Justice Society: World War II

7
Mientras acelera para ayudar en una batalla improvisada, Flash arde y atraviesa la barrera del tiempo, solo para encontrarse con su antecesar en medio de la Segunda Guerra Mundial. Es aquí donde Flash conoce a la Mujer Maravilla y su equipo secreto, conocido como la Sociedad de la Justicia de América. ¡Sé testigo de las furiosas mareas de la guerra, el combate apasionante y la velocidad del valor mientras Flash lucha por volver a su propia línea de tiempo!Justice Society: World War II Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Justice Society: World War II
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Español Latino 27/04/2021 1.45 GB 991 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Pixeles

Acción Ciencia ficción Comedia
5.6

Pixels cuenta como unos extraterrestres malinterpretan las imágenes de las máquinas recreativas como una declaración de guerra y deciden atacar la tierra, empleando dichos juegos como modelos para el asalto. El presidente de EEUU, Will Cooper (Kevin James), recurre entonces a su gran amigo de la infancia y campeón de las maquinitas de los años 80, Sam Brenner (Adam Sandler), quien actualmente trabaja como instalador de sistemas de home cinema, para encabezar un equipo de expertos jugadores de su época (Dinklage y Gad) cuya misión será derrotar a los extraterrestres y salvar al planeta. Monaghan interpreta al experto en armas del equipo. Pixeles Critica: El hecho de que te sepas de “pe a pa” lo que va a suceder en una película del estilo de ‘Pixels’ no debería ser un inconveniente para disfrutar de una entretenida película de verano que no tiene una mayor pretensión que la de generar risas en la sala de cine. Pero lamentablemente, como viene sucediendo con muchas de las películas de Sandler en los últimos años, el planteamiento es mucho más original y divertido que lo que ofrece la película. Y él, vuelve a ser un gran obstáculo para que todo funcione. Pixeles Debo explicarme mejor: creo que el principal problema de ‘Pixels’ es Adam Sandler, a mis ojos un tanto quemado. ‘Pixels’ va sucediendo ante nuestros ojos con el humor característico sus películas cuando es un tipo que ha ido perdiendo gracia a raudales. Sandler está tan pasivo que cualquiera hubiera podido hacer mejor su papel. Al centrarse la acción en él, genera una sensación de cansancio, de hastío ante su parte inicial. Lo que conlleva a que ‘Pixels’ tarde demasiado tiempo, casi una eternidad, en entrar en materia. Pixeles La película decide ponerte en precedentes, tomarse su tiempo, para que sepas minuto por minuto lo que va a suceder a continuación, quitando cualquier atisbo de sorpresa y dificultando el paso de los chistes. Para cuando llega la acción, casi una hora de película, el grado de interés con el que haya llegado el espectador juega un papel importante. La película apela a tu nostalgia, a aquellos maravillosos años 80-90 y sus míticos videojuegos. Apela a tu lado friki. Pixeles A partir de ahí no es que la película sea una maravilla pero por lo menos es más dinámica, con otra velocidad y con los efectos especiales que llevábamos esperando (no en vano, es lo que la gente va a ver cuando se mete al cine a verla). Es donde ‘Pixels’ funciona. Pixels

Sin City 2: Una dama por la cual mataría

Acción Crimen Suspense
6.3

En las sórdidas calles de Sin City, un hombre busca su venganza. Dwight trata de ajustar cuentas con la misteriosa Ava Lord, la letal mujer que le traicionó. Nancy intenta superar la muerte de Hartigan, y Johny tiene una peligrosa misión: acabar con el mayor villano de Sin City. En su propósito, conocerá a la joven stripper Marcy. Sin City Critica: Cuando en 2005 apareció en cines "Sin City", se convirtió rápidamente en un éxito gracias a su combinación de sólida narrativa, imponente aspecto visual y un reparto de altura. Con el paso de los años aquel film ha demostrado saber mantenerse fresco, algo que jamás le sucederá a esta secuela tardía que firman Robert Rodriguez y Frank Miller a cuatro manos, como la original, donde también participó Tarantino. No sé si porque falta este último o porque sencillamente la cosa llega demasiado tarde, pero esta "Una dama por la que matar" demuestra el declive de sus dos responsables, como si hiciera falta algún tipo de confirmación tras sus esfuerzos individuales recientes (la infame "The Spirit" de Miller y la floja "Machete Kill" de Rodríguez). Si le sumamos a todo esto que las ideas son bastante escasas, tenemos un combo ideal: una secuela innecesaria en la que, no obstante, brillan algunos momentos individuales. Sin City "Sin City: Una dama por la que matar" nos vuelve a mostrar a algunos de los personajes del film original, pero son justamente éstos los que tienen las historias menos interesantes, recayendo lo mejor del film en las nuevas presencias. Eva Green, destinada a salvar casi cualquier película floja en la que aparece, tiene aquí un papel hecho a su medida, el de una femme fatale que saca provecho de su imponente físico para volver locos a los hombres y llevarlos a la perdición, previa manipulación en favor de sus intereses, claro está. Cada vez que aparece en pantalla el blanco y negro se resquebraja para mostrar tonalidades de grises, adquiriendo el film una inyección de vida que el resto de sus minutos apenas pueden rozar. Sin City Otra buena incorporación es la de Gordon-Levitt, con un personaje al que se le dedican pocos minutos pero que ofrece suficientes impulsos como para verdaderamente merecer la pena. La historia de la película es la de un barco a punto de hundirse: personajes que circulan por el borde de la desesperación en una ciudad del pecado en la que el mayor 'pecado' es, en efecto, la propia existencia de un producto que nace como una extensión a favor de explotar una marca pero que llega extraordinariamente tarde y es incapaz de alcanzar los registros de la original a cualquier nivel posible. Rosario Dawson, Juno Temple y Eva Green hacen lo posible por despertarnos de nuestro letargo pero la película apenas roza el aprobado. Se puede ver, como ocurría con "300: El origen de un imperio", pero ambas están tocadas de muerte por el mismo arma: ser incapaces de estar a la altura de la obra precedente, pareciendo realizadas por gente ajena a ese mundo. En el caso de "300" se podía entender, pero aqui, no. Sin City

Ferry

Acción Crimen Drama
7.2

Antes de crear un emporio de la droga, Ferry Bouman vuelve a su ciudad para vengarse. Allí se pondrá a prueba su lealtad y el amor le cambiará la vida.Ferry Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Ferry

Deathstroke: Knights & Dragons - The Movie

Acción Animación
8.3

Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.

