Lovecraft Country

7.2
Lovecraft Country cuenta la historia de Atticus Black, un chico de 25 años que al enterarse que su padre ha desaparecido inicia un búsqueda junto a su tío George y su amiga Letitia por Estado Unidos durante los años 50. En este recorrido los tres se enfrentarán al racismo de la América blanca y los espíritus malignos.Lovecraft Country Critica: Estamos acostumbrados a que, cuando se habla de racismo, nos venga a la mente que los perjudicados son las personas de color. Llevamos tantas películas, series, documentales, etc...sobre el tema, que lo tenemos interiorizado. Ahora, se han cambiado las tornas, y el objetivo de un racismo sistemático en esta serie son, irónicamente, los hombres blancos. Jordan Peele, director afroamericano abiertamente racista ("jamás daré un papel protagonista, en una de mis películas, a un hombre blanco", dijo en una entrevista), ejerce de creador de uno de los mayores panfletos de odio profundo hacia los caucásicos, disfrazado de "serie". Es verlo para creerlo. Aquí Lovecraft, el atemporal autor de novelas de terror, es sólo un nombre famoso en el título para atraer a los incautos. Incluso su figura, nada más empezar el primer capítulo, es atacada sin contemplaciones por determinado poema escrito por su persona. Sí, el autor era racista, pero bien que te ha servido para ponerlo en el título y mercantilizarlo. Curioso. En teoría, la historia narra la búsqueda de un padre desaparecido por su hijo, su hermano y una amiga de la familia. Aderezado con elementos sobrenaturales, porque si no, esto sería un auténtico coñazo absoluto. Pero, y ahora llega lo bueno, toda la historia y toda la figura de Lovecraft sólo sirven de excusa para incrustar una idea en tu cerebro: EL HOMBRE BLANCO ES EL DEMONIO. Todos, absolutamente TODOS los hombres blancos que aparecen en la serie, son los mayores hijos de puta del planeta: los bomberos, los policías, los camareros, los ciudadanos, ya sean jóvenes o viejos, ante la mera presencia de un negro, irán corriendo a matarlos. Y no es broma: cogerán sus escopetas y los querrán destrozar a tiros, o quemarlos.
[quads id=1]
#FormatoIdiomaFecha Total DescargasDescargar
1720pEspañol Latino03/09/2020133 Descargar
2720pEspañol Latino03/09/202085 Descargar
3720pEspañol Latino03/09/202076 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

El cuento de las comadrejas

Comedia Drama Intriga Misterio
7.4

Una bella estrella de la época dorada del cine, un actor en el ocaso de su vida, un escritor cinematográfico frustrado y un viejo director hacen lo imposible por conservar el mundo que han creado en una vieja mansión ante la llegada de dos jóvenes que presentan una amenaza que lo puede poner todo en peligro. El cuento de las comadrejas Critica: Campanella regresa con un gran homenaje a la comedia clásica. Los viente primeros minutos, increíbles. Se nos presenta un guión impresionante, verbalizado por genios de la interpretación. Sin embargo, los acontecimientos empiezan a enrarecerse. Muchas de las interacciones entre los personajes restan credibilidad al conjunto de tal manera que es difícil no distanciarse. Tal vez si esto respondiese al tono general de la película se integraría mejor, pero no es así. Tampoco ayudan algunas escenas sin sentido que salpican la cinta, a la cual, en su conjunto, le habría hecho falta una mano más exigente en la sala de montaje. Pero de lo que más adolece esta obra, sin duda, es de lo que menciono en el título. Cuando mejor funciona la película es cuando consigue parecer un clásico. Sin embargo, no tarda en empañar el metraje cierto aire de “Relatos salvajes” que a mí, personalmente, me ha sacado totalmente de la narración. Sin embargo, a falta de ver la original (ya que esta es un remake), puedo asegurar que la cinta tiene repartidas varias escenas dignas de una obra maestra. Los personajes (los mayores) son magnéticos, y, aunque por las idas y venidas de la historia y la excentricidad forzada de la película es difícil, acabas al fin deseando que todo les salga bien, sin que por ello intenten moralizarte o ser los clásicos “personajes ejemplares”. Una comedia negra muy disfrutable, que esperemos que siente escuela internacionalmente.

