Oxígeno

6.9
Una mujer despierta en una unidad criogénica médica. No recuerda quién es ni cómo ha terminado encerrada en una caja no más grande que un ataúd. Mientras se queda sin oxígeno, debe reconstruir sus recuerdos para escapar de esa pesadilla.Oxígeno Critica: "Oxígeno" es una de esas cintas de ciencia ficción que, inicialmente, proponen un planteamiento del que no cabe esperar nada más que aburrimiento. Las premisas del guion son escuetas y poco transgresoras en prácticamente todos los aspectos argumentativos del filme, pero solo durante la primera media hora. Tras aproximadamente 30 minutos de película, la historia comienza a despegar, y lo hace con buen criterio. Es a partir de ahí cuando el espectador comienza a experimentar cierto estado de tensión, logrado a través de la empatía con la protagonista. Sin embargo, hay algunos elementos en la trama que se escabullen del alcance expeditivo del espectador, principalmente en lo relativo a las acciones que realiza el programa de inteligencia artificial (Milo). Esto se traduce en una pérdida de credibilidad técnica, independientemente de que trate de exponer aspectos futuristas bastante ingenuos, y hace que uno se vea algo manipulado tanto por los deseos de la protagonista como por la capacidad de la IA para ejecutar tareas. Lo mejor: El desarrollo de la trama.Oxígeno Lo peor: El inicio del filme.
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 14/05/2021 1.90 GB 499 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Tortugas Ninja

Acción Aventura Ciencia ficción Comedia Fantasía
5.8

Nueva York está en peligro debido a que Shredder y El Clan del Pie, dominan la ciudad y ejercen un férreo control sobre todo, incluyendo policía y políticos. Pero cuatro héroes, Leonardo, Michelangelo, Donatello y Raphael, saldrán de las alcantarillas y con la ayuda de la reportera April y su compañero Vern Fenwick intentarán salvar la ciudad. Teenage Mutant Ninja Turtles Tortugas Ninja Critica: Michael Bay se pone al cargo de la producción para traernos Ninja Turtles, las míticas "tortugas ninja" que a tantos jóvenes han acompañado a lo largo de su infancia. Narrará la historia desde el origen de los cómics, presentándonoslas como son, su nacimiento y a su carismático maestro mutante. Para variar, Shredder, líder del "Clan del Pie", un peligroso grupo de delincuentes que tienen la ciudad bajo su control, volverá a hacerle la vida imposible a estas tortugas hipervitaminadas. April (Megan Fox), que fue la dueña de las tortugas, y su compañero reportero intentarán ayudar a las tortugas a salvar el mundo. Jonathan Liebesman dirige el salto de los reptiles mutantes adolescentes a la gran pantalla. ¿Su trayectoria? Cuestionable. Viene de dirigir películas vapuleadas por crítica y público, tales como Furia de titanes 2 o Invasión a la Tierra. Sobredosis de efectos especiales, explosiones por gusto y no por necesidad. Teenage Mutant Ninja Turtles no es una excepción. No es de extrañar que Michael Bay, un hombre que soluciona cualquier escena de acción con coches volando y estallidos, se encargase de la producción. Bacanal de choques de metal al más puro estilo Transformers como si de una bizarra secuela se tratase (esperemos no volver a ver una real), poco importa que estas cintas a priori no debiesen parecerse en absoluto. Tortugas Ninja Resulta casi imposible destacar algo en esta bacanal efectista. Quizás el gag de las tortugas en el ascensor, de todos modos algún chiste debe salir bien si pasas los 101 minutos que dura la cinta intentando hacer que tus tortugas anabólicas parezcan graciosas. Siendo francos, es más fácil destacar el desfile de actores encasillados encabezado por Megan Fox, que parece que solo escoge papeles de puta o de estúpida, el absurdo guión que crea situaciones dignas de la más baja serie B sin buscarlo o la manera en la que está llevado un filme hecho para que funcionen las tortugas que a tantos nos entusiasmaron durante nuestra infancia, pero que acaba de naufragar él mismo en su conjunto, porque seamos sinceros, todos nos reímos al ver cómo estaban hechas las tortugas en los pósters que se lanzaron hace ya medio año, pero tras ver la película son una de las pocas cosas que funciona (al menos gran parte del tiempo). Desastre narrativo que en su búsqueda de entusiasmar al público medio más impresionable, acaba por hacerse de muy difícil digestión para todos. Tortugas Ninja

