Straight Outta Nowhere: Scooby-Doo! Meets Courage the Cowardly Dog

8
Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Straight Outta Nowhere: Scooby-Doo! Meets Courage the Cowardly Dog
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 14/09/2021 1.49 GB 16 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Justice Society: World War II

Acción Animación Bélica Fantasía
7

Mientras acelera para ayudar en una batalla improvisada, Flash arde y atraviesa la barrera del tiempo, solo para encontrarse con su antecesar en medio de la Segunda Guerra Mundial. Es aquí donde Flash conoce a la Mujer Maravilla y su equipo secreto, conocido como la Sociedad de la Justicia de América. ¡Sé testigo de las furiosas mareas de la guerra, el combate apasionante y la velocidad del valor mientras Flash lucha por volver a su propia línea de tiempo!Justice Society: World War II Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Justice Society: World War II

Beetlejuice el super fantasma

Comedia Fantasía
7.3

¿Qué debería hacer una pareja de fantasmas yupis si su estrafalario hogar de Nueva Inglaterra se llenara de elegantes visitantes neoyorquinos? Pedir ayuda a un exorcista para aterrar a los intrusos con el fin de que abandonen la casa. ¿El resultado? Una de las más grandes, sorprendentes y sobrenaturales películas jamás filmada. Bitelchus (Michael Keaton) es una criatura de ultratumba repugnante y terrorífica, un fenómeno asustando y bromeando que se gira y se transforma en grotescas formas, traga insectos y no puede dejar a las mujeres (vivas o muertas) en paz.Beetlejuice el super fantasma Critica: uele contar Tim Burton que tras dirigir La Gran Aventura de Pee Wee estaba deseoso de involucrarse en algún proyecto interesante con el que pudiera sentirse a gusto consigo mismo. Sin embargo a sus manos sólo llegaban una y otra vez lo que él denominaba “comedias tontas” y decidió seguir esperando hasta el punto de llegar a pensar que tal vez nunca más lograría volver a dirigir. Todo cambió cuando recibió el guión de Beetlejuice gustándole no sólo por la historia en si, si no también por lo moldeable que resultaba en su conjunto al no tener aquello en principio como el mismo reconocería “demasiado sentido”. Un Tim Burton joven y experimental exprimiría las ideas del guión inicial hasta lo inimaginable dando lugar a una película totalmente única para la época, una especie de comedia de ultratumba repleta de creatividad e imaginería Burtoniana que era por aquel entonces totalmente única y novedosa. Es importante si te inicias en la obra de Burton ver sus películas en orden cronológico pasando por tanto de Vincent a Frankenweenie, y posteriormente a Pee Wee, para desembocar en Beetlejuice como sumum de una prímera etapa donde Burton sentaría casi todas las bases de su cine. Hay maneras diversas de ver Beetlejuice, puedes acercarte a ella desde un punto de vista lineal y disfrutar con la divertidísima a la par que original aventura del matrimonio protagonista. Alec Baldwin y Geena Davis están encantadores en su papel de “recién fallecidos” intentando poner un poco de orden desde la muerte, todo un universo que por supuesto desconocen. Apoyados por los organismos burocráticos del más allá (impagables escenas todas las que se desarrollan en la Administración post mortem) y por el propio Beetlejuice, irrepetible Michael Keaton, que va por libre sembrando el caos y la confusión mientras exhibe su socarronería canalla y libertaria. De entre los vivos todos están también muy bien en sus papeles pero obviamente hay que destacar el nexo de unión entre ambos mundos: Lydia, la adolescente oscura que se siente fuera de sitio hasta que entra en conexión con la muerte, su sensibilidad se contrapone al caprichoso, banal y mezquino mundo adulto que la rodea calcando Winona Ryder uno de los mejores personajes de su carrera.