Dr. Cable - El desastre llama a la puerta

Comedia Drama Suspense
5.9

Un instalador del cable (Jim Carrey) llamado Ernie "Chip" Douglas atiende a Steven Kovacs (Matthew Broderick), que acaba de mudarse tras cortar con su novia Robin (Leslie Mann). Durante la instalación en la nueva casa Chip y Steven se llevan bien, y saliendo juntos crean una buena aunque curiosa amistad. Al principio todo va bien, y Steven vuelve con Robin, pero Chip se toma la amistad muy en serio, convirtiéndose en un neurótico acosador. Y, para desgracia de Steven, Chip cae bien a todos los de su círculo familiar, incluso a su novia a los cuales Chip logra manipular a tal punto que hace ver a Steven como un perfecto insoportable y a sí mismo como a la víctima de los arranques de ira de Steven. Dr. Cable - El desastre llama a la puerta Critica: No es que Un loco a domicilio sea una obra abominable, por favor, las hay mucho peores e incluso de manufacturas más ricas. El problema de la peli de Stiller es un manejo cuasi horroroso del argumento en sus dos vertientes más significativas: la rama cómica, con un Carrey bien conocido por todos, y la rama dramática, con un Carrey desconocido. En esta obra el conflicto no es el protagonista, es el estrellato del mismo fusionado con una dirección que la embarró hasta el fondo. El mundo del cine se arrodilla frente a Jim y descuida la historia que lo precede. A diferencia de otras pelis, en esta lo importante es la carga simbólica del chico del cable, no las muecas de su actor. Ben Stiller sabe que el guión es rico conceptualmente, pero divide mal las aguas y se genera este híbrido de colores grises apagados como los tonos que lo circundan. Lo espantoso de Un loco no es su comedia, ni su drama tan humano y hasta universal, sino la fusión pésima de los mismos. Carrey posee tics, maneras y gestos que lo adentran en un personaje que se aleja del actor, luego vuelve a caer en su propia trampa. En resumen: estamos frente a un collage variopinto que no da risa; y de drama...se entiende que existe y que es muy serio, tan serio es que al ser mal manejado cae en un pozo sin salida.

Roma

Drama Familia
7.7

Cleo es la joven sirvienta de una familia que vive en la Colonia Roma, barrio de clase media-alta de Ciudad de México. En esta carta de amor a las mujeres que lo criaron, Cuarón se inspira en su propia infancia para pintar un retrato realista y emotivo de los conflictos domésticos y las jerarquías sociales durante la agitación política de la década de los 70. Roma Critica: Roma es un culebrón mejicano compactado en dos horas, con una preciosa y muy trabajada puesta en escena, cuya historia no me atrapó más allá de en dos actos puntuales, parto y playa, que cuando la vean ya sabrán de qué hablo. Todo lo demás es denso, fuera del contexto y por momentos te hace desconectar. Roma es el capricho de su director por homenajearse a él, a sus referencias, a la que fue su criada, a su familia burguesa desestructurada y a su barrio rico, Roma, donde creció. Y esto lo sabes si buscas información, porque de lo contrario, si no eres mejicano ni conoces la historia y acontecimientos que la película refleja sucedidos allí en los 70s, te quedas cazando moscas con mucho de lo que estás viendo. Resumiendo: Fotografía y técnica de rodaje impecable. Planos inusuales dignos de alabar. Pero con exceso de metraje innecesario para la carencia de guión y de interpretaciones que tiene, a excepción de la actriz novel que da vida a Cleo, que lleva todo el peso de la película y cuyo personaje representa a la antes citada criada de la familia Cuarón en su infancia, la señora Libo, a quien Alfonso dedica esta Roma tan excesivamente alabada por muchos y que, en mi opinión, no supera un 6 de nota.

¡Shazam!

