiada en medio de un desenlace patético y cobarde, sin sentido alguno y blando e insulso como la película sola. Por un momento hasta parece bueno, ya sabéis, esa fórmula con la que se les da tan bien agitar las conciencias de la peña y esta salga contentos del cine después de haber presenciado hora y cuarenta y cinco minutos de mierda, pero aquí no. En otra película de mayor criterio y que presente un mayor grado de amor propio que evite, al menos, de incurrir en ser objeto de vergüenza ajena, hubiera quedado bien; si la película me hubiese pareciedo buena a mí también me convencería ese tipo de final, pero aquí sí que se han columpiado. De tal modo que lo único que aciertas a decir es: "Vaya mierda. Venga, ¿y qué más? Jajajaja, que puta mierda" Luego, como de costumbre están los créditos, que son los que encierran el material gracioso de la película. Asi que esa es la estrategia, ¿no? Hacer una mierda de película, con un final repleto de falsa moral y hacer unos créditos en teoría graciosos, pero que en realidad sean objeto de puro estúpido, una vez más. Así ahorramos en dinero y en ingenio, no pensamos, le damos al piloto au tomático y emitimos la bazofia que salga. Joder, yo con 15 años concebiría una película mejor, más divertida. Inútiles... Ponen a retrasados a cargo y pasa lo que pasa. Dadle un boli a un mono y ya tenemos la secuela. Agentes del desorden

Mascotas unidas

Animación Aventura Comedia Familia
5.9

Un astuto perro y una gatita consentida lideran a un equipo de héroes inesperados después de que su ciudad se vea asediada por el malvado alcalde y su ejército de robots.Mascotas unidas Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.

Zoolander

Comedia
6.1

Derek Zoolander (Stiller) ha sido el modelo masculino más cotizado durante los últimos 3 años. La noche de la gala que podría suponer su cuarta corona, el galardón se lo lleva un nuevo modelo llamado Hansel (Wilson). Derek queda en entredicho y como un idiota, y decide retirarse. Sin embargo, un prestigioso diseñador le pide que desfile para él. Zoolander Critica: Esta gamberrada de película no puede ser tomada en serio, es un mero entretenimiento y una crítica absolutamente mordaz y despiadada al mundo de la moda: modelitos que siempre quieren ser también actores, que ensayan miraditas y morritos ante las cámaras, que no son capaces de mantener una conversación coherente, que se pelean desfilando e intentando quitarse los calzoncillos sin quitarse los pantalones, que solo piensan en lo guapos que son...es absolutamente demoledora en su crítica y equivale a decir que ser modelo es ser rematadamente imbécil. Zoolander Los que la han tomado por algo medianamente serio se han equivocado totalmente. Tiene escenas geniales, como la de los chicos en la gasolinera -emulando los típicos vídeos de chicas con camisetas mojadas de Playboy-, la de los protagonistas intentando encender un ordenador -más que obvio homenaje a la odisea espacial de Kubrick-, o la de la orgía sexual de los protagonistas. Una gansada para pasar el rato. Zoolander

Wild Rose

Comedia Drama Musica
6.9

Rose-Lynn Harlan (Jessie Buckley), tiene 23 años, talento, carisma y un sueño: salir de Glasgow y triunfar como cantante de country. Acaba de salir de la cárcel y tiene dos hijos pequeños a los que mantener. Marion (Julie Walters), su madre, quiere que acepte su realidad y se responsabilice de sí misma de una vez por todas; pero cuando un encuentro casual acerca a Rose-Lynn a sus sueños se enfrenta a una difícil decisión: su familia o el estrellato. Wild Rose Critica: Dirigida por Tom Harper (conocido por serie series de tv como Peaky Blinders, Guerra y Paz o El Hijo) y escrita por Nicole Taylor ( Three Girls, la reina blanca), nos cuenta la historia de Rose-Lynn Harlan, una aspirante a cantante country y ex convicta con dos hijos pequeños al cuidado de su abuela (Julie Walters) que lo unico que quiere es que se centre y asuma alguna responsabilidad con su familia, pero el sueño de ser cantante y viajar a Nashville es mas poderoso que todo eso.. Esta interesante película británica está protagonizada por la actriz y cantante irlandesa Jessie Buckley (vista en la serie Chernobyl y en Beast) que con gran carisma se mete al espectador en el bolsillo, haciendo un papel fabuloso con una voz fantástica detrás del micrófono. Salto a la fama por un concurso de talentos de la BBC y es toda una estrella en el Reino Unido. Rose tiene mucho talento, pero permanece atrapada en Glasgow con sus dos niños pequeños, sobreviviendo gracias a la ayuda de su madre y con un trabajo de limpiadora. Eso lastra mucho su sueño musical, también su comportamiento imprudente y explosivo le impiden avanzar en su carrera. También a medida que le surgen oportunidades son truncadas por infinidad de problemas. El director Tom Harper nos muestra un mundo muy creíble de esta clase trabajadora con mucha autenticidad emocional, donde muchas veces las buenas intenciones y los sueños no son suficientes y habrá muchas decepciones en el camino. Ya sabemos que la historia ya ha sido contada en muchas ocasiones y los clichés nos pueden resultar repetidos, pero se nota un gran esfuerzo en el guion de no caer en esa trampa y sutilmente nos convence el avance de la película e incluso el final es muy convincente. En resumidas cuentas un film muy entretenido, muy sentimental que te seducirá con una banda sonora realmente espectacular Destino Arrakis.com

Guest House

Comedia
5.9

Una pareja recién comprometida encuentra la casa de sus sueños y rápidamente se convierte en una pesadilla cuando el amigo del dueño anterior continúa en cuclillas en su casa de huéspedes. Conduce a una guerra territorial que finalmente arruina su casa, su matrimonio y sus vidas.Guest House Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.