Un hombre irracional

Drama Misterio
6.5

Abe Lucas, un profesor de filosofía en plena crisis existencial, le encuentra de nuevo sentido a la vida al enamorarse de una de sus alumnas. Al poco de llegar a la universidad de una pequeña ciudad, se relaciona con dos mujeres: Rita Richards, una solitaria profesora que busca que la rescate de su infeliz matrimonio; y Jill Pollard, su mejor estudiante y muy pronto su amiga más cercana. Jill está enamorada de su novio, pero encuentra tan irresistible la personalidad atormentada de Abe que, incluso cuando el profesor muestra claros síntomas de desequilibrio mental, su fascinación por él no hace más que crecer. Irrational Man Un hombre irracional Critica: Irrational Man es un pequeño relato, sencillo, y en la sencillez muchas veces está el éxito. Con una serie de citas profundas conocemos a un profesor que se ha dado cuenta que tanto pensamiento filosófico se reduce a cuento, pura y simplemente. Decepcionado de la vida, está en las últimas y se refugia en su bendito whisky añejo de malta. Un hombre irracional La facilidad para presentar un escenario de los hechos es algo que hay que tener muy en cuenta, en este caso hay un realismo asombroso, detalles mínimos, planos escuetos, nada destaca para que todo sea completo. Se elimina lo que pudiera distraer, las calles son tranquilas, el ambiente es relajado. Los personajes se nos hacen gente conocida, próxima; a pesar que puedan estar a años luz de nosotros. Woody sabe que ese es un mundo elitista pero te dice: Mira, aquí, lo que cuenta es la historia, y quién cuenta es el protagonista y los demás personajes, y el protagonista es el profesor Lucas que no quiere formar parte de fauna alguna. Conocemos al profesor Lucas así, chocando con el ambiente. Un tipo pintoresco que con su rollo atrae a las jóvenes y a las maduritas. Y esa es la propuesta de Irrational Man, un hombre en crisis, profundamente disgustado que un hecho casual, mundano, trivial, le devolverá la actividad y las ganas de seguir adelante. Un hombre irracional Lo importante de Irrational Man es la vuelta a las conspiraciones de barrio, el nuevo tema policíaco de andar por casa y las pesquisas familiares. Intrigas y disimulos que parten de un núcleo trágico y terminan superando núcleo y alrededores. Un gusto exquisito, un estilo auténtico y socarrón en el que se va desenvolviendo el drama. No hay explosiones ni bombos ni platillos ni policía ni sirenas pero hay unos diálogos inteligentes y adornados con la chispa marca de la casa que es lo que uno espera; un esmero en el guion por el que tienes que reconocer una buena labor. Si te gusta el ambiente clásico de Allen, no puede fallarte este Irrational. Un hombre irracional

El viaje de Yao

Comedia Drama
6.4

Desde su aldea en el norte de Senegal, Yao es un niño de 13 años dispuesto a hacer cualquier cosa para encontrarse con su héroe: Seydou Tall, un famoso actor francés. Invitado a Dakar para promocionar su nuevo libro, este último va a su país de origen por primera vez. Para cumplir su sueño, el joven Yao organiza su fuga y desafía solo 387 kilómetros hasta la capital. Tocado por este niño, el actor decide huir de sus obligaciones y acompañarlo a casa. Pero en los caminos polvorientos e inciertos de Senegal, Seydou entiende que mientras rueda hacia el pueblo del niño, también rueda hacia sus raíces. El viaje de Yao

