Maten al mensajero

6.6
Basada en la historia real del periodista estadounidense Gary Webb, que evidenció conexiones de la CIA con el mundo de la droga, revelando al mundo cómo los barrios negros del país fueron inundados de crack en medio de un narcotráfico destinado a abastecer de dinero y armas a la CIA. Maten Critica: No parece muy casual que el primer rostro que aparece al abrirse este "Matar al mensajero" sea el de Richard Nixon al que vemos en una imagen de archivo dirigiéndose a la nación durante un discurso televisivo. Desde su inicio, la película de Michael Cuesta apunta alto, a Alan J Pakula y a "All the president´s men" nada menos, uno de los grandes referentes del género en el que se inscribe. Tampoco es extraño que posteriormente nos topemos entre su reparto con el británico Michael Sheen, quien diera vida en su día al mediático Martin Frost y acorralara con sus insidiosas preguntas al mencionado gobernante en "El desafio", aquel estupendo trabajo servido por Ron Howard hace ya algunos años. Maten En "Matar al mensajero" asistimos al enésimo desafío que mantiene el llamado cuarto poder contra el primero de todos, ese otro que casi no se ve. El film se centra en la historia de Gary Webb, periodista del modesto San José Mercury News quien a mediados de los noventa destapó las oscuras conexiones existentes entre la C.I.A y el mundo de las drogas. Casi por casualidad, Webb descubrió cómo durante la década anterior la todopoderosa agencia norteamericana había llegado a financiar a la Contra nicaragüense gracias al dinero del narcotráfico. El argumento, desarrollo y desenlace de la historia, David frente a Goliath una vez más, no resultan novedosos pero sí acaban siendo tremendamente atractivos como casi siempre. Maten Con un ritmo trepidante y ágil – y con una rumbosa Paz Vega que hace saltar chirivitas de los ojos de nuestro protagonista, un creíble en todo momento Jeremy Renner- Michael Cuesta logra enganchar al espectador desde el minuto uno. La película se sigue con interés durante su primer tercio en el cual vemos poco a poco desenredarse toda la madeja de intereses y corruptelas. Hay aromas de thriller setentero, de buen cine en definitiva. El pulso se relaja de manera considerable en el tramo posterior, justo cuando el film se centra en la intrahistoria del personaje principal, con su particular e inevitable descenso a los infiernos, y en relatarnos la bajada de pantalones de sus superiores ante las también inevitables presiones por parte de quienes están todavía más arriba. Kill the Messenger Maten
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 23/12/2019 1.68 GB 299 Descargar
1080p Español Latino 23/12/2019 1.68 GB 41 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Duro de matar 2

