Transformers: La era de la extinción

5.8
Han pasado 4 años desde la tragedia de Chicago y la humanidad sigue reparando los destrozos, pero tanto los Autobots como los Decepticons han desaparecido de la faz de la Tierra. Ahora el Gobierno de los Estados Unidos está utilizando la tecnología rescatada en el asedio de Chicago para desarrollar sus propios Transformers. Al frente del proyecto está Joshua Joyce (Stanley Tucci), un arrogante diseñador que piensa que los Autobots son "basura tecnológica" y se cree capaz de fabricar unos robots infinitamente más avanzados. Mientras tanto, Cade Yeager (Mark Wahlberg), un mécánico inventor, encuentra un Marmon semi-trailer. Al intentar repararlo, descubre que el camión no solo era un Transformer, sino también el mismísimo Optimus Prime, líder de los Autobots. Lo que Cade ignora son las consecuencias que pueden derivarse de este hallazgo. Transformers: Age of Extinction Transformers 4 La era Critica: Michael Bay, con la estimable excepción de 'Dolor y dinero' (2013), lleva entregado a la causa robótica-alienígena desde el año 2007, cuando su notable 'Transformers' llegó a nuestras pantallas para ofrecernos un espectáculo mayúsculo y desbordante condenado a aglutinar tantos fans como detractores. La razón para tan radical división de opiniones se encuentra en su sentido del exceso, capaz tanto de fascinar y provocar el fenómeno de los ojos-como-platos como de hacer estallar las retinas y los tímpanos del espectador que no comulgue con su desmesurada propuesta. No fueron pocos los que consideraron aquella película como la mejor de su director, sino que incluso para el que esto escribe confirmaba a un autor del blockbuster con un estilo propio altamente marcado. Sí, han leído bien: Bay es, para bien o para mal, un autor, ultra-comercial y millonario, sí, pero sin que eso sea óbice para establecer un discurso autoral, al menos en el plano estilístico, que logra sublimar la tontería para convertirla en un activo más de la saga. Ese desenfreno megalómano y destructor se vio incrementado en dos secuelas que, aunque inferiores, aún poseían las virtudes que permitían al espectador ser benévolo con los tics menos agraciados de Michael Bay. Pese a todo, en 'Transformers: El lado oscuro de la luna' (2011) comenzaba a vislumbrarse una cierta reiteración, casi insensata, de unas maneras y formas que ya no contaban con el factor sorpresa y que se atropellaban las unas a las otras, rebajando las aspiraciones lúdicas de una saga que comenzaba a dar un ligera sensación de fatiga al aficionado (el opositor ya se había pegado un tiro, directamente). Transformers La era En 'Transformers: La era de la extinción' (2014), reboot y secuela al mismo tiempo que nos sitúa años después de lo acontecido en la tercera entrega y donde los Autobots son perseguidos al igual que los Decepticons por considerarse una amenaza para el ser humano, todo lo que era estilo, humor y espectacularidad ha sido sustituido por redundancia, desmesura y risibilidad. Donde antes estaba el carismático Shia LaBeouf ahora tenemos a Mark Wahlberg haciendo de Mark Wahlberg una vez más, y del sano cachondeo que desprendía el siempre acertado John Turturro se ha pasado a un Stanley Tucci brioso pero desubicado. El resto del reparto no son más que figuras recortadas en el atardecer, cuando se pone intensa, o meras presencias accesorias de una trama demasiado abultada, testigos del apocalipsis con tanta incertidumbre como el propio espectador. Curiosamente, en una triste paradoja, es la película con mayor peso del llamémoslo factor humano de cuantas ha hecho Bay para la saga, y sin embargo es la primera en la que el destino de los personajes resulta irrelevante. Es tal la lujuria por el espectáculo y la destrucción que ha esclavizado todo lo que le rodea, convirtiendo a la cinta en la hipérbole de la hipérbole de la hipérbole, donde el desmedido amor (de bakala) de Bay por su criatura le ha cegado, impidiéndole ver sus defectos o saber cuándo parar la máquina, una sombra de sí misma rendida al paroxismo más primitivo. Cada nueva cinta de 'Transformers' ha ido aumentando su duración y rebajando su carisma, pero con la cuarta se ha alcanzado finalmente ese estatus de producto para masas que lejos de innovar y alcanzar nuevas cotas en su propio universo, se conforma con dar gato por liebre al fan, algo inédito en la saga. Transformers La era
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 21/12/2019 2.65 GB 1186 Descargar
1080p Español Latino 21/12/2019 2.65 GB 645 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Jack Ryan: Código Sombra

