Los ilusionistas 2

6.8
Un año después de despistar al FBI y conseguir la admiración del público con sus espectáculos mentales, los cuatro jinetes vuelven a la luz pública, pero un nuevo enemigo se propone arruinar su golpe más espectacular y peligroso hasta la fecha... Secuela de "Ahora me ves" del 2013.Los ilusionistas 2 Critica: Creí que con tan buenos actores y una idea de fondo tan atractiva y divertida, habrían aprendido la lección y esta vez el guión sería más sólido y no la película llena de trampas que fue. pero, cae en los mismos problemas, incluso magnificados. Si te gusta el cine para no pensar, y eres capaz de ello, la película te parecerá entretenida, si como yo, eres incapaz de ver una película sin intentar desentrañar los fallos de guión, te parecerá tan inconsistente como la primera. Y es que de nuevo confunden magia con mentir al espectador.Now You See Me 2 Ambientada un año después de los acontecimientos de la primera, cuenta con Lizzy Caplan como nueva "Jineta" tras la renuncia de la actriz Mélanie Laurent. Arranca con los jinetes huidos y con el agente del FBI que los dirige intentando despistar a sus compañeros. Cuando intentan reaparecer de nuevo con un espectáculo, son traicionados por un nuevo enemigo, interpretado por Daniel Raccliffe que los desenmascara a todos ellos, incluido al agente Dylan. Los ilusionistas 2 Lo mejor son de nuevo las interpretaciones y el ritmo alto que tiene la película, lo peor es de nuevo el guión y sus continuas incoherencias y lagunas narrativas que detallo en spoilerNow You See Me 2
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 14/04/2021 1.98 GB 414 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

The Room

Ciencia ficción Drama Misterio Suspense
6.1

Matt y Kate compran una casa aislada. A medida que se mudan, descubren una habitación extraña que les da un número ilimitado de deseos materiales. Pero, como Kate ha tenido dos abortos involuntarios, lo que más extrañan es un niño. The Room Critica: Tras trece años alejado del cine, el director francés Christian Volckman regresa a la gran pantalla con ‘The room’. Reconocido por el manejo de la captura de movimiento en sus trabajos de animación, que aplicara en su ópera prima ‘Renacimiento’, se aproxima al género de la ciencia ficción más allá del mero thriller, componiendo una aguda crítica social. Kevin Janssens y Olga Kurylenko dan vida a una pareja que se traslada a una apartada casa. Necesitada de reformas, mientras realizan labores de intendencia, van a descubrir un habitáculo que ofrece a sus moradores aquello que deseen. Convertida en una lámpara de Aladino, a la orgía materialista en la que sucumben los protagonistas le seguirá una progresiva ansiedad, conforme esa habitación va destapando sus secretos. The Room Del éxtasis se pasa a la angustia sin solución de continuidad. Una resaca en toda regla que el dúo protagonista equilibra con circunspectas interpretaciones. Volckman somete el instinto maternal, el deseo de ser madre al escrutinio del psicoanalista. Y el complejo de Edipo emana en una atmósfera opresiva. Miedos, incertidumbres, dudas existenciales desfilan ante la cámara de un creador al que se le atisba cierta finura, mientras sus personajes viven su particular descenso a los infiernos al confundir lo terrenal con lo espiritual. Buscando la sorpresa y el deleite por encima de la excelencia, ‘The room’ se modela como una obra de género, nutriéndose de los consiguientes giros de guión. Un artificio al uso para mantener la atención del espectador. The Room La puerta que abre paso a morada tan singular, posee figuras que bien podrían formar parte de una novela de Dan Brown, con su Robert Landong desentrañando (o inventando) aquello que parece ilegible. Al igual que el enjambre de cables que envuelve la mansión, un holograma en toda regla que Volckman no aclara. Ni le da más trascendencia que lo meramente formal. Un ejercicio de estilo tan barroco como inane.

