The Jesus Rolls

4.7
Horas después de su liberación de la prisión, Jesús Quintana se une a sus compañeros inadaptados Petey y Marie para un paseo libre de delitos menores y romance.The Jesus Rolls Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 17/09/2020 1.76 GB 145 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

La vida secreta de Walter Mitty

Aventura Comedia Drama Fantasía
7.1

Remake de "La vida secreta de Walter Mitty", película estrenada en 1947 y que fue dirigida por Norman Z. McLeod. La historia se basaba en un relato de James Thurber que giraba en torno al tímido empleado de una editorial que consigue evadirse de su gris existencia imaginando que es el héroe de grandes aventuras; un día, su sueño se hace realidad cuando conoce a una misteriosa mujer que le implica en una peligrosa misión. The Secret Life of Walter Mitty Critica: Podría hablar largo y tendido sobre Walter Mitty pero no voy a hacerlo. Si tienes muy bien puestos los pies sobre la tierra que pisas, ésta no es tu película. Si no te emocionas con las chorradas tiernas que cualquier cosa fuera de lo normal puede causar, no es tu película, insisto. Mitty Hay muchos puntos que puedes aún así interpretar favorablemente. Yo no sé si una aleta es de marsopa o de tiburón ni si a un tiburón le puedes espantar dándole con un maletín en el hocico, pero por suerte, son cosas que carecen de importancia. Eso son las chorradas que te atraen al guión, que te le hace cercano; entonces luego te sueltan bonitas imágenes perfectamente combinadas con la música más acertada posible y te enseñan algo de la vida; así de paso se consigue unos resultados de lo más agradables. Si lo ves así, bien; te emocionarás. Mitty Algunos esperan su tiempo pacientemente para cazar la imagen del gato fantasma y luego sólo quieren contemplarlo. Pues sí, ese gato fantasma forma parte ya de ti, y tú de él, y ese conjunto formará parte de un todo y cuando más compartas la vida más parte del todo serás. Me río de esa gente que va de viaje y se tira todo el santo día haciendo fotos para poder enseñarlas luego; al final resulta que no ha visto nada. Insisto, si eres de esos presumidos con barba recortada, este rollo no te va a convencer. Sí, es bonito viajar. No obstante, no nos confundamos. Aquí se habla de muchachos y de envejecer. Ése es el viaje. Viajar también viajan los chilenos en ese barco pesquero, pero no por placer ni aventura, sino para trabajar. La vida no es un escaparate de tus fotos bonitas en el facebook; no te engañes. Mitty He conocido a Walter Mitty, ese tímido trabajador desconocido por alguna compañera de la misma empresa, ¿raro, eh? Y no voy a hablar de él porque ya lo hace un tío con autoridad, Sean O´Connell, la quintaesencia del viajero incansable. Todo trabajador honrado tendrá siempre un admirador respetable que le hará justicia, no sé si mucha o poca, pero siempre algo de justicia. Mitty

Luis Miguel, la serie

Drama
8

Esta serie cuenta la historia del cantante mexicano Luis Miguel, una superestrella en Latinoamérica y el resto del mundo desde hace décadas.Luis Miguel, la serie Critica: Varios personajes del mundo “intelectual se han reusado a ver “Luis Miguel, la serie” por creer que se trata de una serie más bien masiva, propio de revistas del corazón.Luis Miguel, la serie Si bien la serie apela a resaltar al personaje, y probablemente es el mayor acierto comercial para Luis Miguel en los últimos 10 años, se trata de una muy buena serie, de muy buena factura. Por tanto, yo le recomendaría a dichos “intelectuales” que dejen de lado sus prejuicios e inviertan su “valioso tiempo” en ver la producción. Una serie hecha con delicadeza, con un excelente guion, el texto cuida los detalles, le da espacio al desarrollo de los personajes y cuenta con una estructura sólida. La idea central es clara y bien desarrollada. Los personajes están muy bien interpretados –solidas actuaciones- y son más complejos que los que suelen aparecer en este tipo de series. Vale la pena ver “Luis Miguel, la serie”, la recomiendo. No es la mejor serie de la historia, pero si es buena y vale la pena.Luis Miguel, la serie

