Escape Room 2: Reto mortal

6.9
Seis personas se encuentran encerradas de manera inesperada en una nueva serie de escape rooms, revelando paulatinamente aquello que tienen en común para sobrevivir… y descubriendo que todos ya habían jugado el juego con anterioridad.Escape Room 2: Reto mortal Critica: La película, en líneas generales, consigue lo que pretende, que no es otra cosa que entretener. El problema principal es que la línea entre el entretenimiento y el tedio es muy delgada y, en ocasiones, es muy fácil de sobrepasar. La película se inicia bien, además por medio de flashbacks nos recuerda la anterior, lo cual es de agradecer. En este caso, Adam Robitel ha usado demasiado la ficción, varios de los pasajes creo que pecan de ser demasiado inverosímiles o fantasiosos, haciendo que la sensación de verosimilitud disminuya a no poder más, algo que también ocurre en la primera. Aun así, no es el problema principal que le veo, pues tampoco es una película que necesariamente deba ser creíble, lo que sí debe es estar bien construida y percibo que hay bastantes cosas inconexas a lo largo de la película.Escape Room 2: Reto mortal La película es muy intensa, prácticamente no hay tiempo para asimilar lo ocurrido, puesto que justo después ya ha pasado algo diferente, es de inicio a fin frenética (y no está mal que lo sea). El problema es la forma de llevar a cabo esa prestidigitación de escenas de la que hablo, ya que no hay momento para la maduración de ideas, me explico: En cuanto se nos plantea un problema del que escapar, acto seguido hay una solución casi instantánea, no se da tiempo a que los personajes puedan siquiera dudar y, mucho menos, a que el espectador pueda buscar una solución a la sala (creo que en este tipo de películas sería beneficioso). Por tanto, el ritmo tan veloz junto a la suma inteligencia de los personajes hace que me chirríe también en este aspecto. No obstante, el planteamiento es bueno, los escenarios son excelentes y audiovisualmente no se le puede poner ninguna queja, más allá de lo que atañe al ritmo de la película. Un poco más de calma, de verosimilitud y de maduración de las ideas pueden hacer que, Escape Room 3, sea una gran película, a mi juicio.Escape Room 2: Reto mortal
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 11/09/2021 1.81 GB 307 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Playhouse

Suspense Terror
5.7

El temerario Jack Travis (William Holstead) es un irreverente escritor de terror conocido por asustar al público. Pero mientras se obsesiona con la creación de un nuevo espectáculo teatral en un castillo escocés embrujado, perturbaciones demoníacas desde lo profundo de las murallas comienzan a acechar a su problemática hija. Cuando las alarmantes fuerzas sobrenaturales comienzan a acercarse a él también, Jack se ve forzado a contar con las aterradoras consecuencias de crear una obra tan oscura y macabra. ¿Pero se dará cuenta del peligro de desenterrar una maldición histórica y dejará de escribir antes de condenarse a sí mismo, a su cordura personal y a sus seres queridos para siempre?Playhouse Critica: Si hay una localización que puede marcar, en sentido positivo, un film de terror esta es en el norte de Escocia como se ha podido ver en numerosos films. Sí, en uno de esos castillos que solo con verlos ya hace que nos entre cierta congoja, sobre todo si hemos podido degustar antes un whisky, y que, instintivamente, hace que imaginemos a un fantasma dentro dando la lata, o al menos, intentando aumentar el número de turistas por su siniestra fama. Como aquel, que por cierto es de origen español, que todos recordamos por llevar su cabeza bajo el brazo.Playhouse Pero no hay que tomárselo a broma porque de fantasmas haberlos haylos, o al menos es lo que se explica en Playhouse y nosotros, como buenos seguidores del género, nos lo creemos a pies juntillas. La historia, sin apartarse en demasía de los tópicos de este tipo de películas, es muy atrayente, tanto que no podemos apartar los ojos de la pantalla ni un segundo. Jack Travis es un famoso escritor de terror que se muda a un castillo con su hija Bee para desarrollar su nueva y absorbente obra. La oscura historia del castillo y los acontecimientos sobrenaturales empiezan a atacar a Bee, siendo víctima de las fuerzas demoníacas que es esconden tras sus paredes.Playhouse Interesantísima cinta que va de la mano de un potente guion y de una producción exquisita. Pero ya sabemos que no solo de eso vive una obra. Hay otros factores que influyen en el resultado final. En Playhouse cada detalle está cuidado con mimo y su fuerza y trepidante ritmo ayudan a dejarnos un gran sabor de boca tras su visionado. Otras de sus características, en nuestra opinión, es cierto regusto literario de escritores del siglo XIX. Vamos a explicarnos. Los diálogos, aunque son un tanto excesivos, recrean esas atmósferas que tan certeramente retrató Edgar Allan Poe en sus relatos y poemas, dicho esto último en referencia a su obra maestra El Cuervo. La verdad es que encajan perfectamente con el envoltorio, un castillo que guarda en su interior remotos y fantasmagóricos pasados.Playhouse

