El demonio 2

5.7
Hoy es el 22º día en el ritual alimenticio de la abominable criatura conocida como The Creeper, la cual se alimenta de los órganos arrancados vivos de sus víctimas. A este monstruo caníbal procedente de tiempos remotos le queda todavía un día más para hartarse de carne humana y desaparecer de nuevo, y aguardar en hibernación hasta su próxima temporada de caza dentro de 23 años. Taggart y sus hijos se hallan trabajando en los maizales de su propiedad cuando la bestia de enormes alas agarra al benjamín de la familia, transportándolo por los aires hacia un destino que se adivina horripilante... Jeepers Creepers 2 El demonio 2 Critica: Secuela del taquillazo que fue Jeepers Creepers. Productores y director, sabedores que lo que gustó de la primera parte fue el aire a road movie, deciden meter aquí unos 100 minutos de chavales hormonados dentro de un autobús. El demonio 2 Victor Salva vuelve a dirigir. Si algo hizo bien el director en la primera parte, fue jugar con el espectador mientras este no sabía de qué iba el asunto. Aquí, una vez perdido eso, el tipo se mete en una dirección repetitiva en la que estamos viendo exactamente lo mismo durante todo el metraje. La impresión que queda en el espectador es la de haber visto un guión de, como mucho, tres o cuatro páginas. No sucede nada más allá del ataque del bicho mariposa al autobús una, y otra, y otra, y otra vez. Demasiado sencillo todo y, a mi parecer, insultante. Si hay que reconocer que la película no aspira a más de lo que puede, también es de rigor decir que no hay absolutamente nada que haga de Jeepers Creepers 2 un intento de buena serie B más allá de las ganas de repetir bombazo en taquilla. Además, ambientada en inmensos campos y con el color que da la noche, podría haberse conseguido una fotografía mucho más potente, y nada, ni eso. El demonio 2 Bajo nivel en lo referente a los actores. Suele pasar en la típica película de desfile de jovencitos. Comenzando por Eric Nenninger, cuya interpretacón es, sencillamente, patética. Gariyaki Mutambirwa es el único que se salva y el único que, gracias a un final en el que tiene cierta evolución, no pasa por pantalla como un papel en blanco. Rozando el aprobado se queda la guapa Nicki Aycox, que no llega a él por culpa de su constante sobreactuación. Aceptable Ray Wise, poniendo la cara más reconocible de la película, aunque aportando lo justo. Paupérrimo nivel el de Lena Cardwell, que es el claro ejemplo de gente que deambula por este tipo de producciones, con una presencia física espectacular pero con un talento que no aparece ni para saludar. El demonio 2
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 14/12/2019 1.67 GB 1023 Descargar
1080p Español Latino 14/12/2019 1.67 GB 346 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Amenaza en lo Profundo

Acción Ciencia ficción Suspense Terror
6.3

Un grupo de investigadores submarinos debe ponerse a salvo después de que un terremoto destroce por completo el laboratorio subterráneo en el que trabajaban. Amenaza en lo Profundo Amenaza Critica: La sombra de la obra maestra de Ridley Scott es alargadísima. Solo hay que echar un vistazo a esas producciones que reciben su influencia, directa o indirecta, y, sobretodo, a esas que la calcan u "homenajean". "Alíen, el octavo pasajero" sentó las bases de esa eterna buscada fusión entre terror y ciencia ficción, construyendo un film claustrofóbico, minimalista e intenso. Poco más se puede hacer para aportar algo a lo mostrado, salvo cambiar al "alíen" de turno y su ecosistema. Sumergir bajo tenebrosas aguas todo un complejo industrial, con sus respectivos elementos humanos, para enfrentarse a fuerzas desconocidas procedentes del averno no es nada nuevo, Cameron ya jugó con ello en "The Abyss", incluso nuestro cine patrio presentó "La Grieta" de Piquer Simón, pasando por la más reciente "Esfera" de Barry Levinson, de la que se nutre la cinta que nos ocupa. Conjugando varios elementos vistos en otros films, desde los citados hasta "The Descent" de Neil Marshall, Eubank propone un film de factura impecable pero en el que el espectador reconocerá sin esfuerzo su descarada influencia, no escondiendo nada nuevo bajo él. Secuencias enteras del film de 1979 son trasladadas (calcadas) al film protagonizado por Stewart, además lo hace sin ningún tipo de rubor y eso, al final, le honra. La gran baza del film es el no avergonzarse del producto que tiene entre manos e, conociendo los elementos de los que dispone, intentar ofrecer una cinta ligera, llena de acción, suspense y terror. Objetivo que logra solo parcialmente. Amenaza en lo Profundo Sin lugar a dudas se trata de una cinta ágil, que rápidamente se pone en posición y cuyo ritmo no decae hasta su climax. El problema lo encontramos en sus intenciones más oscuras, ante la incapacidad de introducir de forma consecuente los elementos terroríficos dentro de la trama sin esa sensación reiterativa en sus manidas situaciones. Exceptuando contadas ocasiones donde sí funciona ese elemento perturbador, más proveniente del entorno que de la amenaza real, el resto acarrea un desaprovechamiento de unos recursos que podían haber dado mucho más de sí. Amenaza en lo Profundo Lo mejor; La fugaz sensación de desamparo que sufren los personajes, resumida en un simple plano de las oscuras aguas. Y, para ser justos, posee una excelente producción que la salva de la mediocridad. Lo peor; La sensación de descontrol del guión, mostrándose totalmente desubicado y con él, el espectador. Stewart no acaba de encajar en el conjunto. Amenaza