Ninja II: El guerrero silencioso

Acción Crimen Suspense
6.2

El maestro de ninjutsu Casey está de vuelta y en busca de venganza, luego de que asesinaron a su esposa embarazada. Ninja 2 Ninja Critica: Segunda parte de las aventuras de Casey Bowman (Scott Adkins), un norteamericano (¿o hará de británico?) que es un verdadero maestro de las artes marciales. El tipo tiene un dojo en Osaka y una mujer japonesa, o sea, que está como se supone que deberían quedar en el futuro Ranma Saotome y Akane Tendo, con su gimnasio y todo. Pero a partir de aquí se masca la tragedia. Para ser sinceros, el espectador mínimamente acostumbrado a los clichés de este género de peleas sabrá qué es lo que va a pasar en prácticamente todo momento, incluida la "sorpresa" final que la ves venir desde el primer instante. Ninja Pese a lo dicho y aunque su trama es de los más obvia, puesta al servicio de combate tras combate de Scott Adkins, no pueden faltar las típicas escenas de relleno con mamporros, por ejemplo en un bar, para que se luzca el protagonista, pese a esto, es una película entretenida y bien coreografiada, aunque yo hubiera prescindido más de la cámara lenta. El talento natural de Adkins y algún otro luchador hacen el resto. Nada que ver con la original de "Ninja" (2009), con el mismo actor protagonista y director, un Isaac Florentine que se olvida de sectas y cajas mágicas para centrarse en la venganza personal. Ninja No comprendo como mientras todos los fans de Scott Adkins (o del personaje de Yuri Boyka) se mueren por ver la secuela de Undisputed 3, éste se decidió por trabajar en este filme de serie B, de igual manera tampoco se entiende que Isaac Florentine haga lo mismo y no se acoja al clamor de los fans. Solo como justificativo sería que esta película podría ser como un abreboca para Undisputed 4, mostrando a un Adkins en todo su esplendor marcial, porque realmente no hay argumento que difiera de las películas Ninja tan cutres que mirábamos en los 80, incluso en las que actuaba Sho Kosugi, padre de Kane que aparece en la película sin mayor trascendenciaNinja

El día llegará

Comedia
6.2

Moses Al Shabaz (Marchánt Davis), un predicador de Miami que está al borde de perder el poco dinero que le queda, recibe una oferta económica para salvar a su familia del desahucio. No sabe que tras el dinero se esconde la mano del FBI, que planea emplearle como cabeza de turco por proclamar ideas revolucionarias en las zonas más castigadas por la pobreza de Miami.El día llegará Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.

Código de defensa

Acción Suspense
5.4

A un agente especial caído en desgracia se le encarga la protección de una joven de veinte años. Después de sufrir un ataque, protegida y protector se refugian en una estación en medio del desierto de Nevada, donde empieza para ellos una auténtica lucha por la supervivencia. The Numbers Station Código de defensa Critica: Un buen film con tensión, cadencia, emoción, y un ritmo trepidante que mete al espectador en el mundo de seguro veraz, de los espías, los contraespías, los especialistas como la protagonista, los intereses de los estados, las guerras y conflictos que en el mundo hay y de los que apenas sabemos nada, en fin, que no me levanté del sillón en los 88 minutos de metraje, una duración por cierto, más que correcta. El director Kasper Barfoer hace un trabajo muy bueno, con la cámara inquieta recorriendo los acontecimientos y escenas a veces muy violentas del film, y todo ello con gran profesionalidad. El guión lo considero muy bien construido por parte de F. Scott Frazier, una música buena de Paul Leonard-Morgan y excelente fotografía nítida pero también con sus tonos apagados de Óttar Guðnason. Código de defensa En cuanto al reparto, es muy efectivo y profesional, con un maduro y convincente John Cusak a la cabeza, acompañado por una bonita y segura Malin Akerman que hace un buen rol como especialista en lenguaje cifrado, y les acompañan excelentes actores de reparto como Hannah Murray, Liam Cunningham, Lucy Griffths, Bryan Dick, Richard Brake, Joe Montana, Joey Ansah o Victor Gardener. Todos conforman un reparto muy profesional. Desde mi modo de ver es un thriller aceptable, bien realizado, con buenas interpretaciones, algo simple, eso sí, y por lo tanto una cinta menor, eso ya se ve desde el principio, pero no todo van a ser grandes filmes. No obstante, cumple a la perfección su cometido de obra comercial, un poco claustrofóbica, pues al quedar atrapados en una estación hermética, donde el enemigo anda por dentro, pues como que le da cierto morbo y elementos de terror a la película. O sea, la propuesta en cierto modo es simple: él y ella atrapados en un espacio cerrado intentando salvar al mundo de calamidades sin nombre, pues siempre se mueven en lenguajes encriptados y códigos secretos, y a pesar de su aparente sencillez, se deja ver muy bien. Código de defensa Hay acción, sí, pero lo que más cuenta es la atmósfera que genera Kasper Barfoer que sabe crear dentro y alrededor de la estación de seguridad donde se desarrolla la trama, un lugar de lóbregos sótanos y vericuetos complicados, un exterior frío y nevado, un escenario en fin perfecto para construir sucesos de alto voltaje donde no faltan disparos y enfrentamientos cuerpo a cuerpo. La chica herida, el protagonista ejerciendo de improvisado cirujano, los malos acechando con armas automáticas y finalmente una salida explosiva y una huida con tropiezos pero con final aparentemente feliz. Aunque con esto de los espías nunca se sabe. Film para pasar el rato, recomendable para quien le gusten los thrillers, siempre que no sean excesivamente exigentes. Estamos ante una película de escaso presupuesto a la que se ha sacado el máximo rendimiento, dentro del género de espías y de acción. Código de defensa