Karem. La posesión

Terror
6

Durango, México, década de 1980. Una familia atea acaba de llegar a la región, donde la hija pequeña es poseída por Naro, un demonio que le otorga poderes mentales que ponen en peligro a todo aquel que la rodea.Karem. La posesión Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Karem. La posesión

El caballero de la noche asciende

Acción Crimen Drama Suspense
7.7

Hace ocho años que Batman desapareció, dejando de ser un héroe para convertirse en un fugitivo. Al asumir la culpa por la muerte del fiscal del distrito Harvey Dent, el Caballero Oscuro decidió sacrificarlo todo por lo que consideraba, al igual que el Comisario Gordon, un bien mayor. La mentira funciona durante un tiempo, ya que la actividad criminal de la ciudad de Gotham se ve aplacada gracias a la dura Ley Dent. Pero todo cambia con la llegada de una astuta gata ladrona que pretende llevar a cabo un misterioso plan. Sin embargo, mucho más peligrosa es la aparición en escena de Bane, un terrorista enmascarado cuyos despiadados planes obligan a Bruce a regresar de su voluntario exilio. The Dark Knight Rises El caballero Critica: Hay películas que por su complejidad son difíciles de abordar. Otras que son ‘hijas de su tiempo’ y están condicionadas por las expectativas que uno tiene depositadas en ellas. “The Dark Knight Rises” (TDKR por acortar) pertenece a este segundo grupo gracias al culto que ha generado su director desde que se hiciera un nombre con la inteligente “Memento” (su debut oficial, “Following” apenas ha sido visto por seguidores del director) y que con su notable acercamiento a la franquicia cinematográfica Batman (en una trilogía que ahora concluye) se ganó elogios, fans y claro, detractores. Con TDKR temo que tanto unos como otros vayan a defender/atacar por igual en la que es indudablemente la menos buena de este tridente maestro en el que la oscuridad y el acercamiento realista a la fuente original se dan la mano para dejar un espectáculo memorable. Si con la primera sentó unas bases en la segunda (la brillante, anárquica “The Dark Knight”) hizo fácil lo difícil. En esta tercera busca un equilibrio y aunque el espectáculo sigue siendo sobresaliente (en términos de entretenimiento) el guión flaquea en puntos donde no debería. El caballero Si bien el acercamiento de Begins era casi melancólico con un autor reinterpretando la leyenda del héroe con y sin la máscara, en TDK la cosa cambiaba. La textura era la de un cómic, con el caos representado en forma de Joker intentando corromper la realidad. TDKR es de las tres la que más cerca está del mundo terrenal en términos de tratamiento de la imagen, planteamiento de conflictos y desarrollo/interacción entre los personajes. Curiosamente al mismo tiempo es la que más traiciona todo esto al abrazarse (mediante giros) a esa fantasía comiquera que puede leerse en los tebeos anteriores al trabajo de Frank Miller. El híbrido es extraño y funciona casi siempre, pero si bien en las primeras películas había que hacer alguna concesión aislada aquí se vive en un estado perpetuo de anulación de todas las leyes lógicas posibles. El caballero batman Con esto no quiero decir que TDKR sea fallida a nivel narrativo, nada más lejos de la realidad. Lo que plantea lo hace bien siempre y cuando la suspensión de la realidad se aborde desde el primer momento sabiendo que se va a asistir a un cómic en movimiento, por supuesto mucho más apegado a la realidad que en los trabajos previos basados en el hombre murciélago (desde los 60 hasta los dípticos de Tim Burton/Joel Schumacher). El problema viene así por ciertos giros que sacan un poco de la película, que por otra parte hace un trabajo ejemplar a la hora de desarrollar a sus personajes incluso para aquellos que se suman ahora a la franquicia: desde John Blake hasta Catwoman, pasando por Bane, dándole más protagonismo a Fox o Alfred, y volviendo a Begins a la hora de otorgar al icono de Gotham (Wayne/Batman) la importancia que perdió en TDK a favor de Joker/Dent…..El caballero de la noche asciende. El caballero