Agentes secretos

Acción Misterio Suspense
5.6

La ex marine Mallory Kane (Gina Carano) es una agente secreto que trabaja para el sector privado, una experta en artes marciales a la que contratan diferentes gobiernos para llevar a cabo peligrosas misiones "extraoficiales". Una de sus últimas misiones fue la de liberar a un disidente chino secuestrado en Barcelona. Pero la operación tendrá unas consecuencias inesperadas, tanto para ella como para todos los altos cargos involucrados en la organización del rescate. indomable Haywire Agentes secretos Critica: “Indomable” ha caído en un momento en el que Ethan Hunt se ha consolidado como nuevo superhéroe internacional en “Misión imposible: Protocolo Fantasma” y en el que James Bond se ha bourneizado a la espera de confirmar si “Skyfall” de Sam Mendes va a ser hasta más ‘bourne’ que “El legado de Bourne” de Tony Gilroy. El género de acción, con tanto pulso y nervio, ha quedado remarcado por la vía del homenaje, pretendida desde el musculado de las dos entregas de “Los mercernarios”. A juzgar por la reacciones provocadas por el último filme de “Ocean's Eleven” parece que ha llegado en el momento menos adecuado tal vez por dar la espalda frontalmente a las modas vigentes y asimiladas. Agentes secretos Steven Soderbergh es uno de esos pocos cineastas en la actualidad que resultan insobornables. Pueden ir a contracorriente a voluntad y alevosía. A Soderbergh le apetecía hacer una cinta de acción pero saliéndose de esos márgenes actuales del cine comercial y ha querido buscar en los principios de James Bond escudriñando tomas largas bajo el mandato del plano general. Un cine sesentero y setentero que irrumpe de lleno en el mundo reinante del montaje efectista y el plano corto. El director de “Traffic” ha buscado a una heroína real parida de las artes marciales mixtas y del cátodo de “Gladiadores Americanos” para encarnar a su protagonista. A Gina Carano únicamente se le puede echar en cara que en muchos primeros planos parece la hermana cachas de Britney Spears. El resto formaba parte del plan de Soderbergh al buscar esos planos secuencias donde retener el arrojo y dotes de esa 'indomable'. Con Carano no hay imposiciones ni colorantes en el encuadre y montaje. Puede correr más rápido que el operador de la steadycam y romper los márgenes del gran plano general. Agentes secretos Me imagino a Soderbergh pensando en combates a vida muerte en una habitación de un hotel, en un cuarto de baño o en una cafetería de mala muerte, en planos en las azoteas que podría haber filmado Jean-Pierre Melville, en la tensión hitchcockiana que conseguiría generar una huida ‘caminando’ por una acera, en el abrazo redentor de un padre a su hija ‘pantera’ que podría haber parido Tourneur o en un gran combate en una playa al anochecer que no desentonaría en “La tumba india” o “El tigre de Esnapur” de Fritz Lang. Pero todo lo anterior brilla individualmente y al mismo tiempo apaga el conjunto. Tal vez sea porque “Indomable” me parece una gran película en la mente del cineasta cuyo mayor error ha sido no trascribirse correctamente en el papel y su peor perdición ha estado en no poder atrapar toda su genialidad en el interior de una pantalla. A veces ser tan indomable e insobornable te conduce al mismo centro de un inhabitado oasis que el resto del mundo ve como un áspero y seco desierto. Esperemos que Soderbergh nos guíe correctamente al mismo en su próxima película. Agentes secretos

