La vida es un rodeo

7.1
Tras un accidente que la deja en una silla de ruedas, una campeona de los rodeos promete volver a subirse a su caballo y competir de nuevo. Basada en una historia real. La vida es un rodeo Critica: Anda. Montar. Rodeo. es una película de tanta sobre la superación humana y el coraje ante la adversidad. Nada nuevo bajo el sol. De hecho, es un telefilme puro y duro de sobremesa, de esos de echarse unas lágrimas (o unas risas, vaya usted a saber) con el café sentados en el sofá. La dirección es plana, el guión es tópico a más no poder y la mayoría de actores parecen más modelos que otra cosa. Aun así, la película no ofende, no tiene nada realmente malo, se deja ver bien y es entretenida, y cuenta con una protagonista, Spencer Locke, que no es que sea Glenn Close pero por lo menos pone bastantes ganas y alma a interpretar a Amberley Snyder. Fabulosa banda sonora country con grandes estrellas del género (muy conocidos para los que estén un poquito puestos en esta música, como Dixie Chicks, Rascal Flatts o Sugarland) para una película normalita, muy telefilmesca, pero que no insulta nuestra inteligencia y no resulta ofensiva. Lo mejor: Su banda sonora, el trabajo de Spencer Locke y que no engaña a nadie. Lo peor: Lo mismo, que es lo que es, y que no es más tv movie porque no puede.
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Español Latino 06/03/2020 1.77 GB 784 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Fin de siglo

Drama Romance
7.2

Dos hombres se encuentran en Barcelona y, después de pasar un día juntos, se dan cuenta de que ya se conocieron hace veinte años. Fin de siglo Critica: Los encuentros fugaces en el cine permiten a sus artífices la recreación de pequeños cosmos cuyas puntas de lanza suelen ser el arco dramático de los protagonistas y la intensidad emocional. A menudo, se concretan en desafíos verbales ("Antes del amanecer", de Richard Linklater), la exhibición impúdica de los cuerpos coincidentes ("En la cama", de Matías Bize, y su innecesario "remake", "Habitación en Roma" de Julio Medem; y, sobre todo, "Théo & Hugo: París 5: 59" de Ducastel y Martineau) y la angustia por el encierro ("Saw" de James Wan). Esta ópera prima de Castro no aprovecha ninguno de los rasgos mencionados: su estilo impersonal dificulta la creación de personajes atractivos, a los que encarnan (es un decir) Barberini y Pujol con muy poca convicción y ninguna química; su narración visual es plana; y los diálogos no pueden fluir porque son impostados y muy manidos. En cuanto a la angustia, se apunta en la segunda parte de la historia, cuando Barberini podría despuntar, pero el realizador tampoco sabe cómo equilibrarla por sus limitaciones en la dirección de actores y lo paupérrimo de la dirección de arte. Aun así, secuencias como la invitación de Barberini a Pujol a visitarle, o el ensayo de Maestro mientras Barberini se recupera de una indisposición podrían haber sido jugosas si Castro hubiera "copiado" a Rohmer o, como mínimo, a Álvaro Fernández Armero...

El secreto de Adaline

Drama Fantasía Romance
7.4

Adaline Bowman (Blake Lively), nacida a comienzos del siglo XX, adquiere a los 29 años la eterna juventud tras un accidente. Tras años de vida solitaria y permanecer con la misma edad durante 8 décadas, conoce a Ellis Jones (Michiel Huisman), un hombre por el que podría merecer la pena perder la inmortalidad. The Age of Adaline Adaline Critica: La historia comienza con un milagro. Milagro, no ciencia-ficción (for Christ's sake!). Lo relatado brevemente por la voz en OFF sirve de pretexto para introducirnos en una historia fantástica, y la fantasía sirve aquí a dos propósitos a mi humilde entender. El primero consiste en explorar la idea de alguien "condenado" a jugar con la eternidad en medio de personas acosadas por el tiempo. Y el segundo, meter el amor en todo lo anterior. En su primer tercio la película pertenece por entero a Adaline. En ella se impone la pauta a seguir década tras década y que consiste en mudanzas, generaciones y generaciones de Spaniels y ni una sola persona salvo su propia hija. La segunda es la más intrascendente y convencional. Corresponde al romance con Ellis. La protagonista empieza a dejar de lado algunas de las constantes de su esquema vital. Y un tercer acto donde todo ese esquema se viene abajo, y donde la película gana enteros gracias a un giro inesperado (al menos si no te has fagocitado el trailer) y a un soberbio Harrison Ford, totalmente creíble a la hora de transmitir el descarrilamiento sentimental de su personaje. Adaline Blake Lively casi perfecta en su papel de "joven" y sabia, de gestos necesariamente livianos, tiernos pero fríos. Huisman sólo correcto, aparenta un primerizo al lado de la madura mujer que pretende. Ellen Brustyn brillante y desconcertante como hija que aparenta ser abuela. Adaline La película es elegante, gustará no sólo a mucho público femenino, también a muchos estetas. Aparte de su belleza superficial consigue rasgar algo sobre la cuestión de fondo que ofrece su premisa, lo cual es decir bastante tratándose del género romántico y más tratándose de Hollywood. Te haya gustado o no la película, como mínimo hay que agradecerle el que Harrison Ford haya dado una de sus mejores interpretaciones recientes. Para algunos espectadores será la típica historia de amor chico-chica hollywoodiense. Personalmente creo que el romance Adaline-Ellis es secundario, otro pretexto, un hilo conductor en el viaje a través de la inmortalidad de su protagonista, y que la película ofrece en realidad un poco más de lo que pretende, que no es emular a Bergman o a Angelopoulos. Adaline