La costa de los mosquitos

Action & Adventure Drama
7.2

Allie Fox, un brillante inventor e idealista radical, se embarca con su familia en una peligrosa aventura a través de México para huir del gobierno de EE. UU.La costa de los mosquitos Critica: Justin Theroux interpreta a un personaje incomprendido, genio autodidacta y detractor de la sociedad de consumo encarnada en el capitalismo salvaje; que debe huir al exótico sur en busca de una solución urgente. Es que el mismísimo gobierno de los Estados Unidos está tras su familia, y esa presencia que acecha irá cobrando diversas formas e identidades. Los villanos podrán llegar a ser asesinos en serie, capataces de carteles mexicanos y hasta los propios miembros de esa especie de familia no convencional. Desde un primer momento podemos afirmar que la tensión familiar que subyace dentro de esos supuestos paradigmas perfectos del american way of life, representan un quiebre en la familia Fox. Allie parece ser el enemigo tácito, presente permanentemente pero nunca nombrado ni señalado como tal. Será él mismo el responsable del trágico devenir de esa aventura incierta, riesgosa y emocionante. Esto último es importante: si algo no le falta a esta nueva versión de La costa de los mosquitos es acción y emoción, a tal punto de que se volverá ineludible no vincular al Allie Fox de Justin Theroux con el Walter White de Bryan Cranston en Breaking Bad, o al Martin Byrde de Bateman en Ozark. Las semejanzas son inevitables.La costa de los mosquitos *La fórmula de la fórmula La costa de los mosquitos, a juzgar por los comentarios críticos mayormente negativos que ha recibido, podrá contener múltiples incongruencias de guion y flaquezas narrativas; pero su problema mayúsculo es mucho más complejo. Lo que ocurre es que se pretende plantear, en un puñado de siete episodios, un cuestionamiento de la fórmula y la estandarización concebida por el estilo de vida gringo obscenamente consumista y derrochador. Pero, en definitiva, desde sus aspectos estructurales, la serie abraza esos estándares: secuencias de acción dramática previsibles, golpes de efecto y reflexiones esporádicas sobre la humanidad. No hace falta aclarar que este tipo de discursos, necesarios pero repetidos hasta el hartazgo, pierden fuerza simbólica al ser expuestos por un hombre de aspecto hegemónico que, aún así, se nos presenta como un desviado de la norma. Si el mensaje no es implícito, el sentido verdadero se diluye, y eso mismo sucede con este estreno de Apple TV +.

V Wars

Drama Sci-Fi & Fantasy
8

Después de que una enfermedad misteriosa comienza a transformar a las personas en vampiros, el Dr. Luther Swann se enfrenta a su mejor amigo, ahora un poderoso líder vampiro. V Wars Critica: Tenía buena pinta el tráiler aunque ya sabemos que los trailers suelen ser el gancho de las peliculas/series de hoy día. Es como el envoltorio de un bombón de caja barata que es muy llamativo pero luego cuando te lo comes resulta que no está tan rico como imaginas. Pues ese sería mi resumen sobre esta serie. He de decir que la idea es original, intentan dar un giro de tuerca más al género de vampiros. Hasta ahora habíamos visto películas y series en menor medida de todo tipo sobre esto pero en esta ocasión el origen de ellos es distinto a todo lo que habiamos visto antes. Bueno el comienzo parte pues de algo original: un virus. Pero lo que empieza bien pues se queda ahí, el resto de la serie es una mezcla de acción, violencia, y la trama clásica. Sustituye a estos vampiros por zombis, alienígenas o lo que más coraje te dé y el resultado es el mismo. A destacar efectos especiales pasables, diálogos planos y actuaciones regulares de los protagonistas y todo muy acelerado en plan blockbuster que hacen que al segundo capítulo ya pienses que aunque la serie parte de una idea original es otra idea desaprovechada, como en tantas series de relleno que tiene Netflix en su catálogo. Y es que aunque puede ser entretenida que no digo que no lo sea y por eso le pongo de nota un cinco, los diálogos cutres y las actuaciones tan surrealistas dejan mucho que desear a esta serie.