El transportador recargado

Acción Crimen Misterio Suspense
5.5

En los bajos fondos de Francia, Frank Martin (Ed Skrein) es conocido como «Transporter», el mejor conductor y mercenario que se puede comprar con dinero. Frank se rige por tres simples reglas: sin nombres, sin preguntas y sin renegociaciones, y transporta cualquier cosa por el precio adecuado. Hasta que conoce a la misteriosa mujer fatal llamada Anna (Loan Chabanol), que lidera un grupo de mortíferos asaltantes y que no se detendrá ante nada con tal de acabar con una despiadada banda rusa de traficantes humanos. Anna sabe que Frank es el mejor en su trabajo y, para asegurarse su colaboración, mantiene rehén a su padre (Ray Stevenson). Ahora, padre e hijo se verán obligados a trabajar con Anna para llevar a esta peligrosa banda ante la justicia. The Transporter Refueled recargado Critica: Cuando antes alguien tenía la desfachatez de continuar una saga sin su estrella se podían seguir dos caminos: o contratar a un sustituto de renombre (véase ‘El legado de Bourne’, que aún así no funcionó) o mandar el producto directo a DVD para que los fans la coleccionaran, lo que supone matar la franquicia nada más reflotarla. ‘Transporter Legacy’ (cuyo título original es ‘The Transporter Refueled’ y no se por qué no nos ha llegado con ese título) es una película que, en todos los sentidos, debería de ser carne directa de videoclub. recargado A Ed Skrein le ha tocado la bien complicada papeleta de sustituir a Jason Statham en la saga que dio a conocer (antes ya había hecho sus cosas, pero le puso como un hombre de acción del momento) al popular y alopécico actor que supo hacer muy suyo el papel, hasta tal punto que el bueno de Skrein intenta copiar su forma de andar. Hasta tienen un similar tono de voz en la versión original. Pero si echamos un vistazo a su filmografía, a este hombre no lo conoce ni el “Tato” y ponerle de responsable del reboot de una saga (que tampoco necesitaba reboot) me parece excesivo. Si le sumamos la dirección plana de Camille Delamarre (responsable de ‘La fortaleza’) y el acabado, que en algunos momentos da sensación completa de formato doméstico, no ayuda tampoco en absoluto a que merezca pagar por verla. recargado Por lo demás, pues hay sopapos a mansalva, tiroteos, persecuciones, homenajes a la saga y villanos que terminan recibiendo su merecido. Este mismo argumento con Statham y un director más entregado hubiera podido ser interesante. Pero me remata que su director, nada más comenzar la película, nos recalque bien quienes son los villanos, que han hecho y porqué merecen un castigo, como si la película fuese demasiado enrevesada como para que no nos hubiéramos dado cuenta ya. recargado

El llanto del diablo

Terror
4.8

Una familia huye de su pasado intentando comenzar una nueva vida, sin embargo todo acabara mal después de que se cruce en su camino un carismático pero perturbado hombre salido de la nada. Los hecho tendrán lugar en una ciudad de la que se cuenta se supone que es unas de las siete puertas al infierno que existen en la Tierra. Nothing Left to Fear El llanto Critica: La peli va de una familia que se muda a un pueblito de Cansas-siti donde el padre ejercerá como nuevo pastor de la iglesia local. Todo parece ir de perlas pero en realidad el pueblo oculta un terrible secreto; sus habitantes necesitan hacer sacrificios para apacigüar la ira de un espíritu viejuno. Un día una de las hijas es entregada en sacrificio al espíritu, transformándose en un engendro con los ojos más negruzcos que el culo de un grillo. El resto de la peli es, corre que te pillo, mira como se me hunden los ojos, tela como se me deforma la boca, me da igual que corráis os atraparé igualmente y toda esa gaita, pero sin gracia, sin pretensiones ni aspiraciones a engancharte lo más mínimo. Tonta, tontísima, menudo trufo. Por cierto, después de tragármela entera sigo sin comprender porqué carajo mataban a las ovejas. El llanto Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. El llanto Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. El llanto

La fotocopiadora

Drama Misterio Suspense
8.5

Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.La fotocopiadora