Acción Drama Suspense
6.1

Jack Ryan (Chris Pine) es un veterano de guerra que lleva una doble vida: es un ejecutivo de Wall Street y además trabaja de forma encubierta como analista de la CIA. Cuando descubre un complot meticulosamente planeado para hundir la economía norteamericana y sembrar el caos en todo el mundo, deciden que él es el hombre más adecuado para impedirlo debido a su habilidad para interpretar datos globales. Jack tendrá que viajar a Moscú para intentar descubrir toda la verdad, porque de ello depende la vida de millones personas, pero eso implica moverse en un mundo en el que no puede fiarse de nadie. Jack Ryan Critica: Respira todo lo fuerte que puedas y recuerda esos años en que el thriller de acción destilaba el aroma de la pólvora masiva y las palomitas. Una década dorada para un género que si bien no matizaba sus creaciones con pinceladas de sutileza e inteligencia, si ofrecía una evasión de la realidad rápida y concisa, destapándose como un entretenimiento al alcance de todos los públicos, siempre que los prejuicios y anhelos de coherencia se abandonaran en la entrada del patio de butacas. Jack Ryan Ese tipo de cine, encontró en los años 80 su lugar en el tiempo, y su rostro se modelaba en actores que iban del músculo descerebrado de Stallone o Schwarzenegger; al humor de chascarrillo de Bruce Willis. Toda una galería de héroes, que si bien no caracterizaban sus interpretaciones por la calidad y profundidad dramática, sí ofrecían unas papeles cargados de carisma, dando vida a personajes que rápidamente pasaban a formar parte de la memoria colectiva. Jack Ryan Una década en la que la tensión se mezclaba con unas escenas de acción y pirotecnia, que eran muestras de ingeniería visual, aprovechando al máximo los recursos disponibles, lejos de la holgura técnica de las producciones actuales donde los efectos digitales han relegado al olvido el trabajo casi artesanal de los especialistas y técnicos de efectos especiales. Kenneth Brannagh, que en su papel como realizador es recordado por adaptaciones para la gran pantalla de grandes obras maestras de la literatura, en especial su amado William Shakespeare, demuestra en "Jack Ryan: Operación Sombra" su amor por los géneros "clásicos" (permitidme el chiste de dudosa calidad), con una película que recupera al personajes creado por Tom Clancy, y que ya interpretarán actores como Harrison Ford, Alec Bladwin o Ben Affleck, en una cinta que presenta sus respetos a ese thriller de acción cuyas maneras han caído en desuso. Sin sobrecargadas trampas digitales, y con el rostro acertado de Chris Pine como protagonista de la trama, Brannagh modeliza su película al estilo 80's copiando tanto las virtudes como los efectos de esa década. Jack Ryan