La mujer en la ventana

Crimen Drama Misterio Suspense
6.3

La Dra. Anna Fox, que sufre de agorafobia, pasa sus días encerrada en su casa de Nueva York, bebiendo vino mientras ve viejas películas y espía a sus vecinos. Un día, mientras mira por la ventana, ve algo que sucede enfrente de su casa, en el hogar de los Russell, una familia a la que todo el barrio toma por ejemplar.La mujer en la ventana Critica: speraba con muchas ganas y expectativas esta película. En parte por su semejanza argumental(a priori) con una de mis películas favoritas, "La Ventana Indiscreta", y en parte por el buen elenco de actores con el que cuenta, además de un director que siempre nos ha dejado películas interesantes y de nivel. Durante la primera hora de película podía conformarme con lo que estaba viendo, no al nivel de las expectativas que traía, pero sí me parecía algo aceptable. Sin embargo, la última media hora es un bochorno, de lo peor que he visto en los últimos años. Hay un punto donde la película pasa de ser un thriller aceptable a ser una película de terror barata para adolescentes de 14 años. Y todo ello con giros de guión sacados de absolutamente ningún sitio. La película comienza con una de las escenas más conocidas de "La Ventana Indiscreta", lo que ya en sí me parece un descaro siquiera compararse o referenciarse con tal obra maestra, a la que esta película ni se parece ni le llega a la suela de los zapatos. Además le copia planos de manera descarada, algo que seguramente esté hecho a propósito como "referencia" pero que lo único que consigue es desmerecerla. Por sacar algunas cosas positivas, la actuación de Amy Adams es bastante buena, así como la de Gary Oldman durante las pocas escenas que tiene(el resto del reparto sin más, nada que merezca demasiada reseña). Además, como ya he dicho antes, la primera hora es bastante digna, aportando una tensión medida y adecuada y una intriga interesante. Una pena que llegado un punto alguien(¿de Netflix?) decidiese que lo mejor era volar por los aires la película y convertirla en un entretenimiento pobre más de los que Netflix saca a patadas.

1917

Acción Bélica Drama
8

Nos encontramos en el año 1917. La Guerra Mundial amenazaba con cambiar, para siempre, el orden mundial. Ante la amenaza que se cernía, Estados Unidos decidió entrar en el conflicto con el objetivo de desequilibrar la balanza que caracterizaba a la contienda. 1917 Critica: Llevaba varios meses, esperando con ganas el estreno de la nueva película del gran Sam Mendes. Un director, que creo que no se le escapa a nadie, tiene un talento brutal. Con películas anteriores magnificas, como Revolutionary Road, de mis favoritas, o Skyfall y la ya mítica American Beauty. La cuestión, es que con 1917 se nos planteaba algo muy interesante. Una película bélica para la que la gran novedad sería el uso total y continuo de un plano secuencia durante todo el metraje. Muy curioso sobre el papel, pero con sus problemas como comentare más adelante. Los puntos fuertes de la película son varios, pero si hay que definir con una palabra a 1917 es INMERSIÓN. La brutal capacidad de Mendes para introducirnos en una guerra sin tapujos es algo que le da mucha fuerza al conjunto. La película se nutre de situaciones tensas y muy trabajadas por el director propias de un conflicto así. Con un sonido de Oscar, una autentica pasada que nos hace sentir cada bala y explosión como si estuviera pasando enfrente de nosotros. Es una experiencia total, en ese sentido no hay nada que discutir. Ahora, es cuando entro a la parte espinosa que muchos querrán esquivar. Para mí lo más importante en una película, y con diferencia, es el guion. Es el centro de todo, lo que decide si vale la pena perder 2-3 horas de tu tiempo. Bien, pues 1917, en ese sentido, me ha decepcionado profundamente. La historia no va a ningún lado, es simple, llegar del punto A al punto B. Es una mera excusa para el lucimiento técnico de la película, porque realmente, no se nos cuenta demasiado. De hecho, es resumible en un par de frases. En ningún momento hay sorpresas, o un buen desarrollo de personajes.