Amigos con derechos

Comedia Romance
6.2

Emma (Natalie Portman) y Adam (Ashton Kutcher) son, desde hace mucho tiempo, dos buenos amigos, pero casi arruinan su relación por pasar una noche juntos. Deciden, entonces, preservar su amistad por encima de todo, aunque tengan relaciones íntimas. Muy pronto descubrirán que es muy difícil mantener una relación estrictamente física sin contraer compromiso alguno y al margen de los sentimientos Amigos con derechos Critica: Esta es de esas típicas películas románticas con dos protagonistas atractivos interpretados por actores y actrices que gustan a la gente. Por supuesto, ellos, los futuros amantes, se conocen desde hace tiempo (este recurso es cansino, aunque al parecer típico del género: a menudo los protagonistas se conocen de adolescentes, luego se encuentran de más mayores y luego vuelven a encontrarse un poco más tarde, como en un mundo lleno de casualidades felices; y esto siempre nos lo cuentan al principio de la peli). Tras tantos encuentros, y como no podía ser de otro modo, llega un punto en que establecen una relación, en la que claramente se nota que uno está más implicado que el otro y, por lo tanto, va a haber un problema que resolver. Paralelamente, están los inevitables amigos simpáticos por ambas partes, los cuales inician sus inevitables relaciones paralelas y entrañables. También están los sustitutos de turno, que no son tan guapos como los protagonistas; son aquellos que actúan como obstáculos en algunos momentos del romance o como placebo cuando las cosas se ponen feas (triste papel, pero necesario). Si obviamos que todo sucede de un modo absolutamente predecible y nos dejamos llevar, no está mal. Es entretenida, fácil de ver, no te agota. No hay lugar para la empatía (cosa que sí sucede, por ejemplo, en películas como "500 días juntos"), exceptuando algunos momentos muy puntuales y muy poco profundos, como el de la menstruación, y eso sólo si eres una chica y sabes lo que es tener que ponerte una bolsa de agua caliente en la tripa cada mes. La parte de la comedia está lograda en el sentido de que uno suelta alguna risita aislada y, muy excepcionalmente, una carcajada discreta. No busquen ningún tipo de profundidad, en esta película, ni ningún elemento innovador. En ella están incluidos TODOS los tópicos. No me estoy quejando, sino exponiendo un hecho. Yo ya sabía lo que iba a ver, y ustedes también deberían saberlo antes de decidir. Espero haber sido de ayuda.

Shaun el cordero

Animación Aventura Comedia Familia
6.9

Cuando Shaun decide tomarse el día libre y divertirse un poco, se encuentra con que va a tener más acción de lo que esperaba. Las trastadas de Shaun acaban por lograr que se lleven al Granjero, así que Shaun y el rebaño han de viajar a la Gran Ciudad y rescatarle. ¿Encontrará Shaun al Granjero en ese mundo extraño y desconocido de la Ciudad antes de que se pierda para siempre?. Shaun the Sheep Movie Shaun el cordero Critica: La vida en la granja ya no es lo que era. La felicidad e ilusión que se respiraban durante los primeros años después de su puesta en funcionamiento oficial fueron perdiendo el sabor, poco a poco, ahogadas en el implacable disolvente del transcurrir del tiempo. Las cosas ahí digamos que iban bien; que los días se sucedían con tanta placidez, que tanto a los animales como al hombre que mandaba por encima de ellos, se les olvidó la excitación de lo imprevisto; de no saber qué depararía la jornada siguiente. No era ningún drama, mucho menos cuando se cumplía tan a rajatabla con los cupos de productividad impuestos. No se conocieron excesivos agobios; no había escasez ni ningún tipo de mal rollo. Ni entre los animales ni con el hombre que mandaba por encima de ellos. Sí que había, por el contrario, una amenaza mucho más peligrosa: la rutina... Hasta que un miembro del rebaño se plantó, convencido de que la obediencia y sudor acumulados durante tantas hojas del calendario, le daban derecho a tomarse un más que merecido respiro. Hora de salir del establo. Shaun el cordero El salto de ''La oveja Shaun'' a la gran pantalla, aparte de estar escrito en el destino que marca la industria, podría responder a la necesidad (ya creativa) de escapar, ni que sólo sea ''por un día'', del estancamiento en el que, tarde o temprano, acaba condenando el formato televisivo designado para determinado tipo de series. El detonante de la ficción propuesta por los debutantes en la dirección Richard Starzak y Mark Burton obedece precisamente a esta voluntad (si no necesidad) de romper con una rutina convertida en la peor de las prisiones, es decir, en aquella que está aceptada, casi consensuada. Con el paso del tiempo, los proyectos más atractivos de la comunidad han ido cediendo frente a las exigencias de un día a día marcado por la fría dictadura de las entregas, de las hojas de cálculo, de los horarios, de los plazos... en definitiva, del trabajo más maquinal. Las segundas lecturas (que nos hablan de los mencionados conflictos entre formatos audiovisuales, de las eternas tensiones entre el mundo rural y el urbano, hasta de los invariables anhelos / problemas de la clase obrera) se multiplican a cada palabra escrita. Shaun el cordero