Huérfanos de Brooklyn

Drama Misterio Suspense Thriller
6.9

Nueva York, 1957. Lionel Essrog, un detective privado que convive con el síndrome de Tourette, trata de resolver el asesinato de su mentor y mejor amigo, armado solo con vagas pistas y la fuerza de su mente obsesiva… Huérfanos de Brooklyn Critica: Edward Norton debutó como director en el año 2000 con ‘Más que amigos’, una comedia romántica que dejó un buen sabor de boca. Su segundo trabajo tras las cámaras ‘Huérfanos de Brooklyn’, adapta una novela de Jonathan Lethem. Norton traslada una trama detectivesca ambientada en los 90, al Nueva York de la década de los 50. Un homenaje al cine negro con sus característicos coches de época, largas gabardinas y las imprescindibles visitas a esos míticos clubs nocturnos, dónde se disfrutaba en directo del mejor jazz. Despliega un aroma a cine clásico, manejando con destreza los elementos distintivos del género. ‘Huérfanos de Brooklyn’ saca músculo al contar en su reparto con los consagrados Bruce Willis, Willem Dafoe y Alec Baldwin, aunque es el propio Norton quién soporta sobre sus espaldas el peso de la historia. Interpreta a un detective de medio pelo, aquejado del síndrome de Tourette, una dolencia que castiga al que la padece con reiterados tics motores y fónicos. Y parece que se encuentra cómodo. Ya dejó constancia de su desparpajo en ese tipo de papeles en las comerciales ‘Las dos cara de la verdad’ de Gregory Hoblit y ‘The Score (Un golpe maestro)’ de Frank Oz. Si en la segunda daba vida a un retrasado con problemas de movilidad, en la primera llevaba la doble personalidad de un asesino al borde del escalofrío. Cuando su mentor Frank Minna (Bruce Willis) sea asesinado, su obsesión será dar con los responsables. Se va orquestando un thriller cuyo disfrute radica en los detalles. Un ejercicio al que su autor se emplea con gusto y minuciosidad menestral. Con el que muestra talento y oficio. De duración elefantiásica (144 minutos de película), en el debe de Norton radica el no haber exprimido el fantástico elenco del que se ha rodeado. Si en otras producciones su concurso como actor ha dado brillo a cintas, escondiendo sus carencias, en ‘Huérfanos de Brooklyn’ esperas algo más del tándem Dafoe-Baldwin, claramente infrautilizados. La conversación que sostienen en una piscina Edward Norton y Alec Baldwin, me parece una imitación risible de la escena que protagonizaron en ‘Un golpe maestro’ Marlon Brando y Robert de Niro. Un bis a bis tan breve como repleto de hondura. Un deleite cinéfilo con los dos padrinos Corleone que Francis Ford Coppola hiciera eternos en la mejor saga de la historia.

Share

Drama Suspense
5.5

Después de pasar una noche de fiesta, Mandy, una adolescente en su último año de instituto, descubre que una serie de vídeos de ella, desnuda y semiinconsciente, se han hecho virales en la red. Su vida se convierte en un auténtico caos: es incapaz de volver a su rutina diaria; los padres la presionan para tomar medidas por su propia cuenta y sus amigos tratan de hacer todo lo posible para que se sienta como antes. Sin embargo, nada parece funcionar. Para Mandy, es imposible cerrar una herida sin saber qué ha sido lo que la ha producido, ni cómo. Share Critica: Una interesante película que muestra hasta que punto puede ser positivo o negativo llevar a juicio algunos casos concretos. Hasta donde deberían intervenir este tipo de procesos cuando la causa merece una investigación seria y hasta donde debería de ser nuestra responsabilidad como individuos el culpable principal de que nos pasen según que cosas. Las herramientas están ahí para cuando precisemos de ellas pero también debemos ser responsables y asumir que nuestros propios actos pueden tener un precio, como toda la vida ha sido. Share es una obra que nos muestra que la vida nunca es sencilla y que despues de una tragedia puede no haber una sola dirección fácil por la que seguir nuestro camino.