Hannibal

7.9
Hannibal es una serie de televisión estadounidense desarrollada por Bryan Fuller para la NBC. La serie trata sobre personajes de la novela Dragón Rojo de Thomas Harris y se centra en la relación amistosa entre el investigador especial del FBI Will Graham y el Dr. Hannibal Lecter, un psiquiatra forense destinado a ser el némesis de Graham. Hannibal Critica: No hay duda de que "Hannibal" es una serie ambiciosa. El creador de la misma tenía ya en mente realizar siete temporadas antes de su estreno, lo que viene siendo toda una declaración de intenciones teniendo en cuenta la de series que se cancelan en su primera temporada. Su acogida no ha sido muy calurosa en cuanto a espectadores, en parte también por el contenido que no es apto para todo el mundo, pero hay que reseñar también que sus espectadores son fieles lo que hace que se acabe convirtiendo en una delicatessen para unos pocos privilegiados. "Hannibal" se cuece a fuego lento basando la trama en la relación entre los dos protagonistas así como entre las que se producen con los secundarios de la serie. Hay que comentar que todos los actores están muy bien en mayor o menos medida destacando sobremanera los dos principales, Hugh Dancy y Mads Mikkelsen (este es un monstruo de la interpretación). Qué bien le sienta el traje al doctor Lecter, qué elegancia preparando platos, qué conversaciones más exquisitas cuando está presente. Una joya. Asimismo cuenta con una fotografía estupenda y no escatima crudeza, aunque sin que parezca que esté puesta por poner. Todo está aderezado para complementar la trama que tiene más enjundia de la que parece. En ocasiones es complicado saber si lo que se está viendo es realidad o una alucinación, pero el resultado final es de mucha calidad. Lo bueno es que no va a ser una serie que se haga con prisas, todo está planeado y con visos de mejorar. Así que, toca decirlo, larga vida a "Hannibal".
[quads id=1]
# Formato Idioma Fecha Total Descargas Descargar
1 720p Español Latino 26/03/2020 586 Descargar
2 720p Español Latino 26/03/2020 233 Descargar
3 720p Español Latino 26/03/2020 202 Descargar
4 720p Español Latino 26/03/2020 164 Descargar
5 720p Español Latino 26/03/2020 133 Descargar
6 720p Español Latino 26/03/2020 135 Descargar
7 720p Español Latino 26/03/2020 127 Descargar
8 720p Español Latino 26/03/2020 134 Descargar
9 720p Español Latino 26/03/2020 113 Descargar
10 720p Español Latino 26/03/2020 122 Descargar
11 720p Español Latino 26/03/2020 117 Descargar
12 720p Español Latino 26/03/2020 131 Descargar
13 720p Español Latino 26/03/2020 131 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Mi Zoe, mi vida

Ciencia ficción Drama
6

Una madre divorciada hace todo lo posible por proteger a su hija después de que tenga lugar una tragedia inesperada.Mi Zoe, mi vida Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Mi Zoe, mi vida

Una nueva eternidad

Drama Romance
6.6

Mientras tratan de recomponerse de la muerte de su marido, Libby y sus hijos se mudan a la solitaria granja de cabras de su tía, ubicada en el centro de Texas.Una nueva eternidad Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.

Colors of Love

Drama Romance
6.8

Cuando la bibliotecaria Taylor Harris pierde repentinamente su trabajo, regresa a su pequeña ciudad natal en Montana. Allí, se involucra en la lucha para ayudar a salvar el pequeño hotel de su hermano del magnate Joel Sheenan, que quiere renovarlo.Colors of Love Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Colors of Love

In the Dark

Comedia Drama
8.1

Murphy es una joven ciega e irreverente que resulta ser el único testigo del asesinato de su amigo narcotraficante. Cuando la policía desestima el caso, decide salir por su cuenta a encontrar al responsable con la ayuda de su perro guía, Pretzel. Para ello, ha de organizar su vida sentimental además de su trabajo en la escuela de perros guía que poseen sus padres, el cual odia. Cuando Murphy descubre el cadáver de Tyson, el policía Dean decide aceptar el caso, pues él mismo tiene una hija invidente por lo que esa sensibilidad podría ayudarle a manejar mejor el desarrollo de la investigación. Si bien este, al principio no la cree -al igual que el resto de las autoridades-, pronto comienza a pensar que lo que dice sí puede ser verdad.In the Dark Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.In the Dark