El precio de la ganancia

Drama Suspense
5.3

Tres amigos se van de excursión a la naturaleza y se encuentran a un criminal obsesionado con recuperar su dinero. Pero pronto su avaricia se volverá contra ellos. Una versión moderna de ‘El tesoro de Sierra Madre’. El precio de la ganancia Critica: El subgénero de excursionistas en el bosque versus asesinos, violadores, ladrones, secuestradores, en fin, gente perversa para resumir, es muy desigual, si bien hay varias convenciones que se repiten, algunas lo saben manejar mucho mejor que otras. Lo mejor de ésta propuesta, y tal vez lo único, es que Lynn la protagonista femenina, una famme fatale moderna, que no necesita lucir hermosa, ni sexy en cada escena, la cuál reniega en parte de su condición, pero no deja de valerse de ésta, yo diría que es el personaje más perverso, y hace que uno se ponga del lado de Cusack, que vendría a ser el más coherente de los 4, pero eso no salva a la historia de ser lenta, aburrida, irritante de ver, a pesar de algunas escenas que muestran hasta donde es capaz de llegar la gente por plata, cosa que igual se ha visto un montón de veces, más y mejor elaborado que aquí. Podría decirse que el personaje de Cusack es un villano interesante, pero le falta algo para hacerlo no digo memorable, pero si digno, quizás la falta de interés del actor, que lo interpreta incluso muy por debajo de otros villanos que ha hecho, acá se lo ve desganado, soltando sus diálogos por hacerlo, sin que transmita verdadero vigor en lo que hace. El precio de la ganancia

James Brown: El rey del soul

Drama Musica
6.6

Basada en la extraordinaria trayectoria del padrino del soul, la película se adentra sin temor en la música, la vida y los estados de ánimo de James Brown, guiando al público en un viaje desde la dura infancia del cantante hasta que se convierte en una de las figuras más influyentes del siglo XX.Get on Up James Brown Critica: El género de los biopics sirve para, además de disfrutar o no con una buena película y/o unas buenas interpretaciones, descubrir a ciertos personajes que han marcado una historia dentro de un determinado ámbito. Es cierto también que el propio género acumula y devora personajes anualmente de manera lineal y monótona sin grandes aportes al estilo narrativo más habitual, siendo muy pocas veces trasgredidas esas líneas que encorsetan y a la vez sustentan el género autobiográfico. Quizás 'I Feel Good' y de la mano de Tate Taylor ('Criadas y señoras') pretende mostrar algo distinto a través de un montaje que incluye ensoñaciones y continuos saltos temporales en la vida del padrino del soul. James Brown Hablar de James Brown es sin duda hablar de funk, de vigor, de energía, de Mr. Dinamita, del creador del funk, del padrino del soul y de El Hombre más Trabajador del Mundo; apodos que fortaleció en base a una dedicación constante, obsesiva, y un estilo provocativo que cimentó encima del escenario, su hábitat natural desde el 46 hasta el 2006. Fenómeno de masas y trasgresor en el mundo musical Brown, consolidó y promulgó un estilo que posteriormente cientos de solistas y grupos han tratado de imitar. Brown hizo algo casi irrepetible fruto de la valentía, de la fe en sus posibilidades y fruto sobre todo de un talento innato descomunal. 'I Feel Good', producida por el mismísimo Mike Jagger, posee la curiosidad de tener un título exclusivo en España (la productora poco confía en la inteligencia musical del espectador medio, modificando el 'Get on up' original), para una película que comienza por el final de la historia para, como haría el propio Brown, darle la vuelta como a un calcetín. En ella se plasman los problemas familiares durante su infancia, maltrato y abandono incluido, continuando por su paso por la cárcel, su entrada en un grupo góspel The Starlighters y la evolución del grupo hacia el r&b de The Famous Flames y posterior carrera en solitario. Tate Taylor ha querido dirigir un biopic donde quede plasmada en todo momento la potente personalidad del artista, algo que revela con sueños, imaginaciones y conversaciones con la cámara. Aquí estoy yo, yo soy James Brown. James Brown