Acción Suspense
6.8

Es Navidad. El policía del departamento de Los Angeles, teniente John McLane, espera en el aeropuerto de Dulles de Washington a que aterrice el avión en el que viaja su esposa. Mientras tanto, el coronel del ejército Stuart, un militar bien entrando, expulsado del congreso, junto con otros mercenarios profesionales, montan una base de operaciones cerca de dicho aeropuerto, con el objetivo de liberar a un dictador sudamericano derrocado, considerado el mayor traficante del mundo, y que dentro de 58 minutos aterrizará en Dulles en calidad de prisionero político. Stuart anula todos los sistemas que permiten aterrizar a los demás aviones, condenados a permanecer en el aire con el riesgo de agotárseles el combustible. Exige, además, que un Boeing 747 esté a su disposición para huir con el dictador una vez liberado, pero McClane intentará que no prospere... Die Hard 2 Duro de matar 2 Critica: Renny Harlin dirige esta secuela y tiene varios errores de bulto que convierten esta segunda parte en una película apenas pasable. El mayor fallo de Harlin es su incapacidad para llevar la acción a un campo más grande, a un mundo "abierto". Los personajes quedan desparramados y la selección de montaje quiebra la película de forma que cuesta bastante encontrarse cómodo dentro de la pelicula. Con un guión más adornado que el de su predecesora, pero menos intenso, Harlin juega más a crear un superhéroe que a contar una historia en la que hay un personaje que debe valerse de su capacidad policial (por muy exagerada que sea) para resolver la situación. Duro de matar 2 Con Bruce Willis de nuevo como cabeza de cartel, la película gana sus puntos gracias a él. Su interpretación sigue la línea que marcó con la creación de 'McClane' y eso se agradece, sobretodo porque es lo que une la primera película con la segunda. Si esto no la pasa al 'McClane' de Willis, la cinta podría haber sido un auténtico desatre. Por suerte, no es el caso. Aunque se nos presenta un personaje que potencia demasiado su sentido del humor, el actor lo lleva con naturalidad y solventa la papeleta. De destacar es también Dennis Franz, metido dentro de ese comisario que tantos hijos ha dejado a lo largo de la historia. Gran labor la suya, consiguiendo que te caiga mal cada vez que abre la boca. William Sadler consigue mantener alto el listón (aunque no tanto como Alan Rickman, si comparamos) en el papel de malo. Duro de matar 2 Resumiendo, que es gerundio: Renny Harlin fracasa sacando al protagonista a un escenario más ancho, y está cerca de cargarse el carisma de McClane, potenciando el cambio que hace el guión en su personalidad con planos absurdos que intentan "demostrar" que el personaje tiene profundidad. Bruce Willis salva la película con l ayuda sobretdo de William Sadler. Pese a los inmensos errores de Harlin, la película entretiene. Duro de matar 2

Falsa identidad

Crimen Drama Misterio
6.3

Cuando Michael Finkel (Jonah Hill), un desacreditado reportero del New York Times, conoce a Christian Longo (James Franco), un asesino buscado por el FBI, éste se apodera de su identidad. Su investigación se convierte entonces en una especie de juego del gato y el ratón. Basada en hechos reales, narra la incesante búsqueda de la verdadera historia de Longo por parte de Finkel. True Story Falsa Critica: Este film está basado en la historia real de la relación entre el periodista Michael Finkely y el criminal Christian Longo. Una historia cuanto menos, fascinante... Lástima que para su traslado a la gran pantalla el resultado haya sido algo tan anodino como es ‘Una historia real’. Falsa Hasta el día de hoy, Rupert Goold había dirigido dos capítulos de un par de miniseries y el guionista David Kajganich cuenta en su currículum con los libretos de ‘Invasión’ (Oliver Hirschbiegel, 2007) y ‘La masacre de Town Creek’ (Joel Schumacher, 2009), además de ser el encargado de escribir la primera parte del remake de ‘It’, por lo que podemos asociar su nombre al cine de género. ‘Una historia real’ podría haber sido tanto un potente thriller como un estupendo drama, pero el jugar entre esos dos géneros es el principal hecho por el que la película no llega a ser aquello a lo que aspiraba. Falsa Quedan claras las intenciones de Kajganich en tanto en cuanto a la historia que quiere contar, un tour de force entre el bueno y el villano, entre el periodista sin escrúpulos y el asesino narcisista. El error radica en la forma en que este enfrentamiento se nos presenta, carente de tensión y sin el aporte dramático necesario que nos haga empatizar con los personajes. James Franco hace todo lo que puede, repite tics de cariz oscuro que ya le hemos visto más de una vez para acabar convirtiendo su interpretación en una suerte de cara nublada, cuya mirada perdida puede llegar a perturbar un rato, pero acaba cansando. Jonah Hill está, simplemente. Estamos acostumbrados a que su figura brille como secundario en otras películas, siendo su papel protagonista en ésta algo que le queda grande. Tal vez por un problema de dirección o ya sea porque su personaje en el papel no acababa de estar del todo matizado, pero el caso es que su caracterización como periodista únicamente interesado por el éxito y a su vez abrumado por el mismo, no acaba de cuajar. Falsa