Experta en crisis

Comedia Drama
5.9

El candidato a la presidencia de Bolivia, muy bajo en los sondeos, decide contratar un equipo de asesores norteamericanos liderado por la deteriorada pero aún magnífica estratega “Calamity” Jane Bodine. En su retiro autoimpuesto tras el escándalo que le procuró su apodo y que sacudió hasta lo más profundo de su ser, Jane es persuadida para volver al juego para tener la oportunidad de vencer a su peor enemigo, el odioso Pat Candy, quien ahora asesora a la oposición. Pero mientras Candy se concentra en cada punto débil – tanto dentro como fuera del recorrido de la campaña– Jane se vuelca en una crisis personal tan intensa como la que su equipo aprovecha para aumentar las cifras a nivel nacional... Adaptación del documental homónimo de 2005, centrado en las estrategias políticas de Estados Unidos en Sudamérica. Our Brand Is Crisis Experta Critica: George Clooney puso su dinero para la producción de esta obra y, ante la ausencia de otras referencias críticas en mi país, esa fue la razón por la que compré una entrada para ver esta película. Seguramente muchos podrán pasar el rato viéndola —como me ocurrió a mí— si uno no tiene otra cosa mejor que hacer, porque en realidad sin ser una obra destacable o con algunos puntos de interés tampoco es una mala cinta. Experta El problema es que la historia y los guionistas no se sabe muy bien a qué apuntan, pretende tener toques de comedia pero el humor es muy escaso, amaga con adentrarse en las perversiones de las campañas proselitistas y las armas que utilizan no para promocionar a su candidato sino para destruir miserablemente a los contarios y se queda apenas en la acnédota; y por momentos quiere convertirse en un thriller político forzando únicamente una "toma de conciencia" social absolutamente poco creíble. Por todo ello es que, luego de hacer una consulta en FilmAffinity, estoy absolutamente desconcertado por los desmedidos elogios que la crítica internacional le ha brindado a este film. Experta Es inexplicable que no hayan doblado la voz de Joaquim de Almeida que tiene un acento absolutamente alejado ya no del decir latinoamericano, sino del propio idioma español. Los rubros técnicos (fotografía, banda sonora, escenarios) son muy destacables y junto con la modelo Sandra Bullock que a falta de oficio interpretativo aporta su gran belleza, logran lo del principio: apenas un entretenimiento pasajero, obviamente según mi criterio Experta

Nadie

Acción Crimen Suspense
8.6

Hutch Mansell, un padre de familia que aguanta con resignación y sin defenderse los golpes de la vida. Un don nadie. Una noche, cuando dos ladrones entran en su casa, Hutch decide no actuar y no trata de defenderse ni al él mismo ni a su familia, convencido de que solo así evitará una escalada de violencia. Tras el ataque, su hija adolescente Blake no oculta su decepción, y su esposa Becca se aleja todavía más.Nadie Critica: Nobody (2021), dirigida por Ilya Naishuller, es una película de acción, al filo de la parodia, en la que un hombre supuestamente común se ve enfrentando contra un cartel de mafiosos rusos. Son noventa minutos de golpes, tiros y explosiones que transcurren a toda velocidad.Nadie Por Nicolás Bianchi La de Nobody es una violencia a lo John Wick, o sea que es mucha y muy concentrada. La cámara lenta puede mostrar con una precisión matemática cómo el héroe toma un arma con su mano y luego acciona el gatillo que a su vez desencadena una explosión que libera una bala que va a parar justo a la sien del desafortunado gángster, en este caso ruso, que se cruzó por su camino lo que se cierra, visualmente, con un pequeño estallido de sangre.Nadie Al ser todo tan detallado y exagerado lo que se propone es un juego. La representación real llevada a un absurdo, como en este caso, genera el buscado efecto inverso. Nada de lo que se ve es tan así ni tan concreto. Todo es como un carnaval de tiros, sangre, huesos quebrados y explosiones dispuestos en función de entretener. Como en ese tipo de fiestas, cuando la noche da paso al día, o en este caso la película termina, todo vuelve a su cauce original. En otras palabras lo que sucede en películas como Nobody queda allí en la pantalla para ser prontamente olvidado. El film presenta a Hutch (Bob Odenkirk), un padre de familia tipo casado con Becca (Connie Nielsen) y padre de dos hijos, con algún pasado en el ejército y el FBI. Un día cualquiera unos ladrones entran a su casa pero cuando Hutch tiene la posibilidad de atacarlos los deja ir, a pesar de que lo robaron algunos objetos de valor sentimental como un reloj y un anillo. Luego del episodio Hutch inicia una búsqueda de los delincuentes por su cuenta para recuperar lo que le sustrajeron. En el camino se cruza con una pandilla de borrachines que molesta a una chica en un autobús y allí despliega toda la furia que se guardó en su hogar. Uno de los matones que resulta muy malherido es el hermano de un capo mafia ruso, Yulian (Aleksey Serebryakov), que como es esperable va a querer vengarse del justiciero anónimo.

Matando Cabos 2: La máscara del Máscara

Acción Aventura Comedia
8

Ante la inesperada muerte de su padre separado -El Máscara- y el posterior robo de su preciosa máscara, Rubén -Mascarita- se verá confrontado con su pasado. Junto a su invencible guardaespaldas Tony "El Caníbal" y, un aliado inesperado, sólo tendrá un día para recuperarlo y hacer las paces con la memoria de su padre.Matando Cabos 2: La máscara del MáscaraMatando Cabos 2: La máscara del Máscara Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Matando Cabos 2: La máscara del Máscara

Espíritu de lucha

Drama Historia
7.4

Perseguido por su misterioso pasado, un devoto entrenador de fútbol de la escuela secundaria lleva a un escuálido equipo de huérfanos al campeonato estatal durante la Gran Depresión e inspira a una nación rota en el camino.Espíritu de lucha Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Espíritu de lucha