El abogado del diablo

Drama Fantasía Intriga Misterio Suspense Terror
7.4

Kevin Lomax (Keanu Reeves) es un joven y brillante abogado que nunca ha perdido un caso. Vive en Florida y parece feliz con su esposa, Mary Ann (Charlize Theron). Un día, recibe la visita de un abogado de Nueva York, que representa a un poderoso bufete que tiene la intención de contratarlo. Al frente de la prestigiosa empresa se encuentra John Milton (Al Pacino), un hombre mundano, brillante y carismático, que alberga planes muy oscuros con respecto a Lomax. El abogado del diablo Critica: Tratar los valores más oscuros y perversos de los seres humanos, entendibles incluso en una sociedad especialmente oscura y perversa como lo es ésta, quizá sea bastante complicado, y una solución fácil es utilizar toques fantásticos o simbólicos que en nuestra cultura sean entendidos sin problemas por la mayoría. Lástima que para tirar por lo fantástico y por el simbolismo se opte la inmensa mayoría de ocasiones por tirar de demonios y demás concepciones religiosas; si bien es cierto que es fácilmente identificable lo que se nos muestra con esto, muchas veces sólo piensas que la sombra de la iglesia es alargada, muy alargada. El poder, la vanidad, la tentación, el éxito personal (unas veces por méritos propios, otras por "trepismo", siempre por la competitividad extrema)... todas esas cuestiones que rápidamente acusamos y rechazamos, aunque sea más por envidia que por análisis de lo que son cada cosa o lo que significan. La crítica está hecha, es fácilmente entendible, y poco más. La historia será entretenida, pero siempre fundamentalmente por los misterioso del personaje de Al Pacino, que será el que te enganche en todo momento. Y llega ese final, con ese "momento Pacino", con un diálogo realmente bueno, que justificará lo visto, intentará alejarse de la sombra de la iglesia y los valores católicos y escudriñará esos valores antes comentados de una manera más objetiva, más social y más política. Entiendo que esto es más mérito del guión (que gana enormemente al final por lo que he ido diciendo) que del que se lo aprende; ahora bien, la garra, la fuerza, la convicción... la interpretación, en sí, es digna de todo un maestro. El final salvó la película y casi justificó los medios.

Al límite

Crimen Drama Misterio Suspense
6.3

Thomas Craven es un veterano detective de homicidios del departamento de policía de Boston y padre viudo. Cuando su única hija, Emma de 24 años, es asesinada en las escaleras de su casa, todo el mundo supone que él era el objetivo. Pero pronto sospecha lo contrario y se embarca en la misión de averiguar la vida secreta de su hija y el por qué de su asesinato. Su investigación le lleva a un peligroso mundo de encubrimientos corporativos, lleno de engaños, connivencia gubernamental y crímenes. Ahí conocerá a un misterioso agente del gobierno, Darius Jedburgh, que ha sido enviado para eliminar las pruebas del asesinato. La solitaria búsqueda de Craven de respuestas sobre la muerte de su hija se convierte en una odisea de descubrimiento emocional y redención. Critica: Ya hay gente puntuando a la baja una buena película. Entendemos que no es una película de acción total; aún así no tiene por qué hacerse tediosa, es una trama policial, de investigación puerta a puerta, que cuando surgen las reyertas se complementan perfectamente. Gibson tampoco está como hace 20 años. No podemos pedir que se ponga a dar saltos de tejado en tejado o por encima de coches. Llega un momento en el que ya hay que pensar en el puente de la jubilación pero mientras tanto Mel nos ofrece un buen papel, con un asunto por medio bastante peliagudo que conlleva implicaciones de las altas esferas y que se va haciendo interesante con su avance. Los personajes podrán ser discutidos, en especial el que se dedica a resolver entuertos, pero no desentonan, son los habituales para estos temas. El punto melodramático paterno filial me parece muy bien contado, mejor que en otras del estilo. La política del personaje que hace Mel Gibson está en la línea del actor. La política referida la pongo en el spoiler (puede herir la sensibilidad de algún lector).

Glass Houses

Suspense

La niñera adolescente Carrie Dawson tiene un chip en el hombro justo después de un humillante escándalo familiar. Cuando descubre que la reina Bee Madeline Cooper puede ser la culpable, está decidida a vengarse, incluso si eso significa descubrir y exponer el escandaloso secreto de Madeline. A medida que Carrie se acerca a la verdad, ¿se derrumbará el mundo de Madeline? Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.

The Secret Lives of College Freshmen

Película de TV Suspense

Un estudiante de primer año de la universidad se muda al dormitorio perfecto en el campus, pero pronto descubre que el residente anterior murió en circunstancias misteriosas. Creyendo que la niña fue asesinada, intenta descubrir la identidad del asesino antes de que sea demasiado tarde.The Secret Lives of College Freshmen Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.The Secret Lives of College Freshmen