8 millas

Drama Musica
7

Detroit, 1995. La promesa de potencia industrial se ha transformado en un hervidero de conflictos económicos y raciales. La 8 Mile Road, que recorre el perímetro de la ciudad, marca ahora la frontera entre lo urbano y lo suburbano; entre lo blanco y lo negro. Allí, hay una larga tradición de creatividad negra. Ésta ha tenido siempre unas raíces obreras y ha expresado sin filtros su dura realidad. En los clubs, los mejores raperos se enfrentan en duelos verbales para conseguir el respeto de sus colegas. 8 Mile 8 Mile: Calle de las ilusiones Critica: 8 Millas retrata una semana en la vida de un joven blanco de los suburbios de Detroit cuya mayor afición es el rap. La cinta, que está ambientada en 1995, tiene un claro contenido biográfico (Eminem ayudó en la elaboración del guión) y muestra la cruda realidad de las barriadas de una gran ciudad americana en clave de drama urbano. Nos guste o no, este es el film de claro contenido hip hop más importante y exitoso de todos los tiempos. La película podrá tener sus fallos, pero es evidente que el rap tiene una importancia enorme en ella y es el proyecto comercial que mejor ha mostrado la escena “underground” estadounidense hasta la fecha. 8 millas En el plano artístico, se puede echar en falta un guión algo más elaborado, que no sirva sólo para lucimiento de su flamante protagonista, o una mejor interpretación de los actores (la capacidad dramática de Eminem no va acorde con sus dotes líricas), pero el director Curtis Hanson (L.A Confidential) consigue construir un ambiente realista y muy propicio para la historia que relata; además, para cualquier amante del rap resulta cuando menos interesante observar las entretenidas batallas entre los mc’s que trufan gran parte del metraje y suponen el clímax del film (en el dvd, podemos ver las “rap battles” en versión extendida, con pequeñas joyas tanto por parte de Eminem como de sus oponentes). 8 millas Aparte de todo esto, hay que resaltar una excelente banda sonora en la que aparecen canciones de Mobb Deep, Notorius B.I.G., Wu Tang Clan o Outkast, además de los temas que se idearon expresamente para el film, con canciones de D-12, Jay-Z, X-Zibit (que, por cierto, aparece en 8 Millas en una corta pero divertida escena) o el propio Eminem, que ganó el Oscar a mejor canción por “Lose Yourself”. 8 millas

Capone

Crimen Drama
5.1

Tras pasar 10 años en prisión, el gánster Al Capone, de 47 años, comienza a sufrir de demencia y su mente comienza a ser acosada por los recuerdos de su violento pasado.Capone Critica: El pobre Josh Trank no está teniendo suerte en Hollywood, y mirad que empezó bien. En 2012, con tan solo 28 años de edad, estrenó Chronicle, su debut en la gran pantalla, y fue un enorme éxito de taquilla, además de obtener el beneplácito de la crítica. Solo por este trabajo, la industria lo proclamó una de las mayores promesas de su generación. Nadie sabía lo que se le venía encima al pobre Josh, porque tres años después salió su segundo proyecto, el reboot de Los cuatro fantásticos, de la mano de Fox. La película perdió millones de dólares y fue defenestrada por la crítica y por la poca gente que pagó una entrada para verla en el cine. Fue una catástrofe, producto de numerosas reescrituras, enormes diferencias creativas entre Trank y el estudio y un montaje final con el que él no estaba de acuerdo y que, como el tiempo demostró, era horrible. El estudio le jodió la carrera, básicamente. Olvidado por Hollywood, Trank ha tardado cinco años en recuperar las fuerzas y lanzar su tercer proyecto. Por empatía, nada me gustaría más que decir que ha sido un triunfo absoluto y que Trank vuelve a estar en forma, os lo juro. Pero no puedo. Capone debería ser un biopic fascinante. Estamos hablando de uno de los mayores mafiosos del siglo XX, una figura que a estas alturas se ha convertido en leyenda. Por esta razón, me sorprende que la propuesta de Trank sea tan insípida y esté tan hueca. El personaje principal no está bien desarrollado, ya que, por la condición en la que se nos presenta, es más un espectador pasivo. Su historia carece de dinamismo. No hay introspección, no hay arco argumental. Durante los cien minutos que dura la película, no pasa nada. Nos cuentan cosas que no son interesantes, que o ya sabemos o suponemos, y las escasas ideas que podrían haber dado lugar a algo sustancioso se quedan en nada (la subtrama de las llamadas telefónicas, por poner un ejemplo). Los diálogos dejan bastante que desear (*). La historia es inerte, y el punto de vista desde el que se cuenta la historia es a veces confuso (**). Pero todo esto no es lo que acaba de hundir la película. El golpe de gracia lo da el actor protagonista. Hablemos de Tom Hardy, por favor. Porque vamos a ver, Tom… ¿en qué coño estabas pensando?