Represalia

Acción Crimen Suspense
5.3

Jacob (Frank Grillo), un gerente de banco atormentado por un violento atraco que se cobró la vida de un compañero de trabajo, se une a su vecino ex policía, James (Bruce Willis), para derrotar al asesino. Ambos trabajan unidos para descubrir el próximo movimiento de este asesino, pero Gabriel (Johnathon Schaech), un criminal altamente entrenado, siempre va un paso adelante. Cuando Gabriel secuestra a la esposa de Jacob (Olivia Culpo) y su hija, Jacob iniciará un camino de derramamiento de sangre que concluirá en una tremenda locura.Represalia Critica: Película de acción estrenada en diciembre del año pasado y que cuenta con Frank Grillo (“Wheelman”, “La noche de las bestias”) y con Bruce Willis como protagonistas conocidos y que está dirigida por Brian A Miller, director de algunas películas con Willis como “The Prince” o “Vice”. En una película que con el paso de dos o tres días casi no te acuerdas de ella y eso es fruto de que a la película le faltó sobre todo una cosa: guion. Primero de todo decir que no esperéis una película donde Bruce Willis salga mucho, ya que como en casi todas las películas de los últimos años donde actúa Bruce Willis, apenas sale unos minutos como sucede en esta película, que de nuevo aparece para llevarse seguro más pasta que ningún actor y salir pocos minutos, el verdadero protagonista es Frank Grillo en esta película de serie B que se nota en la manera de rodar la película y en el regulero presupuesto que han tenido, una película de robos y atracos, con secuestros incluidos que aunque eso sí, es entretenida durante casi todo el metraje y ofrece algunos momentos de tensión y de acción que no están mal, es una de estas clásicas películas que a los dos días de haberla visto casi no te acuerdas de ella, debido a un guion pobre, o más bien simplón, donde las cosas que van pasando son previsibles y aunque como digo, es entretenida y ofrece algunas escenas de acción que no están mal, es todo demasiado convencional y sabes cual va a ser el resultado final; siendo en definitiva una clásica película película de acción entretenida sin más pretensiones que pasar una tarde al menos entretenido, pero que si no la ves no te vas a perder nada, aunque si te gusta Frank Grillo, dale una oportunidad, ya que él es sin duda el mejor de la película, con un Bruce Willis distante, como lleva los últimos 5-6 años.RepresaliaRepresalia

Quédate conmigo, Doraemon 2

Animación Ciencia ficción Familia
7.6

Nobita viaja con Doraemon al pasado para reencontrarse con su abuela, ya fallecida en el presente. Secuela de la película «Stand by Me Doraemon» y a su vez, remake del mediometraje «Doraemon: Obāchan no Omoide».Quédate conmigo, Doraemon 2 Critica: Tras seis años desde la precuela "Stand by me Doraemon" nos llega este año su secuela, la cual esta vez nos contará la versión remasterizada de dos cortos de la saga, "Nobita the Night before a wedding y "Obachan no Omoide" del año 2000 y creado por el mismísimo Ayumu Watanabe, que más tarde dirigirá la obra de "Los Niños del mar", ganando el premio a mejor corto de animación en la gala de los Mainchi Film Award.Quédate conmigo, Doraemon 2 Respecto a la cinta, tiene una duración de hora y media, siendo ligera de masticar y está dirigido por Takashi Yamazaki, director de "Dragon Quest Your Story" o live actión de "Parasyte" y animado por el estudio Shin-EI Animation. De este modo la sinopsis nos narra el regreso de otras de las aventuras de Nobita, quién viajara al pasado para reencontrase con su abuela que falleció cuando estaba en el jardín de infancia. En cuanto a los puntos positivos es que cuenta con una buena animación, aunque puede echar un poco para atrás aquellos que no estén acostumbrados a la animación 3D, al igual que respectos a efectos sonoros cumple, contando con la música de Naomi Sato, compositora de obras como "End of Evangelion". También para no variar en las películas de esta franquicia trasmiten buenos valores para los más pequeños y logra además incorporar información totalmente nueva del canon de la serie, que para lo más fans de esta franquicia seguro que les alegrará.Quédate conmigo, Doraemon 2 Asimismo en cuanto a los aspectos negativos hay que mencionar que rompe con algunas lógicas que establece en la misma película y cuenta con una historia bastante simple, estando por debajo en comparación de otras cintas de esta saga, en especial si la comparamos con los cortos de los que se inspira para esta versión de remake, las cuales con muchos menos tiempo logran tener menos fallos y aportar más desarrollo en los secundarios y en la historia.Quédate conmigo, Doraemon 2

Riverdance: La aventura animada

Animación Aventura Comedia Fantasía Musica
6.6

Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Riverdance: La aventura animada