Batman vs. las Tortugas Ninja

Acción Animación Familia Fantástico
7

, Shredder, quien aparentemente ha formado equipo con Ra's Al Ghul y la Liga de Asesinos para poner en jaque a Gotham. Batman y las Tortugas Ninja Critica: Lo más extraño de que exista un film de animación -y un comic, claro- titulado 'Batman contra las Tortugas Ninja' no es que exista la película en sí misma. A fin de cuentas, en sus más de 70 años de tebeos, películas y series televisivas, el Caballero Oscuro ha compartido carteles y portadas con Tarzán, Predator, Alien, Bruce Lee y el Avispón Verde, o incluso Scooby Doo y su pandilla. Lo verdaderamente extraño de 'Batman contra las Tortugas Ninja' es que una minoría de fans -perdón, quise decir haters- tengan la desfachatez de rebatir que, tras ver esta nueva película animada de Warner Bros y Dc... ¡esperaban algo más! ¿Pero quién en su sano juicio esperaría de un crossover entre Batman y las Tortugas Ninja algo que no sea una simpática chorradita? Sólo por ver a Bane rompiéndose la rodilla al tratar de partirle la espalda a una tortuga o a Batman peleando contra Shredder ya valen la pena estos 80 minutos que pasan en un suspiro. Por raro que suene, el mejor cebo para esta reunión no es el de ver a Batman, Robin y Batgirl arrimar fuerzas junto a los quelonios mutantes, sino comprobar la compatibilidad de dos archienemigos clásicos -R'ash al Gul y Oroku Saki 'Shredder'- y sus respectivos ejércitos: la Liga de Asesinos y El Clan del Pie. No faltan tampoco los cameos obligatorios en todo relato que nos traiga de vuelta a Gotham City: Joker, Mr. Freeze, Bane, el Espantapájaros, Harvey dos Caras, Poison Ivy y Harley Quinn. Todos son infectados por el efecto del moco verde que Shredder utiliza como moneda de cambio para que Rhas le revele la ubicación del pozo de Lázaro. No tiene sentido esperar aquí un evento que trastoque la vida del Hombre Murciélago. No lo hay. Ni hay sofisticadas técnicas de animación al servicio de una trama absorbente. Pero distracción sí hay por un tubo. Para bien o para mal, y según los ojos con que la mires, 'Batman contra las Tortugas Ninja' es justo lo que crees. Sin trampa ni caparazón. ¿Eh, lo pilláis? ¡sin trampa ni caparazón! jajajaja ¡Joder, qué ingenioso soy!

Kenshin, el guerrero samurái

Acción Aventura Drama Historia
7.6

Kenshin Himura (Takeru Sato) es un famoso samurái conocido por su destreza con la katana y su frialdad a la hora de matar. En el pasado estuvo al servicio de los Ishin Shishi, un grupo de patriotas que luchaban para devolver el poder al Emperador, librando cientos de batallas y cobrándose muchas vidas. Pero tras terminar todos los enfrentamientos, jura no volver a matar y decide pasar al anonimato para dedicarse a viajar por el país como un vagabundo ayudando a quien lo necesite, como penitencia por todas las muertes que provocó. Diez años después, en 1878, Kenshin llega a Tokio donde conoce a Kaoru (Emi Takei), quien le invita a quedarse en su dojo hasta que decida volver a vagabundear. Sin embargo, el pasado que Kenshin intentó dejar atrás pronto volverá para cobrarse venganza contra él. Adaptación del manga de Nobuhiro Watsuki.Kenshin, el guerrero samurái Critica: Adaptación "Live Action" del manga y anime del mismo nombre ambientado en los primeros años de la era Meji en Japón, y que a pesar de contar con licencias, nos traslada de manera bastante fiel al primer arco argumental de la serie. Este tipo de adaptaciones siempre me han causado autentico pavor, son muchos los ejemplos de adaptaciones de mangas, videojuegos, u otras series de dibujos, que han sido auténticos despropósitos, y que han tomado pilares básicos de nuestra gloriosa infancia, y los han destrozado sin piedad (Dragon Ball Evolution por poner algún ejemplo). El problema reside en encontrar el difícil equilibrio entre la fidelidad al material original, y la adaptación a la acción real. Si se es excesivamente fiel, el resultado puede resultar demasiado pintoresco, trajes con colores chillones, peinados imposibles, tramas y diálogos infumables... en definitiva, tendremos la sensación constante de estar viendo un "fan made", lleno de frikazos disfrazados. Si por el contrario se opta por adaptar demasiado a la acción real, todos los cambios que faciliten el cambio pueden difuminar la esencia de lo que se está adaptando, y que quede poco que nos recuerde nuestra querida serie, o incluso que veamos insultada su memoria. En Rurouni Kenshin casi hemos conseguido este equilibrio, y digo casi porque podría ser mejor, pero también bastante peor.Kenshin, el guerrero samurái