Transformers: La era de la extinción

Acción Aventura Ciencia ficción
5.8

Han pasado 4 años desde la tragedia de Chicago y la humanidad sigue reparando los destrozos, pero tanto los Autobots como los Decepticons han desaparecido de la faz de la Tierra. Ahora el Gobierno de los Estados Unidos está utilizando la tecnología rescatada en el asedio de Chicago para desarrollar sus propios Transformers. Al frente del proyecto está Joshua Joyce (Stanley Tucci), un arrogante diseñador que piensa que los Autobots son "basura tecnológica" y se cree capaz de fabricar unos robots infinitamente más avanzados. Mientras tanto, Cade Yeager (Mark Wahlberg), un mécánico inventor, encuentra un Marmon semi-trailer. Al intentar repararlo, descubre que el camión no solo era un Transformer, sino también el mismísimo Optimus Prime, líder de los Autobots. Lo que Cade ignora son las consecuencias que pueden derivarse de este hallazgo. Transformers: Age of Extinction Transformers 4 La era Critica: Michael Bay, con la estimable excepción de 'Dolor y dinero' (2013), lleva entregado a la causa robótica-alienígena desde el año 2007, cuando su notable 'Transformers' llegó a nuestras pantallas para ofrecernos un espectáculo mayúsculo y desbordante condenado a aglutinar tantos fans como detractores. La razón para tan radical división de opiniones se encuentra en su sentido del exceso, capaz tanto de fascinar y provocar el fenómeno de los ojos-como-platos como de hacer estallar las retinas y los tímpanos del espectador que no comulgue con su desmesurada propuesta. No fueron pocos los que consideraron aquella película como la mejor de su director, sino que incluso para el que esto escribe confirmaba a un autor del blockbuster con un estilo propio altamente marcado. Sí, han leído bien: Bay es, para bien o para mal, un autor, ultra-comercial y millonario, sí, pero sin que eso sea óbice para establecer un discurso autoral, al menos en el plano estilístico, que logra sublimar la tontería para convertirla en un activo más de la saga. Ese desenfreno megalómano y destructor se vio incrementado en dos secuelas que, aunque inferiores, aún poseían las virtudes que permitían al espectador ser benévolo con los tics menos agraciados de Michael Bay. Pese a todo, en 'Transformers: El lado oscuro de la luna' (2011) comenzaba a vislumbrarse una cierta reiteración, casi insensata, de unas maneras y formas que ya no contaban con el factor sorpresa y que se atropellaban las unas a las otras, rebajando las aspiraciones lúdicas de una saga que comenzaba a dar un ligera sensación de fatiga al aficionado (el opositor ya se había pegado un tiro, directamente). Transformers La era En 'Transformers: La era de la extinción' (2014), reboot y secuela al mismo tiempo que nos sitúa años después de lo acontecido en la tercera entrega y donde los Autobots son perseguidos al igual que los Decepticons por considerarse una amenaza para el ser humano, todo lo que era estilo, humor y espectacularidad ha sido sustituido por redundancia, desmesura y risibilidad. Donde antes estaba el carismático Shia LaBeouf ahora tenemos a Mark Wahlberg haciendo de Mark Wahlberg una vez más, y del sano cachondeo que desprendía el siempre acertado John Turturro se ha pasado a un Stanley Tucci brioso pero desubicado. El resto del reparto no son más que figuras recortadas en el atardecer, cuando se pone intensa, o meras presencias accesorias de una trama demasiado abultada, testigos del apocalipsis con tanta incertidumbre como el propio espectador. Curiosamente, en una triste paradoja, es la película con mayor peso del llamémoslo factor humano de cuantas ha hecho Bay para la saga, y sin embargo es la primera en la que el destino de los personajes resulta irrelevante. Es tal la lujuria por el espectáculo y la destrucción que ha esclavizado todo lo que le rodea, convirtiendo a la cinta en la hipérbole de la hipérbole de la hipérbole, donde el desmedido amor (de bakala) de Bay por su criatura le ha cegado, impidiéndole ver sus defectos o saber cuándo parar la máquina, una sombra de sí misma rendida al paroxismo más primitivo. Cada nueva cinta de 'Transformers' ha ido aumentando su duración y rebajando su carisma, pero con la cuarta se ha alcanzado finalmente ese estatus de producto para masas que lejos de innovar y alcanzar nuevas cotas en su propio universo, se conforma con dar gato por liebre al fan, algo inédito en la saga. Transformers La era