Infierno rojo

6.1
Danko, un duro policía soviético, recibe la orden de viajar a los Estados Unidos en busca de unos delincuentes de su país que están introduciendo droga en la URSS. Cuando llega a Chicago descubre que debe trabajar junto a un agente americano de la brigada de narcóticos.Infierno rojo Critica: Que tiene el cine de acción ochentero que su encanto no pasa de moda. Ahora se hace otro cine de acción, ni mejor ni peor, distinto. El cine de acción ochentero constituye un genero por si mismo, y mas los de parejas de polis. A ver ya teníamos poli blanco, poli negro (Arma letal) poli pijo, poli garrulo (Tango y Cash) poli americano, poli japonés (Black rain) ¿que faltaba? Pues claro, poli americano, poli soviético. Walter Hill es un artesano del cine de acción con varias películas cojonudas ( The warriors, Johnny el guapo) y en esta ocasión cumple con su buen oficio habitual. Danko viene a America detrás de su némesis, otro ruso con cara de malote que quiere montar en America un chiringuito de droga. No podían faltar tiroteos, persecuciones, el comisario jefe con un humor de perros, habitaciones de hotel, noches americanas llenas de neones, y todo eso que tiene que tener una buena peli de acción y que nos pone cachondos a todos. Infierno rojo Schwarzenegger y Belushi cumplen sin mas, y tenemos unos buenos secundarios (atención a una jovencísima Gina Gershon) ¡Que vuelvan los ochenta ¡ o al menos, que vuelvan estas películas.Infierno rojo
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Español Latino 29/03/2021 1.69 GB 154 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Transformers: La era de la extinción

Acción Aventura Ciencia ficción
5.8

Han pasado 4 años desde la tragedia de Chicago y la humanidad sigue reparando los destrozos, pero tanto los Autobots como los Decepticons han desaparecido de la faz de la Tierra. Ahora el Gobierno de los Estados Unidos está utilizando la tecnología rescatada en el asedio de Chicago para desarrollar sus propios Transformers. Al frente del proyecto está Joshua Joyce (Stanley Tucci), un arrogante diseñador que piensa que los Autobots son "basura tecnológica" y se cree capaz de fabricar unos robots infinitamente más avanzados. Mientras tanto, Cade Yeager (Mark Wahlberg), un mécánico inventor, encuentra un Marmon semi-trailer. Al intentar repararlo, descubre que el camión no solo era un Transformer, sino también el mismísimo Optimus Prime, líder de los Autobots. Lo que Cade ignora son las consecuencias que pueden derivarse de este hallazgo. Transformers: Age of Extinction Transformers 4 La era Critica: Michael Bay, con la estimable excepción de 'Dolor y dinero' (2013), lleva entregado a la causa robótica-alienígena desde el año 2007, cuando su notable 'Transformers' llegó a nuestras pantallas para ofrecernos un espectáculo mayúsculo y desbordante condenado a aglutinar tantos fans como detractores. La razón para tan radical división de opiniones se encuentra en su sentido del exceso, capaz tanto de fascinar y provocar el fenómeno de los ojos-como-platos como de hacer estallar las retinas y los tímpanos del espectador que no comulgue con su desmesurada propuesta. No fueron pocos los que consideraron aquella película como la mejor de su director, sino que incluso para el que esto escribe confirmaba a un autor del blockbuster con un estilo propio altamente marcado. Sí, han leído bien: Bay es, para bien o para mal, un autor, ultra-comercial y millonario, sí, pero sin que eso sea óbice para establecer un discurso autoral, al menos en el plano estilístico, que logra sublimar la tontería para convertirla en un activo más de la saga. Ese desenfreno megalómano y destructor se vio incrementado en dos secuelas que, aunque inferiores, aún poseían las virtudes que permitían al espectador ser benévolo con los tics menos agraciados de Michael Bay. Pese a todo, en 'Transformers: El lado oscuro de la luna' (2011) comenzaba a vislumbrarse una cierta reiteración, casi insensata, de unas maneras y formas que ya no contaban con el factor sorpresa y que se atropellaban las unas a las otras, rebajando las aspiraciones lúdicas de una saga que comenzaba a dar un ligera sensación de fatiga al aficionado (el opositor ya se había pegado un tiro, directamente). Transformers La era En 'Transformers: La era de la extinción' (2014), reboot y secuela al mismo tiempo que nos sitúa años después de lo acontecido en la tercera entrega y donde los Autobots son perseguidos al igual que los Decepticons por considerarse una amenaza para el ser humano, todo lo que era estilo, humor y espectacularidad ha sido sustituido por redundancia, desmesura y risibilidad. Donde antes estaba el carismático Shia LaBeouf ahora tenemos a Mark Wahlberg haciendo de Mark Wahlberg una vez más, y del sano cachondeo que desprendía el siempre acertado John Turturro se ha pasado a un Stanley Tucci brioso pero desubicado. El resto del reparto no son más que figuras recortadas en el atardecer, cuando se pone intensa, o meras presencias accesorias de una trama demasiado abultada, testigos del apocalipsis con tanta incertidumbre como el propio espectador. Curiosamente, en una triste paradoja, es la película con mayor peso del llamémoslo factor humano de cuantas ha hecho Bay para la saga, y sin embargo es la primera en la que el destino de los personajes resulta irrelevante. Es tal la lujuria por el espectáculo y la destrucción que ha esclavizado todo lo que le rodea, convirtiendo a la cinta en la hipérbole de la hipérbole de la hipérbole, donde el desmedido amor (de bakala) de Bay por su criatura le ha cegado, impidiéndole ver sus defectos o saber cuándo parar la máquina, una sombra de sí misma rendida al paroxismo más primitivo. Cada nueva cinta de 'Transformers' ha ido aumentando su duración y rebajando su carisma, pero con la cuarta se ha alcanzado finalmente ese estatus de producto para masas que lejos de innovar y alcanzar nuevas cotas en su propio universo, se conforma con dar gato por liebre al fan, algo inédito en la saga. Transformers La era