Acción Comedia Drama Fantasía Fantástico
7

Todos llevamos un superhéroe dentro, solo se necesita un poco de magia para sacarlo a la luz. Cuando Billy Batson, un niño de acogida de 14 años que ha crecido en las calles, grita la palabra 'SHAZAM!' se convierte en el Superhéroe adulto Shazam, por cortesía de un antiguo mago. Dentro de un cuerpo musculoso y divino, Shazam esconde un corazón de niño. Pero lo mejor es que en esta versión de adulto consigue realizar todo lo que le gustaría hacer a cualquier adolescente con superpoderes: ¡divertirse con ellos! ¿Volar? ¿Tener visión de rayos X? ¿Disparar un rayo con las manos? ¿Saltarse el examen de sociales? Shazam va a poner a prueba los límites de sus habilidades con la inconsciencia propia de un niño. Pero necesitará dominar rápidamente esos poderes para luchar contra las letales fuerzas del mal que controla el Dr. Thaddeus Sivana. ¡Shazam! Critica: ¡No nos engañemos!: ¡Shazam!, no es una buena película de DC. Por mucha campaña de marketing que nos hagan creerlo con: "un nuevo héroe merodea el barrio para salvarnos de los villanos más malosos del universo", esto es toda una farsa... Aún intentando descifrar para que público va dirigida la película, intenta ser oscura con sus momentos álgidos por un Mark Strong que realiza el papel del villano que todo el mundo quiere ser al ver el trasfondo, pero que prefiere no identificarse al ver el resultado. Y además de acariciar la audiencia adulta, pretende llegar a un público más joven con un humor que no entra ni con calzador. Forzar el humor con chistes y gags que son cliche cliche, no es bueno y pierde toda la gracia según ves como se repite el patrón de la película. Si puedes identificarte con alguna escena concreta de la película, pero esto pierde esencia al ponerse en práctica. Lo dicho, una película que pretende ser lo que no es. Una lástima, ya que creo que ¡Shazam! es un superhéroe que podría dar mucho juego al universo (un aire fresco necesario), pero se queda en la superficialidad más absoluta, buscando la complicidad y risa de la audiencia. No entraré en el aspecto de los fallos de guión, ya que esto me gustaría que lo verificará uno mismo. Además de encontrarte frente a escenas que sinceramente son innecesarias para la historia, y lo único que pretenden es generar una risa que nunca llega...

Condena y redención: El caso de Cyntoia Brown

Biográfico Documental Drama
7

Después de que Cyntoia Brown, de 16 años, es sentenciada a cadena perpetua, preguntas sobre su pasado, fisiología y la ley misma ponen en duda su culpa. Condena y redención: El caso de Cyntoia Brown

Somos la ola

Drama
7.2

Un misterioso compañero arrastra a cuatro adolescentes idealistas a rebelarse contra el auge del fervor nacionalista. Sin embargo, su movimiento da un giro siniestro. Somos la ola Critica: Con su película ‘La ola’ (2008), el director Dennis Gansel asombró con una impactante fábula acerca del poder sugestivo de las doctrinas totalitarias. Un profesor de instituto proponía a sus alumnos un experimento social para descubrir los límites y aspectos más destacados de movimientos fascistoides. La propuesta se le fue de las manos, dejando en el camino no pocos interrogantes y azuzando las butacas de los desprevenidos espectadores. Bebiendo de aquella cinta, Netflix estrena ‘Somos la ola’, miniserie de seis capítulos, que cuenta con el propio Gansel como creador y productor ejecutivo. Lo que en la película fluía de manera natural, la serie lo transforma en impostado. El desarrollo de los personajes principales resulta insuficiente, a lomos de unas motivaciones personales epidérmicas, que en algunos casos sucumbe ante lo infantil. ‘Somos la ola’ intercambia la sutileza por la brocha gorda, resintiéndose los elementos dramáticos inherentes a los subtextos. Tristán (Ludwig Simon) es un nuevo alumno en un instituto de una ciudad alemana, en la que la extrema derecha se hace fuerte. Con un pasado complicado, va a ejercer un instantáneo magnetismo con cuatro compañeros de clase. Un musulmán que siente el racismo en sus propias carnes, un atormentado ante la ruina de una forma de vida, una chica acomplejada por las burlas de compañeros y una joven de bien, quizá cansada de moverse entre privilegios y comodidades, se van a convertir en sus conmilitones. Sus reivindicaciones abarcan un amplio abanico de lo que podríamos calificar genéricamente como antisistema. Anticapitalismo, ecologismo primordial, rechazo frente a todo lo que suene a elitista, cierto aire libertino y la identificación inexcusable del enemigo: la extrema derecha alemana. El proceso de radicalización de los protagonistas se deja ingredientes en el camino. No me lo creo. ‘Somos la ola’ deviene en una suerte de travesura juvenil que esconde una venganza cocinada a fuego lento, porque como reflexión política a duras penas roza lo caricaturesco. Su desenlace provoca la risa involuntaria, y lo que es peor, una segunda temporada se cierne amenazante sobre el catálogo de Netflix.