Hombres de negro: MIB Internacional

Acción Ciencia ficción Comedia
5.9

Los Hombres de Negro siempre han protegido a la Tierra de la escoria del universo. Ahora deben abordar su mayor amenaza hasta la fecha: un infiltrado dentro de la organización. Hombres de negro: MIB Internacional Critica: Para hablar con propiedad, y describir con precisión lo que he sentido al tragarme este enorme montón de mierda, convendría matizar que, en contra de lo que parece, esto es realmente una secuela oficial -y autorizada- de 'Men in Black' (1997, Barry Sonnenfeld). No se trata de una copia pirata rodada con cuatro dólares por la productora Asylum para Syfy Channel. Lo que F. Gary Gray ('Fast & Furious 8') ha hecho a partir de las historietas escritas por Lowell Cunningham para MALIBU COMICS equipara el trabajo precedente de Barry Sonnenfeld -uno de esos directores que, a mediados de los 90, parecía que se iban a comer el mundo, pero luego se comieron otra cosa- al nivel de los mejores blockbusters firmados por James Cameron o el productor ejecutivo de la franquicia -y ojo, de esta nueva entrega- Steven Spielberg. O dicho de otra forma. Así, sin paños calientes. 'Men in Black: International' juega en la misma liga que 'Superman 4: En Busca de la Paz', las cuatro secuelas de 'Los Inmortales', las tres secuelas de 'Species', las dos secuelas de 'Scanners', e incluso es todavía peor que la docena de secuelas de 'En busca del Valle Encantado'. 'Men in Black: International' (2019, F. Gary Gray) no es sólo una película mala. Probablemente es la experiencia cinematográfica más dolorosa, cruel, insoportable, inhumana y despiadada de éste y del próximo siglo. Y lo peor de todo es que no lo es sólo para el espectador, sino para todos aquellos miembros del reparto, técnicos de sonido, de iluminación, de fotografía, maquillaje, vestuario, montaje, trabajadores de catering y el resto del equipo de producción que habrán de pasar el resto de sus vidas lacerados por la vergüenza de haber tomado parte en semejante aberración. Pues eso, que me ha gustado mucho.

Salyut-7: Héroes en el espacio

Acción Aventura Drama
7.2

Era 1985: la Guerra Fría tenía como uno de sus puntales la carrera espacial. La estación Salyut-7 era una de las joyas de la corona de la industria soviética. Sin embargo, de repente dejó de comunicarse. Una de las mayores y más complejas misiones espaciales aterriza en la pantalla a través de esta soberbia película de aventuras, que incluye cuarenta minutos rodados en gravedad cero.Salyut-7: Héroes en el espacio Critica: Klim Shipenko nos trae una auténtica película de aventuras espaciales. Lejos de continuar la tradición soviética de las cintas espaciales, Shipenko pone la mirada en el blockbuster estadounidense. Lejos de las “Solaris”, “Stalker” o “Per Aspera Ad Astra”, Salyut-7 se encuentra estrechamente vinculada a “Apollo 13″ o “Gravity”. El parecido no es sólo a nivel argumental: situaciones límites en el espacio, sino a nivel estilístico. Dicen que Salyut-7 es la producción más cara de la historia de la cinematografía rusa moderna. Y tras ver los efectos especiales y la calidad de la producción lo afirmamos rotundamente. Pese a todos los prejuicios que podemos tener de la cinematografía rusa a nivel temático y estilísticos, Salyut-7 se salta los tópicos para brindarnos una película emocionante y fascinante. Ojo, en ningún momento queremos poner en tela de juicio el cine de un ritmo más pausado o con otras temáticas, sino valorar la introducción de otros géneros y modos de hacer cine en otras cinematografías. A pesar de estar basada en un suceso real (dato que servidor no sabía al ver la película), la película fluye a buen ritmo,acrecentando continuamente el interés y la emoción. Nuestros cosmonautas se enfrentarán a distintos problemas de los que no puedes evitar pensar esto de “la cosa no puede ir a peor”, pero nos equivocamos obviamente. No podemos obviar el peso de los dos protagonistas de la película. Protagonizada por Vladimir Vdovichenkov (“Leviathan”) que interpreta al piloto Fedorov y Pavel Derevyanko en el papel del ingeniero Alekhin, servirán como un binomio que se contrarresta. Cada personaje tiene una vida y personalidad bien diferenciadas. Fedorov ya ha estado en misiones anteriormente y ha sido cesado de su puesto tras la última misión. Por otro lado, Alekhin ha diseñado la estación espacial pero nunca ha tenido la oportunidad de ver las estrellas.