Kenshin, el guerrero samurái

Acción Aventura Drama Historia
7.6

Kenshin Himura (Takeru Sato) es un famoso samurái conocido por su destreza con la katana y su frialdad a la hora de matar. En el pasado estuvo al servicio de los Ishin Shishi, un grupo de patriotas que luchaban para devolver el poder al Emperador, librando cientos de batallas y cobrándose muchas vidas. Pero tras terminar todos los enfrentamientos, jura no volver a matar y decide pasar al anonimato para dedicarse a viajar por el país como un vagabundo ayudando a quien lo necesite, como penitencia por todas las muertes que provocó. Diez años después, en 1878, Kenshin llega a Tokio donde conoce a Kaoru (Emi Takei), quien le invita a quedarse en su dojo hasta que decida volver a vagabundear. Sin embargo, el pasado que Kenshin intentó dejar atrás pronto volverá para cobrarse venganza contra él. Adaptación del manga de Nobuhiro Watsuki.Kenshin, el guerrero samurái Critica: Adaptación "Live Action" del manga y anime del mismo nombre ambientado en los primeros años de la era Meji en Japón, y que a pesar de contar con licencias, nos traslada de manera bastante fiel al primer arco argumental de la serie. Este tipo de adaptaciones siempre me han causado autentico pavor, son muchos los ejemplos de adaptaciones de mangas, videojuegos, u otras series de dibujos, que han sido auténticos despropósitos, y que han tomado pilares básicos de nuestra gloriosa infancia, y los han destrozado sin piedad (Dragon Ball Evolution por poner algún ejemplo). El problema reside en encontrar el difícil equilibrio entre la fidelidad al material original, y la adaptación a la acción real. Si se es excesivamente fiel, el resultado puede resultar demasiado pintoresco, trajes con colores chillones, peinados imposibles, tramas y diálogos infumables... en definitiva, tendremos la sensación constante de estar viendo un "fan made", lleno de frikazos disfrazados. Si por el contrario se opta por adaptar demasiado a la acción real, todos los cambios que faciliten el cambio pueden difuminar la esencia de lo que se está adaptando, y que quede poco que nos recuerde nuestra querida serie, o incluso que veamos insultada su memoria. En Rurouni Kenshin casi hemos conseguido este equilibrio, y digo casi porque podría ser mejor, pero también bastante peor.Kenshin, el guerrero samurái