Bingo infernal

Suspense
5

En Oak Springs vive un grupo obstinado de amigos que se niegan a abandonar el barrio por culpa de la gentrificación. Su líder, Lupita (Barraza), los mantiene unidos como comunidad, como familia. Pero no saben que su amado Bingo Hall va a ser vendido a una fuerza mucho más poderosa que el propio dinero.Bingo infernal Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Bingo infernal

Mi Padrastro Malvado

Película de TV Suspense
4.5

Ashley se emociona cuando su madre viuda, Tracy, se enamora y se casa rápidamente con Jared, un emprendedor encantador y exitoso. Eso es hasta que Jared comienza a expulsar a Ashley de su nueva vida. Cuando los motivos peligrosos de Jared salen a la luz, Ashley debe encontrar una manera de derribarlo antes de que sea demasiado tarde.Mi Padrastro Malvado Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.

Wild Mountain Thyme

Drama Romance
8.7

Headstrong farmer Rosemary Muldoon has her heart set on winning her neighbour Anthony Reilly's love. The problem is, Anthony seems to have inherited a family curse, and remains oblivious to his beautiful admirer. Stung by his father's plans to sell the family farm to his American nephew, Anthony is jolted into pursuing his dreams.... Wild Mountain Thyme Critica: ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia... Wild Mountain Thyme

La corresponsal

Acción Bélica Biográfico Drama
6.9

Marie Colvin (Rosamund Pike) fue una periodista reconocida mundialmente por su trabajo en distintos conflictos bélicos. Testigo de algunas cruentas batallas recientes, especialmente de lo sucedido en Oriente Medio, Colvin contaba con el respeto tanto de los lectores como de sus compañeros de profesión por su enorme valentía y humildad. Sin embargo, su personalidad era caótica y autodestructiva: abusaba del alcohol y su vida personal era, un auténtico desastre. Tras recibir el impacto de una granada en Sri Lanka, comienza a llevar un distintivo parche en el ojo mientras se sienta a tomar martinis rodeada de la alta sociedad londinense a la que tanto aborrece, hasta que un día recibe el más peligroso de todos los encargos, que acepta junto a su también prestigioso fotógrafo de guerra, Paul Conroy (Jamie Dornan). Juntos viajan a Siria para cubrir lo que sucede en la ciudad de Homs, donde aprenderá el verdadero coste de la guerra, tanto física como psicológicamente. La corresponsal Critica: Como película no es que sea especialmente entretenida. Se hace repetitiva, intenta utilizar situaciones fáciles para intentar conmover sin conseguirlo a mi parecer. Ni los actores ni los personajes convencen, y la historia del personaje principal no termina de "calar". Y para ser sobre periodismo de guerra se permite ciertas mentiras bien difundidas para avalar el intervencionismo occidental (principalmente anglosajón) en ciertos países, y lo que es lo mismo, la aportación de información sesgada y mediatizada con la complacencia de la periodista. Ahora se entiende la decena de reseñas positivas por la crítica anglosajona. Los últimos minutos devuelven a la cinta a su punto de origen, un telefilme que más que realizar una biopic busca la lágrima fácil y un posicionamiento político, y que queda claro con la emisión que realiza la periodista al final en Homs y la frase "¿por qué nos abandonaron?". No es casualidad dicha frase y el lanzamiento de la película en 2018 cuando el intervencionismo anglosajón ha errado entre comillas en este último país. No defiendo ni a unos ni a otros, pero lo que sí nunca defenderé es la hipocresía. En el título sí que han acertado, de eso no queda ninguna duda, "A private war". La culpa es mía, creí que iba a ver algo interesante olvidándome de que era una producción de hollywood. Si realmente te interesan estos temas recomiendo otros documentales sobre fotógrafos de guerra sin edulcorantes fáciles de por medio ni la aprobación del gabinete de comunicación del ejército norteamericano. Y me gusta mucho el cine bélico de Hollywood.