Lo mejor de mi vida

Drama
7.2

Historia de la relación entre un padre y su hija a lo largo de 25 años. Todo comienza en Nueva York en la década de los 80, donde Jake Davis (Russell Crowe), novelista ganador del Pulitzer y viudo reciente tras la muerte de su esposa, lucha contra una enfermedad mental al tiempo que intenta criar a su hija de cinco años. Fathers and Daughters Lo mejor de mi vida Critica: Independientemente de alguna pega que se le puede poner a esta película en cuanto a que algunos de los personajes se retratan de una sola pieza —sin matices ni contradicciones— y de la ducha escocesa de emociones que a algún sector del público le puede contrariar, ésta es una película que funciona muy bien y que creo cumple los objetivos previstos en su diseño: Habrá espectadores que se sientan identificados con alguno de los protagonistas, nos hace reflexionar, nos emociona —aunque la emoción, como el miedo, es libre— y reivindica la vida. Lo mejor de mi vida El gran mérito de la película es su construcción, que permite que funcione tan bien, ya que para contar la historia, que se compone, a su vez, de dos historias distanciadas en el tiempo —una de las cuales condiciona a la otra—, renuncia a hacerlo cronológicamente, y opta por entremezclarlas, pero no en grandes bloques como estamos acostumbrados a ver en la utilización de "flashbacks", sino prácticamente mezclando las secuencias de cada historia, una a una: A cada secuencia de la primera historia le sigue una secuencia de la segunda. Lo mejor de mi vida Eso que se dice muy fácil es muy difícil de llevar a la práctica, porque lo normal sería que hubiese alguna secuencia que ofreciese dudas acerca de a qué historia pertenecía, con la consiguiente desorientación, y la película empezaría así a venirse abajo. Para evitar estas posibles confusiones se utiliza un recurso, que es el de que cada historia se cuenta desde el punto de vista de uno de los dos protagonistas de la relación que da título a la película: "de padre a hija". Es decir de la primera historia no sabemos nada ni lo sabemos antes de lo que lo sabe el padre —sólo sabemos lo que sabe él—, y de la segunda no sabemos nada ni lo sabemos antes de lo que sabe la hija cuando ya es adulta. Así la estructura acaba resultando de una claridad meridiana porque en ninguna secuencia van a coincidir el padre y la hija adulta. Lo mejor de mi vida

Chicas perdidas

Drama Misterio Suspense
6.1

Cuando la hija de Mari Gilbert desaparece, la inacción policial lleva a que sea ella quien comience una investigación particular en la isla de Long Island en la que Shannan fue vista por última vez. Su búsqueda saca a la luz más de una docena de trabajadoras sexuales que han sido asesinadas. Chicas perdidas Critica: Notable documentalista, el desembarco de Liz Garbus en el largometraje con ‘Chicas perdidas’, producción original de Netflix, aborda la tragedia de los desaparecidos. Lo hace situando a sus familiares en el punto de mira. Basada en una historia real, presenta un producto aseado, aunque en ningún caso destacado. Amy Ryan da vida a una mujer que, tras la volatilización de su hija mientras ejercía la prostitución en una elitista urbanización, va a navegar contracorriente, enfrentándose a la policía. Un caso de desaparición a partir del cuál van a aflorar una serie de crímenes dirigidos hacia trabajadoras del sexo. Garbus trata la soledad a partir de dos vertientes. De un lado el desamparo de una madre ante la inacción policial. Una falta de arrojo e indiferencia personificada en el comisario al frente del caso (Gabriel Byrne). Byrne aporta a su actuación ese aire de incompetencia burocrática capaz de sacar de sus casillas a cualquiera. Ejemplo paradigmático de un orden de cosas atrofiado y disfuncional, encuentra en familias desestructuradas terreno abonado. Chicas perdidas La razonable indignación de la protagonista con un sistema que la deja sóla, convive en ‘Chicas perdidas’ con el desamparo que siente al enfrentarse a sus propios demonios interiores. A un pasado de lado oscuro que la atormenta. Son sensaciones intransferibles. No encuentran comprensión ni solidaridad en sus seres queridos. Ahí Garbus muestra un encierro mucho más duro, una soledad desgarradora. La vinculación existente entre la clase social de las víctimas y la dispar atención proporcionada por las autoridades, desfilan sin la profundidad exigible a un asunto capital. Valoro la honradez de la propuesta. Pero al no acertar con el tono, se queda en la reivindicación, sin traspasar el umbral de la lucidez. Chicas perdidas La tensión dramática flojea en esta película de buenas intenciones, quedándose a medio camino.