Entre la bala y la pared

Acción Drama Suspense
5

El film nos contará como tres sensacionales asesinas son enviadas a realizar un trabajo que podría ser el último para ellas. Reed, Woll y Akerman son el trío de bellezas asesinas, mientras que Willis interpretará a un jefe de la mafia especialista en manipular a todo el mundo y Whitaker a un asesino psicópata. Catch .44 Entre la bala y la pared Critica: Tarantino ha hecho mucho daño al mundo del cine. No tanto por su filmografía (que para todos los gustos hay) sino porque en la cumbre de su talento demostró que se podían hacer grandes películas con poca cosa. Desde entonces hay mucho paquete suelto por ahí que se piensa que pensando cuatro diálogos rápidos llenos de palabrotas, una historia de mafiosos llena de frikies, actores conocidos que no estén pasando por su mejor momento y un montaje que trocee las escenas desordenándolos ya tiene algo del nivel de “Pulp Fiction”. Pues no. En esta ocasión el aprendiz de Tarantino se llama Aaron Harvey y debuta como director con esta película. Te podías haber quedado en Wisconsin, macho (o de donde seas) porque Menudo truño has plantado. Nivel de truño: cómo será la cosa que Ramón Langa se negó a poner su voz a Bruce Willis. Una historia absurda, unos protagonistas ridículos y un desarrollo a medio camino entre la paranoia y la ciencia-ficción. Demasié para mí, que cada vez voy teniendo menos aguante para estas tonterías. La presencia de caras conocidas (con manifiesta desgana, como pensando ¿en qué estaría pensando cuando firmé?) no sirve de atenuante, más bien al contrario. Entre la bala y la pared La película promete más de lo queda, y termina siendo lenta y dolorosa como una tortura. Lenta porque transcurren los minutos y no pasa nada, dolorosa porque ves desperdiciado el talento que los actores pueden demostrar y la película no les permite. La cinta pretende ser como 'Reservoir dogs' y no es más que una burda imitación, con diálogos demasiado densos, indigeribles y sin brillo. Una escuela muy difícil la de Tarantino, la alta escuela, en la que sólo se doctoran tipos como él mismo y Guy Ritchie. Lo único que merece la pena es la primera escena y la actuación de Forest Whitaker, buena en la mayor parte de la película. Me da pena y rabia ver a un Bruce Willis descafeinado dando tumbos, deambulando y subiéndose al primer tren que pasa como si no tuviera buenos proyectos entre manos. Entre la bala y la pared

El Padrino: Parte II

Crimen Drama
8.5

Continuación de la saga de los Corleone con dos historias paralelas: la elección de Michael Corleone como jefe de los negocios familiares y los orígenes del patriarca, el ya fallecido Don Vito, primero en Sicilia y luego en Estados Unidos, donde, empezando desde abajo, llegó a ser un poderosísimo jefe de la mafia de Nueva York. El Padrino The Godfather: Part II El Padrino Critica: Si a mi me preguntasen si una de las dos partes de El Padrino es mejor que la otra, hace unos años habría dicho que la I, pero tras revisionarla varias veces, me he dado cuenta de que no pueden separarse, pues las dos alcanzan unas cotas de perfección en todos los aspectos casi nunca alcanzadas en el cine. Son dos historias aparentemente indepenientes una de otra, pues ocurre en lugares distintos, los protagonistas cambian en su gran mayoría y las tramas son diferentes. Pero hay un nexo de unión: Michael Corleone. El Padrino Ambas peliculas nos muestran a la Mafia en sus altas esferas, pero esta segunda parte nos muestra sus consecuencias. Aquellos que decían que la primera parte glorificaba a los gangsters tuvieron su reprimenda, pues esta cinta muestra para mi el desencanto del propio Coppola con su famosa trilogía, pues hizo la película casi obligado, y estuvo a punto de ser sustituido del mando de la pelicula por un entonces joven Martin Scorsese. Mucho más oscura, y con una trama quizás más negra y complicada, Coppola nos empieza mostrando a un Michael en el cénit de su poder, temido por todos, y nos acaba demostrando un Michael desgarrado por el dolor, convertido en un asesino que no tienen en cuenta ni la propia sangre, y anteponiendo la Familia a la familia. El hace las cosas ciegamente, pensando en que eso puede beneficiar a su familia, cuando en realidad lo que hacen es distanciarlo más y más, pero cuando se da cuenta es demasidao tarde... Y a todo ello se le añade el nacimiento del primer Don Corleone. Una historia que por sí sola alcanza una profundiad que para sí quisieran bastantes películas. Y una ambientación única, que sirve de constraste para mostrar las formas de ser de padre e hijo, uno basado en el honor, y el otro en el mero asesinato y el miedo. Aunque también esta película es una crítica a una sociedad americana que ocultaba sus problemas bajo una capa de corrupción de la que poco se sabe. El Padrino

Transformers - La venganza de los caídos

Acción Aventura Ciencia ficción
6

Dos años después de derrotar a los Decepticons, las vidas de Sam y los Autobots han cambiado mucho. Mientras Sam se prepara para ir a la universidad, sus amigos robots se han integrado en una fuerza de élite que captura a enemigos renegados. Pero todo cambia con la llegada de un malvado enemigo que, con un enrevesado plan, planea un nuevo alzamiento de los Decepticons. La humanidad vuelve a estar en peligro, y Sam y los Autobots tendrán que formar una vez más equipo para salvarla. Transformers: Revenge of the Fallen Transformers Critica: Qué mérito tiene Megan Fox? Que está buena, cierto (como también alguna secundaria de la peli). Aquí se acaban los méritos, pues los interpretativos no es que sean malos, es que son nulos (de hecho, creo que no aparecen actores en esta película, sino sólo robots). Alabo las virtudes físicas de Megan Fox; sin embargo, a la vez me pregunto con cierta lástima qué se exige hoy de una actriz en películas como éstas. Porque, por un lado, tienen que cautivar, seducir, excitar; pero, por otro, esto es "cine familiar": hay cosas que no se pueden enseñar más allá de la ropa ajustada y de revolcarse (vestida) en la arena del desierto (¡oh, la moral!). Seducción que encubre mojigatería e interpretaciones que no aportan nada: no se pide más a una actriz de Hollywood. Transformers ¿Qué mérito tienen los efectos especiales? No acabo de pillar qué entendemos por buenos efectos especiales: ¿aquellos que son tan mareantes que consiguen envolver al espectador hasta hacerle olvidar lo vacía que está una película? El tirar de ordenador para hacer cine se agradece cuando sorprende, cuando sobrecoge. Lo que en "Transformers 2" no se consigue ni por asomo. ¡Que se enteren! ESTOS EFECTOS ESPECIALES ABURREN, además de dejar "knock out" al respetable (que no respetado) espectador. Uno desconecta cuando dos de estas grandes máquinas empiezan a darse de mamporros porque no sabe lo que pasa, ni quién arranca la cabeza a quién, ni quién lanza a quién más allá del horizonte sobre una bandera de los Estados Unidos que ondea en llamas con un efecto especial hecho con la última tecnología . Transformers

El agente de C.I.P.O.L.

Acción Aventura Comedia
7.1

Guerra fría, años 60. Narra las aventuras de dos agentes secretos que se parecen más de lo que creen: Napoleon Solo, de la CIA, e Illya Kuryakin, del KGB. Ambos se ven obligados a olvidar sus diferencias y formar un equipo cuya misión será poner fin a una misteriosa organización criminal internacional que pretende desestabilizar el frágil equilibrio de poder provocado por la proliferación de las armas nucleares. La hija de un científico alemán desaparecido es la clave para infiltrarse en la organización, encontrar al científico y evitar una catástrofe mundial. The Man From U.N.C.L.E Operación U.N.C.L.E. El agente Critica: Puestos a etiquetarla "Operación U.N.C.L.E." es una comedia de acción, una peli de espías, una gran "buddies movie" y, por encima de todo, un exitoso ejercicio de estilo con el inconfundible sello de su director Guy Ritchie -"Lock & stock and two smoking barrels", "Snatch, cerdos y diamantes"-; dos superagentes enemigos, pero condenados a entenderse, deberán enfrentarse a una imposible organización de nazis sesenteros cuyas actividades amenazan, como no podría ser de otra manera, el frágil statu quo global surgido del final de la Segunda Guerra Mundial. El agente Con estas premisas, y un más que efectivo empleo de recursos históricos, la acción se desenvuelve con soltura y, como adelantaba antes, toneladas de estilo, entre temazo y temazo musical y chistes y otras situaciones -algunas, en realidad, nada chistosas, porque los malos son malísimos- que aprovechan cada uno de los tópicos de sus géneros de referencia y de la época de su ambientación, ora potenciándolos, ora desmontándolos, en pro de un resultado que, si bien no puede tildarse de original, ni mucho menos de arriesgado, es indiscutiblemente entretenido, divertido, y diría yo que hasta brillante; atentos a la presentación de personajes -de casi todos-, a la primera persecución de la película, y a tres o cuatro escenas largas que son verdaderamente antológicas. El agente Un filme, pues, harto recomendable, en el que Henry Cavill, ya para siempre Superman y cada vez más uno de mis nuevos actores favoritos, merece una mención muy especial por aceptar y superar con creces el reto de desupermanizarse mediante un ejercicio de elegante y serena autoparodia especialmente meritorio, a mi juicio, por haber sido llevado a cabo -al contrario de lo habitual-, en medio de la curva ascendente, y no de la descendente, de su fulgurante carrera al estrellato.El agente Esta ha sido mi centésima crítica, y por ello -excepcionalmente- me permito el lujo de apelar a la empatía de aquellos amables lectores que estén pensando pulsar en el "No" para invitarles a que reflexionen sobre si de verdad este texto, que me ha llevado una hora redactar y solo expresa una opición personal, les ha molestado tanto como para manifestar un mensaje tan directo en inherentemente deprimente, para el autor, como es un voto negativo. En pro de la convivencia. El agente